50 Reglas para convertirte en un gran líder

Convertirte en un gran líder no es algo que ocurre de la noche a la mañana, pero si tienes disciplina, trabajas duro y te comprometes, con seguridad que lograrás mejorar tus habilidades de liderazgo.

A diferencia de lo que dicen muchas personas, los grandes líderes no nacen, sino que estos se forman a lo largo del tiempo y la experiencia.

Ahora, si bien es cierto que lo que te hace a ti un “gran líder” no aplica para todo el mundo; sí existen unas reglas básicas que la mayoría de grandes líderes siguen y aplican.

50 reglas para convertirte en un gran líder

1. Escucha a tu equipo: una de las reglas más importantes. Siempre escucha lo que tu equipo tiene para decir, aun cuando no quieras oír.

2. Comunícate lo más eficiente posible: siempre deja claro cuales son tus expectativas y sentimientos en buenos términos y de manera continua.

3. Habla menos: algunas veces es mejor no decir nada que decir cualquier cosa. Si quieres ser exitoso, deja de hablar tanto.

4. Sé un ejemplo: conviértete en la persona que quieres que sean tus miembros del equipo.

5. Apasiónate: si no te apasiona el negocio en el que estás, seguramente estás en el lugar equivocado.

6. Sé consistente: intenta ser constante con tus comportamientos, así tus compañeros sabrán que esperar de ti.

7. Toma decisiones firmes:no dejes que una decisión se prolongue por mucho tiempo, y una vez la tomes, no divagues respecto a tu decisión.

8. Identifica mentores y modelos a seguir:encuentra personas a quienes puedas seguir y mantente en contacto con ellos. Aprende de fracasos de los grandes líderes y de sus éxitos.

9. Interfiere solo cuando sea necesario: si confías en que tu equipo hará un buen trabajo, no interfieras en sus asuntos y procesos a menos que lo consideres necesario.

10. Conoce tus límites: no transpases tus límites y tus medios.

11.Identifica tus fortalezas: si eres bueno resolviendo problemas, contribuye al equipo resolviéndolos. Lo importante es que identifiques en qué eres bueno y te centres en ello. Aquí te contamos cómo identificar tus fortalezas.

12. Conoce tus debilidades: si sabes que no eres bueno en algo, reconócelo y trabaja en ello. Lo más importante son tu fortalezas, céntrate en ellas y explota tu potencial. No te quedes pensando en tus debilidades como si fueran un problema.

13. Deja de lado las excusas: si cometiste un error asume sus consecuencias. Los grandes líderes no culpan a los demás por sus malas decisiones.

14. Acepta la incertidumbre: es hora que admitas que no puedes controlar todos los factores que rodean los negocios y los equipos de trabajo.

15. Escoge cuidadosamente tus compañeros: trabaja únicamente con personas con las que puedes contar y puedas confiar. Rodéate de personas que sean mejores que tú.

Libros recomendados:

 

16. Haz el bien: comprométete a ser una buena persona, alguien integro y honesto. Trata de regresar algo de lo que has obtenido a tu comunidad.

17. Conoce nuevas personas todo el tiempo: asume cada momento como una nueva oportunidad para conocer nuevas personas, para expandir tu red de contactos y enfrentarte a nuevas experiencias.

18. Mantén contacto con tus emociones: deja de ser un robot que aparenta no sentir nada y permite a tus emociones salir.

19. Controla tus reacciones: pon en pausa tus reacciones hasta que tengas un momento de analizar tus sentimientos y clarificar tus ideas.

20. Diviértete: no todo es trabajo en la vida, dispone de un tiempo para salir y divertirte con tu equipo de trabajo.

21. Investiga bien: antes de tomar cualquier decisión haz la tarea de investigar primero todas las posibilidades y resultados.

22. Analiza tus decisiones: no dejes que esta labor tan importante esté siempre supeditada a tu instinto y emociones. Combina ambas partes para tomar una decisión.

Ver: Un simple ejercicio que te ayudará a tomar mejores decisiones

23. Escoge un equipo que se complemente: de nada sirve tener personas que hagan lo mismo que haces tú. Escoge un equipo que sea interdisciplinario y que pueda trabajar conjuntamente.

24. Prioriza a tu equipo: tu equipo es lo más importante. Así que asegúrate de ofrecerles todas las herramientas y posibilidades para que sean exitosos.

Si tu equipo fracasa, tu fracasas. Si tu equipo tiene éxito, todos tendrán buenos resultados. Comparte en Twitter

25. Sé humilde: nadie tiene porqué saber acerca de tu riqueza, tus influencias o poder. Utiliza tus habilidades para ayudar, no para impresionar a los demás.

26. Olvida las equivocaciones: todo el mundo se equivoca, tú también. No hay necesidad de crear un problema enorme por una ligera equivocación de alguien más.

