9 Maneras de evitar que tu salario se convierta en plata de bolsillo

Alguna vez te has preguntado a dónde se fue tu salario a fin de mes? O peor aun, a mitad de la quincena cuando todavía faltan días por sobrevivir?

A todos nos ha pasado, no da pánico revisar la cuenta bancaria para descubrir que nuestro pago se evaporó…pagamos algunas cuentas, compromisos, pero no entendemos en qué se fue el resto.

¿A qué se debe esto? A que lamentablemente estamos convirtiendo nuestro salario en plata de bolsillo, lo tenemos a la mano y nos resulta muy fácil gastarlo.

Y es muy fácil gastarlo porque:

  • Cuando tenemos el dinero en la mano la mayoría de antojos se convierten en necesidades
  • Gastar dinero de más en un restaurante lujoso no parece tan malo
  • Irse de fiesta cada fin de semana parece una excelente alternativa
  • Todos los comercios tienen promociones que no podemos dejar pasar
  • Y encima de todo, contamos con dinero que no disponemos al 100%…

Para evitar esta situación, de llegar a fin de mes con ese sentimiento de culpa, combinado con la angustia de no saber hacia donde se fue tu salario, aquí tienes 9 maneras de evitar que este se convierta en plata de bolsillo.

1. No ahorres lo que te sobre, gasta lo que te queda después de ahorrar:

Lo primero que debes hacer para revertir esta situación es cambiar tu mentalidad de consumo.

Lo que solemos hacer la mayoría es, una vez recibimos el pago, salario o ingresos, pagamos las cuentas, compromisos, mantenemos nuestro estilo de vida (salir fines de semana, restaurantes, gastos innecesarios) y luego, si sobra algo, ahorramos.

Ahí está el problema. Nunca sobra dinero para ahorrar, así que nos quedamos diciéndonos una de las mentiras más grandes en el mundo de las finanzas personales:

«Cuando gane más dinero, ahí si empiezo a ahorrar…»

Cambia la estrategia. Una vez recibas tu pago, automatiza tu cuenta para ahorrar un 15%, mínimo un 10% de tus ingresos. Una vez cubras tus ahorros, es decir, tu futuro financiero, ahora sí puedes pensar en tu consumo inmediato.

2. Crea un presupuesto con tus gastos fijos:

Los gastos fijos no son los responsables de que te tu dinero se convierta en plata de bolsillo. Y por gastos fijos nos referimos a todos esos gastos que necesitas para mantener tu calidad de vida: comida, servicios, un techo sobre tu cabeza y demás.

Al igual que los ahorros, estos gastos son inamovibles, así que luego de separar tu ahorros, destina un presupuesto que cubra tus gastos fijos.

Para que este presupuesto no te afecte tanto, lo puedes dividir en dos pagos (o aportes), los cuales haces en cada quincena de tu pago. En la primera quincena pagas tus cuentas de telefonía, renta y gimnasio; y en la segunda cubres la comida, préstamos y demás.

3. No hagas más de cuatro retiros mensuales:

La manera más fácil de gastarte el dinero en poniéndolo en tu bolsillo. Literalmente convirtiéndolo en plata de bolsillo; una vez lo tienes allí es muy fácil inventarte una excusa para gastártelo, y créeme que vas a encontrar una.

No solo tendrás que pagarle una comisión al banco por utilizar de manera frecuente los cajeros, sino que dejarás de percibir beneficios que obtienes por utilizar las tarjetas en establecimientos de comercio.

Desde algunos puntos de impuestos hasta descuentos en ciertos comercios, utilizar el dinero plástico trae beneficios interesantes.

Cada mes limítate a hacer máximo 4 retiros, y que estos sean la última opción que tengas a la mano.

4. Mantén siempre en tu bolsillo una reserva en efectivo:

Asegúrate de tener una reserva de efectivo en tu bolsillo. Esto se debe a que los gastos imprevistos implican retiros, deudas o adelantos de tu tarjeta de crédito, lo cual termina afectando la salud de tu bolsillo.

