Existen dos conceptos que la gente tiende a confundir: la pereza y ser improductivo. Sin embargo, esto no es necesariamente cierto.

Sí es posible ser perezoso y productivo al mismo tiempo; esto solo depende de qué áreas quieras mejorar de tu vida.

Si no crees que esto sea posible, aquí tienes 10 situaciones en las cuales ser perezoso te ayudará a mejorar y ser más exitoso:

1. Cuando tu pareja quiere compartir tiempo contigo:

Definitivamente esta es una de las razones principales por las cuales vale la pena ser perezoso. Quizás tengas algunos compromisos, como lavar tu ropa, hacer un informe o preparar una reunión, pero si tu pareja quiere pasar un rato contigo, viendo televisión o simplemente conversando, deberías elegir esta última.

El tiempo que pasas con esa persona, que es tan importante para tu vida, impacta drásticamente tu relación; así que asegúrate que compartir con esta persona sea una de las primeras cosas en tu lista de prioridades.

2. Cuando estás sintiéndote estresado:

Las personas suelen padecer de «ocupación crónica»; si no estás haciendo algo productivo por tu trabajo o empleo, estás buscando en qué emplear tu día, bien sea organizando, limpiando, planificando para tu futuro…Llevas una vida agitada que lo único que hace es llenarte de estrés, y cuando llegas a esta situación de tener que reparar todo, dejas de ser productivo.

Si te estás estresando por las cuentas que tienes que pagar, por tu trabajo o por tu vida en casa, tómate una hora o dos para relajarte y hacer algo diferente.

3. Cuando estás dejando pasar los pequeños detalles:

¿Estás tratando de estudiar para tus exámenes finales, terminando un informe o preparando una reunión para tu trabajo? Tómate unos minutos para mirar el atardecer y ver cómo van cambiando los colores, luego, regresa a tu trabajo.

Disfrutar del atardecer, o simplemente disfrutar de los pequeños placeres que te ofrece la vida, tiene grandes beneficios para tu salud; además, pueden servir de inspiración y motivación para tu productividad futura.

4. Cuando sientes que te vas a enfermar:

Los cambios bruscos de clima, el estrés o un virus pueden llevarte a los síntomas de una gripe o malestar. Sin embargo, si manejas sus primeros síntomas, regalándote un día de pereza, es mucho más probable que te sientas menos mal, en comparación con no cuidarte y actuar como si nada pasara.

Inclusive, muchas personas deciden trabajar mucho más duro pensando que terminarán más rápido, antes de empezar a sentirse muy mal para luego irse a descansar. De lo que no se dan cuenta es que siempre resultará más trabajo, así que regálate el tiempo de aliviarte, de descansar y tratar tus síntomas.

5. Cuando dejaste de ser productivo:

Sueles confundir productividad con hacer cosas porque sí; muchas personas sienten que por el simple hecho de estar trabajando en algo, esto significa que están siendo eficientes, algo que no es necesariamente cierto.

Si definitivamente perdiste el interés en lo que estás haciendo, o estás experimentando un «bloqueo mental», tu tiempo será mejor utilizado tomando una siesta o comiendo algo. De esta forma tu cerebro podrá despejarse, recargar energías y volver a tu actividad obteniendo mejores resultados.

6. Cuando te sientes cansado:

Existe una diferencia muy grande entre no querer hacer algo y estar realmente cansado. Independientemente si tu cansancio es físico o mental, escucha lo que tu cuerpo está tratando de decirte.

Si el cansancio es físico, planea una noche viendo televisión, jugando videojuegos o simplemente descansando. Ahora, si el cansancio es mental, opta por todo lo contrario, un poco de ejercicio es una gran alternativa para dejar ir el estrés y liberar un poco de endorfinas.

7. Cuando estás gastando mucho dinero:

Mientras que un cereal, un sandwich o sopa no son la mejor alternativa para comer todas las noches, puedes considerarlos como opción si llevas mucho tiempo saliendo a comer a la calle. Comer en un restaurante es divertido cuando lo haces de vez en cuando, pero si decides hacerlo todas las noches, definitivamente gastarás mucho dinero y dejarás de comer sanamente entre tantas opciones que tienes en la calle.

Tener una comida perezosa en tu casa puede ser un buen descanso para tu estómago y tu bolsillo. Aquí tienes otras 42 formas de ahorrar dinero.

8. Cuando estás planeando agresivamente:

A parte de querer estar ocupado siempre, también eres un planeador crónico. De hecho, deberías saber que planear actividades que están muy a largo plazo no tiene ningún sentido, y en pocas palabras, es una pérdida de tiempo.

Libros recomendados:

Muchas cosas que no esperas que ocurran van a suceder, así que no tiene ningún sentido gastar tu energía planeando cosas que dependen de variables que están fuera de tus manos. Así que cálmate y déjate de llevar un poco por la corriente, tendrás menos estrés y unas semanas adelante mucho más interesantes.

9. Cuando te quedaste sin ideas:

Las buenas ideas y la creatividad llegan con mayor frecuencia a las mentes «perezosas» y descansadas, en comparación con aquellas frenéticas y sobre-ocupadas.

Si estás presentando verdaderos problemas para llegar a soluciones de un proyecto o compromiso, distráete un poco jugando en tu celular, viendo algunos videos o navegando en tu página web favorita. Luego de unos minutos regresa y prueba con una lluvia de ideas, verás que la creatividad habrá regresado.

10. Cuando estás acabado:

Nuestra sociedad le presta demasiada atención al número de horas que trabajas cada semana. Si analizas un poco, la cantidad no debería de ser tan importante como lo es la calidad de tu trabajo.

Si eres capaz de producir trabajo de alta calidad en menos tiempo que tu compañero, excelente. Y si eres capaz producir trabajo de alta calidad en un poco más de tiempo, de igual forma, excelente.

La cuestión es que las personas trabajan teniendo como horizonte un horario o un número de horas, cuando se debería tener un trabajo de excelente calidad como objetivo.

De hecho, cuando trabajas enfocándote en la calidad, no solo mejoras tu carrera sino que te sentirás mejor contigo mismo. Es por esto, que cuando termines tu lista de quehaceres, regálate un tiempo de pereza, recuerda que la única forma de producir calidad es teniendo una mente capaz de ser eficiente.

Continuar leyendo: Levantarte tarde, y no madrugar, te hará más exitoso

Fuente

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

Boletín Semanal

Send this to a friend