Appetito: Nuestro viaje de un fracaso hacia una idea de negocio exitosa

Hoy queremos presentarte la historia de dos emprendedores, que luego de superar un derrota en su camino emprendedor, decidieron utilizar su tiempo libre para aprender nuevas habilidades, evaluar su entorno y considerar nuevas oportunidades de negocio.

La constancia de ambos, su deseo por aprender nuevas cosas y su capacidad para mirar la realidad como una oportunidad para aplicar sus conocimientos y hambre de éxito, los llevaron a intentarlo una vez más, esta vez desarrollando una aplicación bastante interesante en el mundo de la alimentación.

A continuación tienes la historia de Appetito

¿Quiénes somos?

Soy Pedro Andrés y nací en Cartagena. Desde que tengo memoria me ha apasionado crear cosas que puedan ser útiles para mí y otras personas – recuerdo que cuando niño reciclaba los recipientes de vidrio para usarlos de adornos y para que mi mamá guardara toda clase de cosas en ellos –.

Esto ha sido mi objetivo siempre y cuando crecí que conocí el mundo de la programación, supe que en él podría crear muchas cosas increíbles.

En 2015 conocí a Ginna. Ella es una amante de la fotografía, el diseño gráfico y al igual que yo quería que su futuro fuera mucho mejor, crear una empresa y lograr su independencia económica.

Empezamos una relación que duro 1 año y medio, y nos prometimos desde el primer día, que sin importar si nuestra relación siguiera o no, ambos lucharíamos por lograr ese sueño juntos.

¿Cómo empezamos este camino?

Cuando empezamos nuestra relación, también empezamos nuestro primer emprendimiento que fue VSalud, una agenda electrónica para clínicas veterinarias en donde los propietarios de mascotas podían apartar sus citas.

Además de ahorrar en su atención gracias a diferentes beneficios que logramos a través de convenios con clínicas veterinarias de la ciudad.

Desarrollar esta idea no fue nada fácil, éramos inexpertos en materias de emprendimiento y estábamos haciendo todo como mejor sabíamos.

Logramos convenios con clínicas importantes de la ciudad y patrocinio del programa Apps.co del MinTIC. –  incluso ganamos de nuestra iteración, el reconocimiento al esfuerzo emprendedor – pero el modelo de negocio de VSalud era complejo, lograr que se convirtiera en algo rentable resultaba realmente difícil.

La inexperiencia que ambos teníamos en el campo veterinario sumada a la inexperiencia en la creación de negocios, llevo a que luego de un año y medio, decidiéramos parar.

Por supuesto, no todo fue perdido. VSalud nos enseño como emprender, como probar una idea de negocio antes de lanzarla y cómo validarla en el mercado con poco dinero.

Cometimos muchos errores que hicieron que tomáramos la decisión de no seguir, pero conocimos personas que nos dieron guías importantes para aprender a verdaderamente crear un producto efectivo.

Ver: 240 Ideas de negocios para emprender desde la casa

¿Cómo nació Appetito?

Luego de haber aceptado que VSalud no era un negocio que pudiera darnos una buena rentabilidad y luego de luchar por que esto no fuera así, nos tomamos un tiempo para descansar de todo lo que emprender implica:

Noches sin dormir, largas caminatas en busca de clientes, pitchs interminables y hasta “pedir chance” en buses para llegar a un lugar donde nos esperaba una cita de negocios.

En ese “break”, pensé mucho sobre lo que estaba pasando y lo frustrante que era ver a mi mamá trabajar en un hotel, muy duro, para poder llevar los gastos de la casa.

Una de las motivaciones más grandes de emprender era precisamente esa, que ella dejara la vida de trabajo y pudiera descansar.

