8 Cosas gratuitas en las que te encanta gastar tu dinero

Acéptalo, te encanta gastar tu dinero.

No importa cuánto dinero ganes ni cuántos aumentos recibas en tu trabajo, siempre te las ingenias para gastar tu dinero. Y lo peor de esta situación es que muchas veces lo haces en cosas que puedes conseguir de manera gratuita.

Al final del mes no entiendes a dónde fue tu dinero, te preguntas qué cosas importantes compraste, qué inversiones hiciste o qué deudas pagaste; luego de buscar afanosamente te das cuenta que ninguna de las anteriores resulta ser la respuesta.

Aquí tienes 8 cosas gratuitas en las que te encanta gastar tu dinero, si quieres mejorar tus finanzas personales tendrás que ponerles cuidado  y a mayor brevedad posible eliminarlas, o buscar una alternativa mucho más económica:

1. Retiros bancarios

Dependiendo de tu tipo de cuenta, y del banco, este te cobrará una comisión cada vez que retires dinero de un cajero o de una sucursal física. Según ellos, cuando retiras dinero esto implica unos costes logísticos que tú, como dueño de la cuenta, debes cubrir.

Para evitar este tipo de costos, que poco a poco van desangrando tu cuenta bancaria sin que te des cuenta, puedes pagar con tu tarjeta. Hoy en día existen muchos establecimientos de comercio que reciben tu tarjeta como forma de pago (por no decir que la mayoría).

Adicionalmente existen beneficios como ahorros tributarios, descuentos y concursos diseñados por los bancos par incentivar este medio de pago.

Solución: En vez de pagar en efectivo, puedes pagar con tarjeta.

2. Agua embotellada

Estás pagando por un recurso al que tenemos acceso gratuitamente y de mejor calidad. El agua que tienes en el grifo de tu cocina es mucho más limpia que el agua embotellada que compras en el supermercado.

No solo es cuestión de calidad y precio, también se trata del consumismo y la contaminación que estas botellas plásticas generan en el ambiente ya que tardan años en degradarse.

Solución: Puedes comprar un termo, llenarlo de agua en tu apartamento, oficina o universidad y tenerlo en la nevera. No solo estará fria, sino que será gratis y de mejor calidad.


3. Suscripciones de periódico

Muchos dirán que no hay como el olor a periódico en las mañanas acompañados de un buen café… y seguramente tienen razón.

Ahora, ¿cuándo fue la última que lo hiciste? Cuándo fue la última vez que leíste un periódico completo en la mañana?

Ese es el punto, en la mañana estás tan ocupado, con tanto afán por salir de tu casa, que difícilmente tienes tiempo de leerte el periódico. Al final de la semana tienes una pila de periódicos acumulado sin leer, sin tiempo, que la alternativa más fácil es dejar algunos para limpiar vidrios y los demás para la basura.

Ver: ¿Quieres ahorrar dinero? Aquí tienes 42 formas de hacerlo

Hoy en día tienes una herramienta muy poderosa en tus manos: tu celular. Desde él puedes acceder a diferentes medios de comunicación para estar enterado de las noticias más importantes.

Solución: Tienes versiones digitales gratuitas. Si eres alguien que vive de este tipo de información, puedes suscribirte digitalmente, lo cual es mucho más económico.

4. Fotocopias e impresiones

Si este es tu caso, que debes imprimir cosas y sacar fotocopias (esperamos que sean cada vez menos lo que tengan que hacer esto), piensa cuánto dinero estás gastando en cada fotocopia e impresión que haces.

Puedes pensar que esto no es mucho dinero, pero si eres de los que está en la universidad y su día a día consiste en sacar fotocopias, documentos e impresiones de trabajos para entregar, entenderás que estás pagando varias impresoras en un lapso de dos o tres años.

Solución: Pregúntate si realmente necesitas imprimir. Tienes otras alternativas antes de imprimir o sacar una fotocopia: puedes leer en tu tablet, en tu computador, enviar un trabajo digitalmente, entre otras alternativas más ecológicas.

Si definitivamente debes imprimir, y lo haces en repetidas ocasiones durante el mes, considera la posibilidad de comprar una impresora de bajo costo. Termina siendo una mejor inversión para tu bolsillo.

5. Memorias externas o usb

No solo se trata de comodidad y utilidad, una memoria externa, o USB en su defecto, es algo que puede perderse, que no es flexible en cuestiones de almacenamiento y peor aun, que si no la tienes a la mano, no tienes acceso a su contenido.

Encima de todo te toca pagar por ella.

Solución: Tienes alternativas a la mano como Dropbox o Google Drive, que no solo son gratuitas, sino que te ofrecen una variedad de funciones y características que una memoria externa jamás te va a brindar.

6. Pagar tarde tu tarjeta de crédito

Existen muchos errores que puedes cometer con tu tarjeta de crédito, pero pagarla tarde podría ser el error número 1. Las tasas de interés que cobra una tarjeta de crédito son caras de por sí; es más, se podría decir que son unas de las más caras del mercado.

Ahora, pagar una tasa de interés en mora es veneno para tu bolsillo. Si a esto le sumas que lo difieres a más de 2 cuotas, terminarás pagando varias veces lo que hayas comprado.

El único beneficio de una tarjeta de crédito es su sistema de millas, y tenerla a la mano cuando tengas una emergencia, de resto es veneno para tus finanzas personales.

Solución: Paga todo a una cuota, no compres cosas para las cuales no tienes el dinero, y utiliza sabiamente las millas que acumulas. Este es su único beneficio.

7. Comprar música

Esto no quiere decir que no apoyemos a los artistas y su trabajo musical que requiere tanto esfuerzo. Esto tampoco implica que tengas que bajar música ilegal, o convertir los videos de Youtube en MP3.

Solución: Hoy en día existen alternativas legales que te permiten gozar de buena música, y en cierta medida gratuitas, tales como Deezer y Spotify.

Si bien su mejor versión es paga, el modelo de streaming, el cual te da acceso a millones de canciones por un valor único mensual es mucho mejor que comprar canción por canción, o peor aun comprar un cd físico. Aunque respetamos a los fanáticos.

8. Pagar por tu lavandería

En serio tienes que pagar para que alguien lave tu ropa? Estás pensando que no tienes tiempo para hacerlo tu mismo? Excusas…

Es un problema de administración, y no de falta de tiempo. Cuando pagas porque alguien lave tu ropa, estás corriendo el riesgo de que este la dañe, se manche o se pierda.

Solución: Utiliza este servicio de lavandería para trajes y vestidos que no debes meter en tu lavadora. Para el resto de ropa utiliza tu lavadora; saca un rato de tu semana para dedicarte exclusivamente a esto. El dinero que te ahorres puedes utilizarlo para pagar la membresía de tu gimnasio.

Libros recomendados:

¿Qué otra cosa gratuita en las que te encanta gastar tu dinero se te ocurre?

Continuar leyendo: 12 gastos innecesarios que te están empobreciendo

Suscríbete!

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

Gracias por suscribirte. 

"Hazlo, y si de ta miedo, hazlo con

miedo"

Send this to a friend