10 Señales que indican que estas malgastando tu vida

Para empezar, respóndete, con toda honestidad, estas tres preguntas: 

¿Qué ha pasado con tus sueños de niño? ¿Cómo vas con esos proyectos que hace 5 años imaginaste estar alcanzando hoy? ¿Cómo vas con esa promesa de llevar un estilo de vida diferente al de los demás?

Estas son preguntas que nadie quiere responderse, ya que nos recuerdan que gran parte de nuestros planes y proyectos de vida están quedando en ideas y no en acciones.

Para evitar esa sensación de culpabilidad, aquí tienes 10 señales que indican que estas malgastando tu vida, que lamentablemente no lo quieres admitir (o no quieres ver), pero que puedes corregir:

1. Gastas demasiado tiempo haciendo cosas que no deberías:

¿Cuántas horas de tu semana te la pasas viendo televisión, series y jugando videojuegos? Cuántas horas del día te la pasas al frente de tu pantalla del celular?

No digas que no tienes tiempo para hacer tus proyectos personales, di que lo estas malgastando haciendo cosas que no le agregan valor a tu vida.

No hay nada de malo entretenerte, pero cuando estos lapsos de tiempo se convierten en parte de tu rutina diaria, y te quitan el espacio para trabajar por tus proyectos, estás recibiendo una señal clara que estás malgastando tu vida.

Ver: No permitas que te roben el tiempo

2. Te mantienes quejando por tu situación actual:

¿Te quejas demasiado por lo que pasa en tu vida? Adivina qué va a pasar cuando te enfocas en los aspectos negativos (o no tan placenteros) de tu vida? Aquello en lo que te enfocas, se expande.

Cuando lo único que haces es tener conversaciones negativas contigo y con los demás, te conviertes en una fuente de mala energía. Es increíble la capacidad que tenemos los seres humanos para enfocarnos en los pequeños detalles negativos, cuando tenemos infinidad de cosas por las cuales estar agradecido.

En definitiva, cuando lo único que haces es quejarte por todo lo que te falta, y no agradeces lo que tienes, es una señal clara de que estás malgastando tu vida.

3. No entrenas tu cuerpo ni alimentas tu mente:

Sabes que el ejercicio físico es importante, sabes que necesitas de él para cambiar de rutina y pensar en otras cosas, lo peor es que sabes y entiendes sus beneficios…pero no lo haces. Tienes muchas excusas.

En cuanto a alimentar tu cerebro, tienes la excusa perfecta: Estás muy ocupado trabajando (haciendo todo lo del primer punto) y no tienes tiempo para estudiar o capacitarte.

Encima, es costoso, así que prefieres utilizar este dinero para comprar ropa, salir con tus amigos y cuantos gastos innecesarios más te ingenies para justificar tu razón de no estudiar y aprender.

4. No te apasiona lo que haces:

Tus únicos momentos de felicidad en el mes son los días de pago y los viernes. Pensar en vacaciones te hace feliz, no porque harás algo distinto, sino porque no ves la hora de salir de tu trabajo.

Sin embargo, es tanta tu felicidad cuando te pagan que prefieres tener esos días de vacío. No piensas en tus proyectos personales, no piensas mejorar en un trabajo que no te apasiona, solo quieres ganar algo de dinero para luego (cuando todo mejore) empezar a buscar esa pasión.

Una pista: Nunca va a llegar ese momento.

5. No tienes planes a futuro

Esta es la segunda versión del punto anterior. No planeas nada a futuro, mejor dicho, tu futuro no va más allá de 15 días o el próximo mes. Algo lamentable.

Cuando no planeas a futuro estás demostrando que tu futuro no depende de ti, depende de cualquier otra circunstancia mientras tu vives tu rutina día a día.

¿Has pensado qué quieres hacer el año que vienes? Si planeas invertir en tu casa, cambiar de trabajo, seguir estudiando? Estas ahorrando para lograrlo?

6. Pasas tu tiempo con personas que comparten los comportamientos de esta lista:

Las personas con las cuales pasas tu tiempo se quedan igual que tú, no tienen planes a futuro y mucho menos hacen algo que les apasiona. Son personas que, si bien pueden ser tu familia, están estancándote y limitándote.

Si sigues rodeándote de ellos, esas preguntas que te hiciste al comienzo de este artículo nunca se harán realidad.

Libros recomendados:

7. Gastas dinero en promociones y cosas que no necesitas:

Encima de que te quejas por el poco dinero que tienes, y que nunca te alcanza para llegar a fin de mes, sigues comprando cosas que no necesitas, siguiendo promociones y buscando a quien regalarle tu dinero.

Es evidente que la educación te resulte costosa, que ahorrar te resulte imposible y que nunca tengas dinero para pensar en el futuro si ver un signo de descuento te genere un impulso inevitable de compra.

Es imposible mejorar tus finanzas personales con esta mentalidad.

8. No duermes lo suficiente:

¿Cuántas veces has dicho…un capítulo más de esta serie, un partido más de fútbol en el PS4, una cerveza más con los amigos? Ya no es algo que haces de vez en cuando, es algo que haces todos los días.

Ya no recuerdas la última vez que dormiste placenteramente por 8 horas, como si no supieras que dormir influye en tu búsqueda de éxito.

Tus malos hábitos antes de dormir tienen por el suelo tu productividad; tomas café antes de dormir, tu habitación no provoca dormir, prendes el televisor, tu computador y tienes a la mano tu celular…¿qué crees que va a suceder?

9. Te encanta tu zona de confort:

No tienes que pensar mucho cual es tu lugar favorito en el mundo. Esta no está ubicada en otro continente, no aparece en las fotos que publican en Instagram de lugares por conocer…

Queda en tu vida, en tu rutina y en los mismos hábitos diarios. Es tu zona de confort tu lugar favorito del planeta.

Allí no tienes que esforzarte, estás acostumbrado a lo mismo día a día, te sientes cómodo. Pensarás que no tiene sentido cambiar y tener que pasar momentos difíciles.

En caso tal de que quieras salir de ella, aquí tienes 40 formas de hacerlo, aunque con tus hábitos, difícilmente lo hagas. Hasta dar click y tener que leer te da pereza.

10. Vives una vida que no disfrutas:

En definitiva, llevas una vida que no disfrutas, así que no te importa malgastarla. Si realmente quieres cambiar todo esto, apaga tu piloto automático y pregúntate cómo vas a cambiar ese círculo vicioso que te tiene así.

¿Renunciar a tu trabajo? Terminar esa relación? Irte de viaje? Empezar ese proyecto que llevas aplazando por tanto tiempo?

Empieza hoy por favor. Te aseguramos que una vez lo hagas todas estas señales que indican que estas malgastando tu vida desaparecerán. Tu vida va a cambiar y tendrás un propósito para levantarte todos los días.

Continuar leyendo: 6 trucos para motivarte a trabajar cuando no tienes ganas

Suscríbete!

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

Gracias por suscribirte. 

"Hazlo, y si de ta miedo, hazlo con

miedo"

Send this to friend