5 consejos prácticos para destruir tu primer negocio

¡Advertencia! Esta guía está diseñada para enseñarte paso a paso cómo destruir tu primer negocio en un tiempo record, te recomendamos discreción.

Es imperativo que leas y prestes total atención a los pasos que vas a observar en la siguiente guía, de lo contrario, corres el riesgo de cometer los mismos errores que cometí en mi primer negocio. Recuerda leer este artículo en compañía de un adulto responsable.

-Voy a crear un negocio- Eso fue lo que les dije a mis padres el 1 de enero del 2014 a las 12 de la noche, después de comerme las 12 uvas como dictan y mandan las leyes navideñas en Colombia. Ahora que lo pienso bien, ojalá no hubiera desperdiciado mi primer deseo pidiéndole al universo la oportunidad de crear mi primer negocio.

El 2014 fue en año complicado en mi vida. Después de 4 maravillosos años de fiesta, viajes y excesos, terminé las materias de la universidad y, como dicen por ahí, estaba desocupado. No encontraba nada para hacer y mucho menos nada que me motivara a levantarme cada día. De repente, llegó a mis manos un libro que cambiaría mi vida para siempre, La Escuela de Negocios de Robert Kiyosaki.

Robert Kiyosaki, el gurú de la educación financiera, me enseñó en su estúpido libro que debía tener mi propia empresa, ser millonario y disfrutar de los lujos que el dinero ofrece. –Qué buena idea- pensé, crear un negocio y hacerme millonario era mi destino, o al menos el destino que YO quería para mí, por eso, después de terminar el libro, decidí por fin tomar el control de mi vida y emprender, después de todo, que tan difícil es crear un negocio exitoso. ¿?

El primer problema llegó cuando pensé las cosas con más calma. Quiero montar un negocio ¿pero de qué? Todos los libros me decían que debía seguir mi pasión y que debía crear un negocio alrededor de esta (descubre cómo crear un negocio que gire alrededor de tu estilo de vida), pero, ¿qué hacer cuando no sabes cuál es tu pasión?

Simple, crear un negocio que produzca dinero, porque ese es el objetivo de los negocios, producir dinero en cantidades ¿verdad?

Siguiendo la lógica que me dictaba la cabeza, decidí que la mejor opción para emprender era poner un local de videojuegos, uno de esos lugares donde los jóvenes van y juegan Xbox One o PlayStation 4 durante horas con sus amigos y se les olvida el mundo.

Parecía una buena idea, además, como universitario vago que era, conocía este tipo de negocio porque cuando no estaba en clase o bebiendo, estaba jugando FIFA 15.

Luego de resolver mis dudas existenciales y decidirme a comenzar mi negocio, llegó la parte más difícil de todas, encontrar inversionistas. ¿Quién me ayudará en esta complicada tarea? – me pregunté –

Luego de varias segundos de análisis intensivo, decidí que mis mejores opciones eran mi hermana Liz, que me apoya en las ideas más absurdas que tengo, y mi mejor amigo, Sebastián, que confía en mí como en un hermano.

Luego de presentarles la idea y de adornar los números y las posibles ganancias, logré obtener un sí rotundo por parte de ambos. Maldita sea, por qué me dijeron que sí.

Ya con el dinero en las manos, saqué todos mis ahorros de la alcancía y me dije a mi mismo, llegó la hora.

Ya todo estaba listo. Tenía dos personas dispuestas a invertir dinero y recursos en mi idea y yo estaba decidido a hacerlo, solo faltaba conseguir un poco de dinero para cubrir mi parte de la sociedad y listo. Para lograr esto, casi vendo hasta mi gato.

Ver: Cómo crear un blog del que puedas vivir

Vendí mi cámara, y así me desprendí de una parte importante de mi vida, pues, aunque suene sentimental y cursi, mi cámara era una gran compañera de viajes, y siempre me recordaba las cosas asombrosas que me quedaban por ver.

Ya con el dinero en las manos, saqué todos mis ahorros de la alcancía y me dije a mi mismo, llegó la hora.

El dinero estaba listo, los equipos (4 televisores y 4 Xbox 360) estaban cotizados y separados, y el local lo encontraron mis padres por mí y me ayudaron a arrendarlo. Que sencillo parecía todo.

El primer negocio es como el primer amor, queda marcado para toda la vida. Comparte en Twitter

Abrimos el 25 de enero del 2014, en un barrio de Bogotá llamado Castilla, cerca a varios colegios y con la motivación en el cielo.

Llamé a los primos que nunca veía para contarles mi gran hazaña, llamé a mi novia de ese tiempo y le dije que muy pronto sería millonario, le dije que la llevaría a viajar por todo el mundo de mi mano, llamé a mis abuelos y les pedí bendición…prácticamente llamé a todas las personas que conocía.

Estaba emocionado, no lo niego, el primer negocio es como el primer amor, queda marcado para toda la vida.

Para hacer esta historia más corta y concreta, después de invertir casi 5 millones de pesos (más o menos 2500 dólares), después de vender mi cámara y casi a mi gato, después de hacer todo lo que Kiyosaki me decía en sus libros y prometerle a mi novia que la llevaría a viajar por todo el mundo, llegó el final.

Libros recomendados:

El negocio fue en fracaso total. Pasaban los días y no teníamos clientes, nadie se acercaba a nuestro local, gastábamos más dinero del que producíamos y no había salida. Después de 4 meses de intenso dolor y de una gran decepción, el negocio quebró. Vendimos los equipos para no perder tanto dinero y decidimos que lo mejor era detenernos ahí antes de enfrentar una situación más difícil.

Eso fue todo. Nada de lo que me enseñaron los libros funcionó. No era tan fácil emprender un negocio, no era tan simple como yo creía, por suerte, pude sobrevivir al fracaso y escribir estos consejos prácticos para ayudarte a destruir tu primer negocio. Presta atención porque si cometes estos errores tu negocio tocará fondo:

1. No tener los equipos o materiales adecuados:

Este es un error que debes cometer si quieres que tu negocio fracase en un tiempo récord. Las personas piensan que los equipos o los instrumentos de calidad no son necesarios, pero se equivocan.

Tener material de alta calidad te ayudará a que tu negocio se vea mucho más atractivo y llamativo, además de esto, tener equipos de última tecnología, te convertirán en una autoridad en tu sector y te ayudará a brindarles una mejor experiencia a tus clientes.

Pero ten cuidado, tener equipos de calidad o de última tecnología no significa que debas gastar millones en ellos, siempre puedes adquirir material de segunda mano en buen estado o comprarlo en páginas como aliexpress.com o amazon.com para reducir los costos.

Si vas a tener un negocio, procura siempre tener equipos avanzados y de calidad para ponerlos al servicio de tus clientes.

En mi caso, este fue un punto determinante en el fracaso del negocio porque nuestros televisores y nuestras consolas de video no cumplían su propósito y no les brindaban a los usuarios una experiencia única.

Recuerda: Si quieres fracasar, compra equipos viejos u obsoletos y no te preocupes mucho por los detalles.

2. Emprender sin dinero

Ya estoy cansado de escuchar la misma pregunta una y otra vez, ¿Se puede hacer un negocio sin dinero? La verdad es que sí, se puede, aprende aquí como hacerlo, y lo sé porque en este momento estoy trabajando en varios negocios sin capital y han marchado lento pero seguro.

El problema es que las personas creen que empezar sin dinero significa arrendar un local, contratar empleados y esperar a que el dinero invertido genera utilidades en el primer mes de vida del negocio.

Error fatal. Un negocio puede crearse sin dinero siempre y cuando recortes todos los gastos innecesarios como un arriendo, mano de obra, publicidad en medios tradicionales, etc.

Nuestro error fue empezar un negocio sin dinero o al menos, sin dinero suficiente para cubrir los gastos de los primeros meses. Al tercer mes de vida de nuestro negocio, debíamos encontrar dinero de otras partes para cumplir con las obligaciones económicas como los servicios públicos y el arriendo.

Recuerda: Si quieres fracasar de manera épica, crea un negocio, arrienda un local y no tengas en cuenta los gastos de los primeros meses, es más, ni siquiera hagas un presupuesto.

3. Poca pasión y mucha razón

En mi opinión, este es el error más grande que comenten las personas y que yo también cometí. Cuando empecé mi negocio, lo único que me motivaba era el dinero, y como no sabía qué tipo de negocio me apasionaba, tome la decisión de seguir la corriente y emprender un negocio que era económicamente viable.

Si haces las cosas con la cabeza y usando solo la razón, posiblemente tengas éxito, pero no será divertido.

Todo en la vida y, en especial los negocios, debe tener una gran dosis de pasión. Así que si te gustan los libros, crea una tienda de libros, si te gusta la comida, haz un restaurante, si te gusta la aventura, crea un servicio de aventureros, en pocas palabras, si te gusta algo encuentra la forma para que puedas vivir de tu pasión.

Recuerda: Si quieres que tu negocio fracase, emprende sin pasión y haz del dinero tu única motivación.

4. No analizar la competencia

Si es importante analizar las ventajas y los recursos con los que cuentas, es más importante saber qué tiene la competencia que no tengas tú. Esto es simple, si tu competencia tiene un local más amplio, puede atender más clientes a la vez.

Es por esto, que debes encontrar puntos clave que te permitan diferenciarte y que te den la oportunidad de ofrecer algo distinto. Si analizas la competencia con honestidad, no solo encontrarás aspectos en los que puedes sacar ventajas, sino que encontrarás brechas en su modelo de negocios que tal vez puedas utilizar para innovar.

Recuerda: Pero si quieres fracasar no te preocupes, no tengas en cuenta a tu competencia y haz las cosas sin investigación previa.

5. Estar lejos de los clientes

Tener un cliente es como tener una novia, debes conquistarlo, seducirlo y sorprenderlo, pero más importante aun, debes estar muy cerca de él.

Esto se consigue de varias formas, pero la más importante es la ubicación estratégica. Si puedes tener un local cerca a un punto clave por donde transiten las personas o tus clientes, las cosas serán más fáciles; ahora, si no puedes hacerlo pero aplicas una buena estrategia de promoción y publicidad, también obtendrás resultados.

Lo importante es no olvidarse de los clientes y no esperar que ellos te busquen sino ir a conquistarlos en donde quieran que estén.

Recuerda: Si quieres fracasar abre tu negocio en un lugar alejado, por donde nadie quiera pasar y olvídate de los clientes, después de todo quién los necesita.

Espero que esta guía te ayude a analizar qué estás haciendo bien y qué aspectos debes mejorar en tu primer negocio, pero más que esto, espero que entiendas que un negocio es algo serio y que siempre debes tratar de ganar. Ahora solo tienes que empezar tu primer negocio y cometer varios errores. No te preocupes, lo mejor de emprender es fallar para luego tener una historia qué contar!

 

Yeferson Cogollo PinzónEscrito por Yeferson Cogollo Pinzón

Ni empresario, ni dueño de una multinacional, ni millonario. Nada de eso. Yo soy un emprendedor. Profesional en publicidad y Blogger. 

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

Boletín Semanal

Send this to a friend