Desde un taxi, el parqueadero, hasta gastos en establecimientos que no reciben efectivo, siempre ten a la mano algo de efectivo. Puede ser un porcentaje de tu salario, una «caja menor» por así decirle que te permita enfrentar estos imprevistos.

Ver: 20 hábitos que mejorarán inmediatamente tus finanzas personales

Esto evita a que tu salario se convierta en plata de bolsillo ya que sabes con cuanto cuentas, sabes qué dinero tienes y te logras controlar. El problema es cuando no sabes cuáles son tu recursos y te dedicas a consumir.

5. Las tarjetas de crédito no deben financiar tus fiestas:

Una de las mejores lecciones que puedes aprender de este artículo es que nunca te debes endeudar para una fiesta y mucho menos para unas vacaciones. No gastes dinero que no tienes en cosas o eventos.

Y menos aun con una tarjeta de crédito que tiene tasas de interés increíblemente altas. Uno de los peores errores que cometemos con una tarjeta de crédito es pensar que por pagar a cuotas nuestro bolsillo se verá menos afectado. Falso.

Esa fiesta la vas a olvidar en cuestión de meses, tener problemas para cubrir tus obligaciones básicas no. Así que contrólate.

6. Evita los gastos pequeños que desangran tu bolsillo:

Dicen por ahí que los millones se cuidan solos, hay que ponerle atención a lo que tienes en el bolsillo. ¿Cómo hacerlo? Evita esos gastos pequeños que parecen insignificantes, pero que están desangrando tu bolsillo.

Aquí tienes algunos ejemplos de gastos innecesarios que te están empobreciendo:

  • Cafés y lattes
  • Galletas y snacks que podrías tener en casa
  • Periódicos y revistas
  • Aguas embotelladas
  • Impresiones y fotocopias
  • Recargas para tu teléfono celular
  • Domicilios y comidas en restaurantes en semana
  • Y todos aquellos gastos con los que eres permisivo, pero que te tienen sin saber a dónde va tu dinero a fin de mes.

7. Ajusta tu estilo de vida al 70% de tu salario:

Conocido como la fórmula para construir riqueza, asegúrate que tus gastos no vayan más allá del 70 y utiliza el 30 para tu crecimiento financiero. Si bien puede ser un ejercicio de realizar, y más cuando tienes tantos gastos y compromisos, esto no significa que no sea alcanzable.

Libros recomendados:

La parte más importante, así represente únicamente el 30% de tu salario, es el porcentaje dedicado el crecimiento financiero; este lo utilizarás para ahorrar, invertir y para aprender.

Una alternativa para esta fórmula es seguir los consejos del hombre más rico de Asia a la hora de invertir tu salario.

8. Limita tus comidas en la calle:

La gracia de las comidas en la calle radica en su ocasionalidad. Es decir, que entre más comas en la calle más le irás perdiendo el sentido y su valor, y tu bolsillo se irá afectando.

Una comida en semana en la calle, un almuerzo con tus compañeros de trabajo, o una cena especial con tu pareja puede ser un excelente plan. Hacerlo todos los días es una manera muy efectiva de arruinar tus finanzas personales.

Si conviertes esto en un hábito, no solo dejará de ser especial y se afectarán tus finanzas, sino que tu estado físico también asumirá las consecuencias de comer hamburguesas, pizzas, pastas y cuánto carbohidrato te presenten.

9. Compra en cantidad aquello que consumes con frecuencia:

Resulta mucho más económico comprar en cantidad; desde la comida que no es perecedera hasta aquellos productos que compras para el hogar que irás consumiendo en el tiempo.

Cuando vas al supermercado por una bolsa de leche terminas comprando cosas inútiles que no necesitas y que están estratégicamente ubicadas para acabar con tu bolsillo. La solución para esto es que no vivas de ajuste en ajuste, lo que se convierte en una tentación para gastar tu dinero.

Más bien compra en cantidades aquellas cosas que consumirás durante el mes, y aquello que se puede vencer o dañar, limítate a ir una veces o dos veces al mes para comprarlo.

Ver: 5 errores que te impiden ahorrar tu dinero exitosamente

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

Boletín Semanal

Send this to a friend