Pasar de la comodidad de un empleo, de una estabilidad emocional y económica, a emprender una idea de negocio que está llena de incertidumbre y riesgos, puede ser una decisión catalogada por muchos como algo loca.

Dejar Francia, donde se suponía que tenías tu vida solucionada, a volver a tu país a emprender una idea que nunca antes se había hecho, es algo que no todo el mundo estaría dispuesto a hacerlo…

¿tú estarías dispuesto?

Hoy queremos presentarte la historia de Carolina Giraldo, una emprendedora que decidió dejar todo en Francia para emprender su sueño, un sueño que hoy se convirtió en su proyecto de vida.

Cuéntanos quién es Carolina Giraldo…

Soy Ingeniera Industrial de profesión pero emprendedora en moda de corazón. Desde que estaba en la universidad siempre tuve varios negocios relacionados con esta industria: desde hacer collares y aretes hasta diseñar vestidos de baño.

Nunca registré una marca ni fui muy metódica en el momento de montar el negocio, ya que estos iniciaban como algo temporal…pero empezaban a crecer sin siquiera proponérmelo.

La verdad no es que no quisiera dedicarme a esto, pero estaba estudiando y mi objetivo principal en ese momento era terminar mi carrera… y hacer cuantos intercambios pudiera a otros países: ya que mi otra gran pasión es viajar.

Viví en Estados Unidos, Brasil y Francia, país al que decidí regresar para hacer mi Master en Gerencia Internacional. La práctica del Master la hice en uno de los principales e-commerce de Francia en donde fui contratada, allí trabajé durante dos años más y fue donde descubrí todo este mundo digital del que quedé tan enamorada.

También allí fue donde conocí a mis dos socias, con las que tomamos la decisión de dejarlo todo en Francia, y devolvernos a emprender en nuestro país.

Cuándo decidiste crear tu empresa y dedicarte al emprendimiento?

Creo que el emprendimiento lo llevo en la sangre; mis papás son independientes y siempre me ha parecido, aunque sea más difícil el camino, que es más satisfactorio montar y hacer crecer mi propia empresa que escalar en una ajena.

Ver: Cómo crear tu empresa desde tu puesto de trabajo

Sin embargo pienso que la experiencia trabajando para otros es indispensable, pues aprendes mucho y te llenas de diferentes ideas. Al menos ese fue mi caso. Siempre supe que quería emprender y quería que mi empresa estuviera relacionada con moda, pero no tenía muy claro cómo, ni cuando, ni exactamente qué quería hacer.

Fue gracias a esa experiencia en PriceMinister, el e-commerce francés en el que trabajé, que me dio todas estas herramientas sobre las ventas en línea. Allí conocí el mundo que hay detrás de una “simple” compra en línea, lo cual me llevó a decidir ese segundo aspecto que quería que tuviera mi empresa: que fuera digital.

Así que ya tenía 3 cosas básicas definidas:

  1. Quería emprender
  2. Quería que estuviera relacionado con moda
  3. Tenía que ser digital

Solo me faltaba que llegar a la idea…

Y cómo llegaste a ella?

Fue un día buscando un sweater por internet para mi novio que descubrí una página que funcionaba como un directorio. Tu filtrabas por tipo de prenda, color, material, etc. y te arrojaba resultados de diferentes tiendas que tenían ese producto, podías ver imagen, precio y marca. Una vez decidieras cual era el que te gustaba, hacías clic y listo, te llevaba a la tienda que lo vendía.

Ver: Historia del emprendedor colombiano que vive de su App

Así que pensé en que en Colombia no había aún una página así. No había ningún directorio que estuviera enfocado únicamente a la moda y que además fuera tan detallado.

El sitio me encantó, pero no era suficiente, yo quería algo que fuera mas atractivo para las usuarias que estaban buscando ropa; algo que además de entregarte el resultado sobre un tipo de prenda, te entregara contenido y mejor aún si las usuarias podían convertirse en curadoras de ese mismo contenido.

Y fue así como junto con mis socias, fuimos mirando varias opciones y llegamos a DressingLab.

¿Qué ha sido lo más difícil de crear este sueño llamado DressingLab?

Creo que montar una empresa ya es una decisión difícil, especialmente si tienes una estabilidad económica y un trabajo que te gusta. Es como que decides dejar todo lo que es cierto por una aventura completamente incierta.