27. Perdónate: si cometiste un error trabaja por corregirlo; castigarte por eso no hará que se solucionen las cosas, trabajar sí.

28. Sé racional: asegúrate que tus decisiones sean un proceso lógico, no una corazonada o interpretación.

29. Sé razonable: escucha las opiniones, sugerencias y críticas de los demás. No lo sabes todo, no conoces todo. Compleméntate con los conocimientos de los demás y sé flexible con ellos.

30. Haz tiempo para lo que es importante: no existe el tal “no tengo tiempo” para las cosas verdaderamente importantes en la vida. Todo lo demás puede esperar, así que encuentra el tiempo y el espacio.

31. Aprende constantemente: adquiere el hábito de la lectura (este te pondrá por encima de todos haciendo dinero), y asiste a la mayor cantidad de cursos que sea posible.

32. Mejora todo: trabaja con la mentalidad de mejorar tus habilidades, conocimientos y tus procesos constantemente.

33. Nunca te rindas: nunca tires la toalla; nunca sabrás que tan cerca estás del éxito así que no dejes de intentarlo.

34. Transforma tus métodos cuando sea necesario: si algo no está funcionando, intenta algo nuevo. Recuerda que el cambio es lo único que te va a garantizar sobrevivir en el largo plazo.

35. Corta las pérdidas cuando sea necesario: si estás enfrentando una batalla perdida, detente y busca un nuevo punto para empezar. No te quedes prologando tus pérdidas.

36. Aprende de tus errores: no hay nada de malo en equivocarte, lo malo es no aprender de ellos y no adquirir la experiencia necesaria. Si te equivocas dos veces en lo mismo es señal que no aprendiste nada de este.

37. Sustenta todo con datos e información: cualquier decisión que tomes susténtala con datos, cifras y proyecciones. Tus opiniones y consideraciones necesitan reforzarse con puntos de vista objetivos.

38. No ignores las señales de estrés: el estrés es algo real, y este puede interferir con tu habilidad de liderar un grupo. Si quieres convertirte en un gran líder, debes actuar para reducir y liberarte de estos síntomas (y de lo que está generándolo).

39. Da consejos a tu equipo: cada vez que logren objetivos y metas, reconoce el trabajo de tu equipo. De igual forma, sugiere los cambios que deben hacerse para mejorar.

40. Confía, pero siempre verifica: confía en que tu equipo cumplirá con sus obligaciones, pero siempre verifica al final del avance de su trabajo.

41. Sé amigable: permítele a las personas acercase a ti, ver que eres confiable y que pueden acceder a ti cuando lo necesiten. Más que un líder, ellos necesitan alguien en quién confiar.

42. Trata a todo el mundo por igual: no deberías tener “preferidos”; esto lo único que hace es crear resentimientos y te hace ver como un líder inmaduro. Si quieres convertirte en un gran líder, debes tratar a todos por igual.

43. No tengas relaciones personales cercanas con tu equipo: está bien ser amigable y estar en buenos términos con tu equipo, pero no busques ser el mejor amigo de todo el mundo ya que podrían confundir tu amistad.

44. Reúne a tu equipo: utiliza herramientas y ejercicios para unir a tu equipo. Invéntate cualquier excusa para que estén juntos, se diviertan y compartan.

45. Devuelve los favores: si alguien te ha ayudado en algún momento, convierte este favor en una responsabilidad tuya. Asegúrate de ayudarlo así sea un año después.

46. Nunca rompas puentes por completo: nunca pierdas el contacto con alguna persona indefinidamente. Siempre muestra tu disposición por ayudar.

47. Mantente en contacto: si algún miembro de tu equipo cambia de trabajo o es reubicado, asegúrate de mantener contacto con él. En algún momento el puede necesitarte, o tú a él.

48. No sacrifiques tu vida personal: tu vida personal es necesaria para poder mantener un balance y equilibrio mental. Nunca sacrifiques esto por convertirte en un gran líder o por tus responsabilidades profesionales.

49. Disfruta el liderazgo: no sientas mucho estrés por convertirte en un líder. Más bien disfruta de este proceso y de todos sus beneficios.

50. Toma los consejos con precaución: incluso con estas 49 reglas para convertirte en un gran líder. No todos los consejos aplican para todas las situaciones, y nadie sabe todo por completo, todo es un proceso de aprendizaje.

Al final, luego de todas las experiencias, dificultades y esfuerzos, terminarás convirtiéndote en la clase de líder que todo el mundo aspira a llegar a ser.

Continuar leyendo: 50 Hábitos que prueban que naciste para ser emprendedor

Escrito por: Jayson Demers

Suscríbete!

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

Gracias por suscribirte. 

"Hazlo, y si de ta miedo, hazlo con

miedo"

Send this to friend