fbpx

10 Consejos para ser un buen jefe más allá de un título


Muchas personas piensan que ser un buen jefe es una habilidad innata con la que se nace, sin embargo, como veremos en este artículo, el liderazgo es una aptitud que se desarrolla en el día a día, sin importar el cargo que ocupes.

Si te estás preguntando si es posible aprender a ser un muy buen jefe, la respuesta corta es que sí.

Existen varios hábitos y acciones que puedes adoptar para liderar de mejor forma a diferentes equipos de trabajo, lo cual no solo te ayudará a conseguir objetivos comunes, sino que mejorará tu ambiente laboral.

1. Potencia el desarrollo de los demás

Los grandes líderes fomentan la formación, la exploración y la creación de redes entre sus colaboradores.

Así que tu labor, como líder, debe ser inspirar a tu equipo de trabajo a mejorar y fomentar la mejora continua.

Adicionalmente esfuérzate por formar otros líderes, de esta forma tu equipo de trabajo tendrá la capacidad de decisión y acción, sin depender de ti.

No seas como esos jefes inseguros que viven preocupados porque sus mejores empleados se vayan, los opaquen, o sientan que los reemplazarán.

2. Tomar decisiones difíciles

No siempre tendrás toda la información para tomar una decisión, y aun así deberás hacerlo.

Como líder de un equipo de trabajo recae en ti la responsabilidad de solucionar problemas, decidir en momentos de incertidumbre y asumir las consecuencias de tus actos.

Para ser un buen jefe tendrás que confiar en ti mismo y en tu equipo de trabajo. Esto hará que todo estén motivados y se puedan superar los momentos más complejos.

3. Sé flexible

Nadie quiere trabajar en un lugar donde la única recompensa por un buen trabajo sea más trabajo, dónde no haya espacio para la diversión, y no se pueda conectar más allá de objetivos comunes.

Pregúntate ¿qué sentido tiene trabajar tanto cuando no se celebran y se reconocen los logros y objetivos alcanzados?

Una de las responsabilidades, y características de un líder ejemplar, es tener la flexibilidad para entender el estado de ánimo de su equipo de trabajo y tomar decisiones inteligentes basándose en esta información.

Con seguridad que los espacios de ocio y diversión incrementarán la productividad y asegurarán la consecución de objetivos comunes. Esta es la diferencia entre los grandes líderes empáticos, y quienes solo se diferencian por un título.

4. Administra correctamente una mala decisión:

Ser un buen jefe no significa que no vayas a tomar malas decisiones o no te equivoques, más bien significa que, cuando esto suceda, tengas la capacidad de responder una manera efectiva para solucionarlo.

Recuerda que un error, o el mismo fracaso, no es necesariamente algo malo, siempre y cuando aprendas algo de él y te asegures de no cometerlo nuevamente en el futuro.

5. Respeta el tiempo de los demás

Ser un buen líder implica entender los limites de tiempo y espacio que hay con tu equipo de trabajo. Esto implica respetar los fines de semana, los horarios fuera de oficina y los momentos personales de ellos.

También implica liderar con el ejemplo, siendo cumplido para las reuniones, ser puntual, respetar horarios y administrar el tiempo de forma eficiente.

6. Una visión de largo plazo

Ser un buen jefe requiere tener una visión de largo plazo. Debes ser capaz de transmitir y vender tus ideas a tu equipo de trabajo, de inspirarlos y hacerles entender que cada una de sus funciones contribuye de una manera única a las metas que han establecido.

Para esto debes saber comunicar asertivamente la visión que tienes con tu equipo, lo cual implica hacer accesible el propósito por el cual se esta invirtiendo el tiempo.

De lo contrario, tu equipo no sabrá para que están trabajando y no habrá la misma motivación.

Recuerda que una de las claves del éxito de los equipos de trabajo es que sus miembros entiendan cuál es el objetivo principal por el cual están trabajando.

7. Un buen jefe sabe de qué se está hablando

Un líder es un director de orquesta de personas excepcionales en lo que hacen. Es por esto por lo que, cuando se tiene claro qué es lo que se está haciendo, y la manera cómo se lleva a cabo, los líderes pueden potenciar a las personas.

Resulta fundamental que, como líder, trabajes y desarrolles tu inteligencia emocional. De esa forma podrás entender el ambiente de trabajo, los niveles de estrés, las señales que se muestra en el entorno al equipo y tomar decisiones acertadas.

8. Tener objetivos claros

Cuando tienes objetivos claros, las prioridades resultan obvias. Para lograrlo, establece las actividades que son importantes y los procesos que contribuyan a la consecución de los objetivos más importantes.

¿Cuál es tu principal función como líder? Debes asegurarte de que el recurso más importante (el tiempo de tu equipo de trabajo) sea utilizado de manera oportuna. Esto evitará que se pierda el rumbo, la motivación y baje la productividad.

Para esto puedes definir cuáles son las  tareas más importantes y que más contribuyen en los objetivos del equipo, y enfocar tu tiempo y energía en que estas sean desarrolladas.

Libros recomendados

9. Lidera con el ejemplo

Ralph Waldo Emerson no pudo haberlo dicho mejor, “tus acciones hablan tan fuerte que no escucho tus palabras”.

Tu equipo de trabajo se fijará más en lo que haces que en lo que dices, así que predica con el ejemplo y desarrolla los hábitos que esperas ver en las personas que te acompañan.

Por ejemplo, si buscas un equipo de trabajo comprometido con el trabajo y la dedicación, asegúrate que tú seas el primero en llegar en la mañana y ser el último que se va en la tarde. No hay nada que valore más el empleado que la coherencia de su jefe.

10. Más que ser un buen jefe, sé una buena persona

Finalmente recuerda que, independientemente del tipo de liderazgo que apliques, lo verdaderamente importante no es un título o ser reconocido, sino de convertirte en un mejor ser humano que entienda que tiene a su lado personas con aspiraciones, metas y particularidades.

Recuerda constantemente ser amable, generar un buen ambiente de trabajo y elevar la motivación personal del grupo. Vuelve un hábito escuchar a las personas que tienes a tu lado, con seguridad que tienes algo para aprender de ellos.

Continuar leyendo: 30 Libros de liderazgo y motivación que cambiarán tu vida

Recibe nuestros últimos artículos y contenido exclusivo en tu correo electrónico.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Send this to a friend