Y creo que se pone más difícil aún si estás viviendo en otro país, tienes una vida prácticamente arreglada y además estas enamorada de tu novio (que es de ese país en donde vives) y no es tan evidente que quiera viajar y dejarlo todo a un lado por seguir tu sueño.

Y peor aun, es más difícil todavía cuando una de tus dos socias está en la misma situación que tú.

No obstante, creo que tuvimos tanto apoyo por parte de nuestras familia, y por parte de esos novios que ahora son nuestros esposos, que tomar la decisión fue mucho más simple de lo que hubiera podido imaginar.

Cómo ha sido la transición desde Francia hasta Colombia

Historia de dressing labRealmente, nuestro reto mas grande al emprender, después de tomar la decisión de dejarlo todo y volver a nuestro país ha sido precisamente esa adaptación al mercado. Te acostumbras a trabajar en un país en donde el e-commerce lleva años creciendo y se ha convertido en el pan de cada día de la gente.

Aquí en Latinoamérica es diferente; todavía hay mucha desconfianza para realizar compras en linea, todo es más rústico. Tiene un gran potencial, pero realmente estamos muy novatos en eso, tanto compradores como vendedores.

En nuestro caso, aunque no vendemos, es necesario que hayan suficientes marcas con página web para que el directorio sea realmente interesante; y el problema es que aunque hay muchísimas marcas en el mercado, muy pocas están digitalizadas (y no me refiero a manejar redes sociales, porque creo que eso estamos bastante bien, sino a tener un catálogo en linea con un carro de compras).

Entonces, qué ha pasado con tu idea de negocio desde que empezaron…

Duramos casi un año de haciendo pruebas de con una versión beta y en mayo del año pasado nos asociamos con RockaLabs, quien se encargó de todo el desarrollo de la página actual.  Después de 6 meses de estar validando mercado con la versión oficial, decidimos convertir nuestro modelo de negocio entre un híbrido entre el online y el offline

Hoy en día DressingLab ofrece a esas marcas que aún no tienen página web, un espacio para que puedan crear una vitrina virtual con todas sus prendas y puedan poner toda la información sobre su marca: logo, banners, historia, redes sociales, métodos de envío y sobre todo datos de contacto.

La idea es que la consulta se realice en linea pero la venta la puedan finalizar tanto en la tienda física si la tiene, o por Whatsapp en el caso de quienes no la tienen.

Y en cifras y objetivos?

Actualmente tenemos 5.000 usuarias registradas y aproximadamente 20.000 visitas únicas al mes. Ha sido un crecimiento muy orgánico ya que nuestro presupuesto ha sido muy limitado por el momento, ya que hemos financiado a DressingLab 100% con bootstrapping.

Ahora estamos buscando una primera ronda de inversión para hacer crecer nuestro directorio aquí en Colombia y después empezar a mirar hacia otros países, pues nuestro objetivo es convertirnos en el primer referente de moda en LATAM.

Queremos que cuando una mujer esté pensando en donde comprar cualquier prenda o que ponerse para cierta ocasión piense en DressingLab como su primera opción de búsqueda.

Para terminar, qué consejos le darías a alguien que quiere emprender y crear su empresa?

Primero, que tener miedo de hacerlo es normal, que dejar una vida estable en términos económicos y emocionales (porque habrán muchos altibajos en el camino) no es fácil, pero que una vez te lanzas a hacerlo te das cuenta que es la mejor decisión que has tomado en tu vida.

Segundo, que en ningún trabajo vas a aprender como lo haces con tu propio negocio… te toca hacer de todo!

Y tercero que debes ser muy perseverante, muy paciente y muy positivo, pero muy objetivo y realista también; pues tienes que estar dispuesto a aceptar que el modelo de negocio que te planteaste inicialmente no funcione y estar preparado para cambiar rápidamente.

Libros recomendados:

Este puede ser el camino más rocoso de todos, pero cuando miras atrás y te das cuenta de lo mucho que has crecido como profesional y sobretodo como persona entiendes que cada esfuerzo y que cada uno de esos “bajos”, ha valido la pena.

En mi caso se ha vuelto adictivo, creo que una vez pruebas el emprendimiento no hay vuelta atrás, no quieres verte haciendo nada diferente y desde ya estás pensando en cual será tu próxima aventura.

Continuar leyendo: Juan Regala, la historia del emprendedor apasionado por los regalos

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

AHORA SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO. REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend