6 Hábitos para levantarte temprano sin sentirte cansado

Como la mayoría de las cosas en la vida, la calidad termina siendo más importante que la cantidad.

Lo mismo sucede con el sueño, muchas veces leemos que las horas óptimas de sueño deben ser entre 6 y 8 horas, pero si en este tiempo nos la pasamos mirando para el techo o dando vueltas en la cama, difícilmente descansaremos de la misma manera que dormir solo 4 horas, pero de manera placentera.

¿Qué quiere decir esto?

Que para levantarte recargado de energía y con la ambición de rendir al máximo no tienes que irte a la cama a las 8 de la noche, tienes que asegurarte que las horas que duerman sean de calidad, es decir, que duermas placentera y profundamente.

Así que para evitar levantarte temprano sintiéndote cansado, y sin estar pensando cuando será de noche nuevamente para volver a dormir, aquí tienes 6 hábitos que debes aplicar antes de dormir y cuando recién te levantes que te permitirán tener un excelente día:

Antes de dormir…

1. Evita consumir bebidas con cafeína como café y gaseosas, evita el vino rojo y el chocolate:

Lo primero que necesitas para levantarte temprano sin sentirte cansado es llegar al ciclo de tu sueño donde logras descansar profundamente. Normalmente se dice que tardas 4 horas en llegar a él, así que si constantemente se interrumpe tu sueño, difícilmente vas a descansar.

Una de las razones principales por las cuales nuestro sueño se interrumpe se debe a nuestra alimentación y ciertas bebidas que afectan nuestro sistema digestivo y por ende el ciclo de sueño.

El café, la gaseosa, el chocolate que tomas y el vino rojo son algunos ejemplos, así que evítalos al máximo luego de tu almuerzo. Si eres de los que necesita un café para sobrevivir a tus tardes, evita tomarlo 6 horas antes de irte a dormir.

2. Ve al baño antes de irte a dormir:

Solemos ir al baño en la noche, pero no antes de dormir. Vamos al baño, y luego leemos algún libro, vemos televisión o jugamos videojuegos antes de dormirnos.

Mientras te entretienes y luego cuando te duermes, tus riñones siguen trabajando, tu vejiga sigue llenándose. Así que entre más tiempo dejes pasar antes de dormir, más temprano sentirás ganas de entrar al baño el día siguiente

El efecto que sentirás será en la mañana, esfuérzate (así no tengas ganas) por entrar al baño estrictamente antes de irte a dormir.

3. La manera como está organizada tu habitación:

Este principio se basa en la filosofía del Feng Shui, el cual busca una ocupación a consciencia del espacio y así lograr una influencia positiva en las personas que lo habitan.

¿Qué tiene que ver todo esto con dormir placenteramente? Pues que la ubicación de tu cama respecto a tu habitación, aunque no lo creas, tiene un efecto sobre tus hábitos de sueño.

Asegúrate de ubicar tu cama en un lugar donde puedas ver la puerta estando acostado, no directamente, sino en una posición donde puedas “controlar” tu habitación. Esto transmite una sensación de seguridad que te permite alcanzar más rápido ese umbral de descanso que hablamos en el primer punto.

En cuanto te levantes…

4. Enfócate en algo positivo y feliz cuando te levantes de la cama:

Debes evitar al máximo el pensamiento en tu cabeza de que no dormiste lo suficiente. Esto solo hará las cosas más difíciles en tu día, ya que el primer pensamiento es uno de los responsables de tu estado de ánimo durante tu día.

Es por esto que cuando tienes una celebración, aniversario y fiesta durante ese día, y te levantas pensando en ello, te resulta mucho más fácil y placentero empezar tu día.

Así que busca una serie de buenos pensamientos, imagina tus planes a futuro, recuerda fechas especiales o enfócate en tus objetivos de corto plazo; tener estas ideas en la mente te permitirá empezar tu día con el pie derecho.

5. Luego de tu pensamiento positivo, hidrata tu cuerpo:

Estos hábitos no solo buscan que te levantes sin sentirte cansado, sino que lleves un estilo de vida saludable y productivo.

Acabas de pasar más de 5 horas de sueño donde tu cuerpo no se ha hidratado.

Cuando te levantas y tomas un vaso de agua, no solo estarás hidratando tu cuerpo, sino que “encenderás” tu metabolismo, lo que te hará despertar más rápido. Este es uno de los secretos de una mente y cuerpo joven.

Por último, no te acostumbres a tomar siempre café en las mañanas. Cuando lo haces parte de tu rutina tu cuerpo se suele acostumbrar y sus efectos se pierden. El café debería ser tomado para disfrutarlo, no para mantenerte despierto.

6. Aférrate a una rutina de ejercicio:

Te levantaste de la cama, lograste despertarte lleno de entusiasmo y pensamientos positivos…ahora qué? En cuestión de minutos el sueño vuelve, las ganas de dormir y el sentimiento de que no fue suficiente regresan rápidamente…

La mejor manera de evitar esta situación es teniendo una rutina de ejercicio. Crea el hábito de levantarte, desayunar e inmediatamente hacer algo de ejercicio.

Cuando haces ejercicio en la mañana, te recargas de energía, buenos pensamientos y adquieres un estilo de vida saludable.

Es por esto que Steve Jobs disfrutaba de tomar largas caminatas; el ejercicio en la mañana tiene múltiples beneficios, no solo en tu salud sino en tu trabajo.

Libros recomendados:

Continuar leyendo: 8 cosas que toda persona debería de hacer antes de las 8 de la mañana

Fuentes

Suscríbete!

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

Gracias por suscribirte. 

"Hazlo, y si de ta miedo, hazlo con

miedo"

Send this to a friend