Ver: 365 Frases motivacionales para todos los días del año

En mi tiempo libre, estudiaba mucho y lo que más me ha llamado la atención son los esfuerzos que están haciendo grandes compañías por automatizar servicios con la ayuda de la inteligencia artificial.

chat bot historia appetito

En una de esas noches de estudio cree a Lisa, un Chatbot que era capaz de responder desde Facebook Messenger preguntas básicas y que podía conectarse a diferentes servicios como Google Maps para tener información de direcciones, rutas y otras cosas.

Lisa era básica, pero su capacidad de responder y aprender era bastante buena y, además, era divertida. Les decía a amigos que le hablaran y le iba “enseñando” como debía contestar según lo que ellos escribían, pero aún no sabía a qué enfocar todo su potencial.

En el camino de querer ayudar a mi mamá y de encontrar un sector donde Lisa pudiera ser útil, se nos ocurrió vender almuerzos a domicilio y que la mesera que tomara los pedidos fuera obviamente, Lisa.

Libros recomendados

Fue ahí donde nació Appetito.

El inicio no fue nada costoso – Para aquellas personas que creen que para emprender se necesita mucho dinero -.

Compramos un dominio en 57 mil pesos colombianos (www.pedirappetito.com), creamos una cuenta en Amazon Web Service gratuita por un año (Esto es un servidor, de muy gran potencial, totalmente gratis por un año) e hicimos un mercado de 175 mil pesos colombianos para los primeros almuerzos.

Todo estaba listo y solo nos había costado 232 mil pesos colombianos.

Era momento de probar el producto mínimo viable y los nervios eran muchos. Cuando lanzamos, los clientes llegaron.

Las personas le escribían a Appetito y como era de esperarse, él no contestaba muy bien pero precisamente de eso se trata un producto mínimo viable.

No funcionaba como debía al 100% pero era el necesario para hacer nuestras primeras ventas, que, si bien no fueron muchas a principio, nos permitían seguir escalando y entrenando su inteligencia artificial para que lograra responder mejor a las personas que le escribían.

En el primer mes de su nacimiento, yo me dediqué a ver esos errores en la marcha y corregirlos; Ginna y mi mamá se concentraban en llevar toda la logística de producción y envío de los almuerzos.

Al segundo mes, ya Appetito respondía bien a las personas y las ventas fueron aumentando. Hoy Appetito tiene mas de cuatro meses de vida.

¿Cuál es el crecimiento de Appetito?

Desde el inicio creímos que Appetito era esa idea exitosa que estábamos buscando y así lo demostraba a diario. Cada vez más personas le escribían y las ventas de los almuerzos de mi mamá estaban aumentando.

Que esto pasara nos había abierto puertas para crear un negocio más sólido, iniciando con la venta de comida no solo de mi mamá, si no también de diferentes restaurantes de la ciudad con los que ya hemos firmado convenios y visionar expansión a otras ciudades a corto plazo.

Podría interesarte: Cómo ganar dinero por internet: 30 ideas que requieren poca inversión

Por último, ¿qué le recomiendan a otros emprendedores?

Intentar. Muchas personas deciden no emprender por el simple miedo de no saber que pueda pasar.

Como todo en la vida, nos da miedo a intentar cosas nuevas y arriesgarnos por un futuro incierto, pero olvidamos que cuando éramos niños nos lanzábamos a hacer cualquier cosa y si salía bien, seguíamos, si no, no lo volvíamos a hacer de esa manera.

En ese entonces aprendíamos mucho ¿Por qué algunas personas lo olvidaron?

El equivocarse no es malo, la equivocación da pie a muchas enseñanzas que pueden servirnos para hacerlo mejor ¿Y si en ese intento nos volvemos millonarios? O queremos peguntarnos toda la vida “¿Qué hubiera pasado si lo hubiera intentado?”

Continuar leyendo: Cómo ser millonario en 20 pasos sin importar tu situación actual

Escrito por Pedro Andres Guerrero Andrade

Decidido, apasionado y lector. Me gusta crear cosas y desarrollar código muy tarde en la noche.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

AHORA SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO. REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend