La gran mentira de hacer lo que amas

Hacer lo que amas es muy bonito, pero no la mejor manera de empezar.

Si alguna vez has asistido a una conferencia, a un curso de emprendimiento, o has escuchado a algún conferencista motivacional, con seguridad has escuchado una y otra vez : ¡Tienes que amar lo que haces! si no, quédate en casa ya que da lo mismo– incluso, el mismo Steve Jobs en su famoso discurso de Stanford en 2005 dijo:

“La única forma de hacer un gran trabajo es amando lo que haces. Si no lo has encontrado aun, sigue buscando.” 

Ahora escucha bien: No creas nada de eso, no compres esa idea tan romántica de hacer lo que amas. Te vamos a explicar porqué. 

Si bien no hay nada de malo en hacer lo que amas, no creas que esto es un requisito para crear tu empresa o para construir una carrera llena de satisfacción.

De hecho, es una gran mentira cuando la gente exitosa dice que se dedican a hacer lo que aman, al igual de engañoso cuando los millonarios dicen que el dinero no es importante.

Ver: 10 razones por las cuales no estás mentalmente preparado para ser millonario

La verdad, es que las personas tienden a romantizar sus propias motivaciones e historias; valoran aquello que consideran importante hoy en día y olvidan por completo lo que realmente les importó cuando empezaron. Es cuestión de humanos, y muy fácil de hacer.

Las personas tienden a romantizar sus propias motivaciones e historias. Comparte en Twitter

Otra forma de analizarlo es que las grandes empresas e innovaciones nacieron de la frustración, o incluso del odio.

Travis Kalanick y Garrett Camp, fundadores de Uber por ejemplo, no empezaron su idea de negocio porque amaran el transporte o la logística, la razón era que detestaban no poder conseguir un Taxi en San Francisco.

Puede ser que hoy, Kalanick, ame dirigir Uber, pero con toda seguridad que antes odiaba no poder encontrar una forma de llegar a su casa.

Muchas de las compañías que existen actualmente nacieron por razones similares—porque su fundador quería algo que no existía o porque encontró una manera de hacer mejor las cosas nunca antes considerada.

Amar lo que encontraron pudo o no jugar un rol importante en su historia, sin embargo el odio que sentían a las condiciones existentes, acompañado de su fuerte convicción de cómo deberían funcionar en realidad las cosas, se convierte en un mayor vaticinador de éxito.

Si esto fuera un seminario, curso o charla motivacional leerías que si quieres alcanzar el éxito y contribuir a un mejor mundo tienes que sentirte motivado obligatoriamente por el trabajo que haces, además de sentirte bien invirtiendo tus días haciéndolo.

El amor puede surgir y crecer a medida que pase el tiempo, y sería grandioso, pero la realidad es que no necesitas de él en un comienzo, de hecho, puedes llegar a ser exitoso simplemente queriendo algo que todavía no existe. Así que cree y ejecuta.

Libros recomendados:

Escrito por Jason Fried

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

Boletín Semanal

Send this to a friend