10 Realidades dolorosas de por qué no eres exitoso

Todos sabemos cómo resolver la vida de los demás. Todos sabemos en qué están fallando los otros, cuáles son los pasos que deben tomar y de quién se deben alejar.

Tenemos muy claro qué tienen que hacer para alcanzar sus objetivos, sabemos cuáles son sus miedos, postergaciones y excusas…

Cuantos consejos no has dado, basado en tu inmensa sabiduría, dando guías prácticas de lo que deben hacer tus amigos?

Yo, muchos. Así que este artículo también va para mí. 

Ahora bien, ¿cómo vas con tu vida?
Cómo vas con lo que sabes que debes hacer?
Tienes la vida resuelta para los demás, pero no con la tuya?

Tranquilo, somos muchos los que vivimos en la situación de saber lo que tenemos que hacer (muy adentro de nosotros), pero con miedo de hacerlo. Así que preferimos resolver las vidas ajenas, ya que resulta mucho más fácil.

Ver: 4 Ideas para acelerar tu desarrollo personal

Esta es una de las realidades que no queremos aceptar. Entre más rápido aceptemos que esto es cierto; dejaremos de buscar soluciones a otras vidas y nos enfocaremos en la nuestra. Y una vez lo hagamos, empezaremos a diferenciarnos del resto:

Aquí tienes 10 realidades asquerosamente ciertas de por qué no eres exitoso en la vida: 

1. Dices que tienes lo necesario para conseguir tus resultados, pero cuando se presenta la oportunidad no la tomas. Te da miedo intentarlo. Te vuelves creativo para encontrar excusas y creer en ellas.

2. Asumes que quererlo mucho es suficiente para conseguirlo. Eso sí, cuando llega el momento de trasnochar, madrugar y sacrificar placeres en tu vida, no estás dispuesto a hacerlo.

Vives en un círculo de querer algo, de no hacer lo necesario y quejarte porque no lo consigues. Comparte en Twitter

3. La satisfacción que te da hablar de tus objetivos, sueños y planes te tiene enceguecido. Le cuentas a todo el mundo lo que piensas hacer. Todo el mundo lo sabe, pero no haces nada al respecto más allá de tu discurso bonito.

Ver: Las grandes ideas no van a cambiar el mundo, y las tuyas tampoco

4. Con lo que sabes es suficiente. Tienes una carrera profesional, has hecho algunos cursos y sientes que estás por encima del resto en conocimiento. No crees que sea necesario seguir aprendiendo, preguntando o rodearte de personas mejores que tú…¿quién mejor que tú?

5. Ya escogiste el color del carro convertible que vas a comprar, pero ahorrar 15% de salario? No cabe la más mínima posibilidad de que postergues tu calidad de vida.

6. Llevas tanto tiempo aconsejando y resolviendo la vida de otros, que cualquier expresión de éxito que ellos alcancen, te pertenece a ti. Esto sin ti, piensas, no hubiera sido posible.

7. Vives en dos momentos: alardeando de tus logros del pasado y colocando todos tus sueños en “algún día”, esa fecha que quién sabe si va a llegar. Eso sí, ahora mismo no estás haciendo nada al respecto.

8. En vez de ponerte a trabajar en tus objetivos, prefieres criticar el camino de los demás. Tu sabiduría es inmensa para encontrar los errores, fracasos y tropiezos de los otros. Pero no los tuyos.

9. Las decisiones que tomas están basadas en la satisfacción inmediata. Quieres que todo el mundo te vea que estás triunfando, ganando mucho dinero y demás. No se te ocurre pensar y actuar para conseguir metas de largo plazo. Llevas “viviendo el momento” por lleva años.

10. Finalmente, la razón por la cual hablas tanto, aconsejas tanto y sabes tanto, es porque quieres que los demás reconozcan y vean en ti, alguien exitoso. Quieres que tus palabras hablen, no tus actos.

Libros recomendados:

Si te sientes identificado con alguna de estas realidades, como yo me siento, es momento de cambiar nuestros hábitos. El miedo no puede ser una excusas para no hacer lo necesario.

Continuar leyendo: 10 señales que indican que estas malgastando tu vida

Suscríbete!

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

Gracias por suscribirte. 

"Hazlo, y si de ta miedo, hazlo con

miedo"

Send this to friend