La historia de Instagram: una App creada en 8 semanas

Hablar del éxito de Instagram está de más. En cifras concretas, esta red social cuenta con más de 400 millones de usuarios activos al mes, lo que equivale a tener 75 millones usuarios que utilizan cada día esta aplicación según DMR.

En 2012 Facebook decidió comprarla por un valor cercano a los mil millones de dólares, repartidos en 300 millones de dólares en efectivo y el resto en acciones de Facebook.

Con seguridad que ambos cofundadores, Mike y Kevin, jamás pensaron que construirían algo de tal magnitud en tan poco tiempo. Y aún así lo intentaron. 

Ahora, ¿cómo es posible que dos jóvenes vendieran su startup por tanto dinero, sin estar generando un solo dólar de ingreso y con equipo de trabajo de tan solo 13 personas?

Aquí te contamos su historia. Esperamos esta te ayude a emprender y a creer que sí es posible llevar a cabo tus sueños y planes.

Para empezar hay que dejar claro lo siguiente: Mike Krieger, uno de los fundadores, plantea: “Si bien Instagram es una aplicación que solo tardó 8 semanas en ser lanzada, el trabajo que hay detrás de esta implicó más de un año de trabajo”

¿Cómo empezó todo?

Fundadores Instagram, fuente: fortuneLa historia de Kevin Systrom, uno de los cofundadores de Instagram no es muy diferente a la del resto de personas que quieren emprender desde su puesto de trabajo.

Kevin trabajaba para una empresa llamada Nextstop, en el área de marketing. Durante las noches, luego de llegar de su trabajo, este empezó a practicar “ingeniería” con simples ideas, todo con el objetivo de aprender a programar y entretenerse.

Para tener en cuenta: resulta que muchas personas dejan pasar su ideas de negocio porque sienten que no están preparadas para llevarlas a cabo, ya que sienten (en el caso de las aplicaciones) que los emprendedores que lanzaron exitosas aplicaciones móviles eran expertos en informática, en programación o tenían títulos que validaban su conocimiento.

Dicho en otras palabras, Kevin no tenía ningún diploma en ingeniería informática o de sistemas, y muchos menos participó en un curso de programación avanzada. Su aprendizaje fue mucho más empírico, de prueba y error, y buscando soluciones en internet.

¿Hizo Kevin algo muy diferente o muy lejano a lo que podrías hacer tú?

Una de esas ideas fue llamada Burbn, la cual era una combinación de Foursquare (una aplicación que te permite registrarte cada que vez que llegas a un sitio) y elementos de Mafia Wars (de donde proviene el nombre).

Su primer prototipo fue utilizado por sus amigos, para ese entonces no tenía diseño y mucho menos una marca que respaldara su idea. El objetivo de Kevin para ese entonces era simple, mejorar lo más que pudiera su prototipo, para luego entregárselo a sus amigos y ver cómo les parecía.

Generar soluciones y alternativas para su prototipo terminó siendo la mejor escuela de aprendizaje para Kevin, fundador de Instagram.

Luego de pasar algún tiempo mejorando su prototipo, Kevin asistió a una fiesta donde conoció a una cantidad de personas que le hicieron pensar que sí era posible que Burbn se convirtiera en una compañía, que sí era posible emprender con su idea de negocio.

Allí conoció a dos personas que trabajaban para unos fondos de inversión, y luego de mostrarles su prototipo, quedaron de tomarse un café en los días siguientes para discutir acerca de su producto.

Esta reunión se convirtió en un punto de inflexión, ya que Kevin decidió renunciar a la seguridad de su empleo, buscando aventurarse en Burbn convirtiéndola en una compañía. No habían pasado 2 semanas de haber renunciado a su trabajo, y los hombres del fondo de inversión ya habían invertido 500.000 dólares en Kevin y en su prototipo.

 El siguiente paso fue conformar el equipo de trabajo; si la idea era construir una compañía exitosa, Kevin sabía que no podía hacerlo solo, y es allí donde aparece Mike Krieger, quien luego de hablar con Kevin, le apasionó Burbn y la idea de construir algo desde cero.
Si quieres construir algo grandioso, tienes que rodearte de personas que sean mejor que tú. Comparte en Twitter

El primer paso fue revisar el producto que tenían hasta entonces. Para ese momento, Burbn era un aplicación sencilla y privada, la cual tenía demasiadas funciones como registrarte en lugares, hacer planes, ganar puntos por salir con tus amigos, publicar imágenes y muchas otras más.

El objetivo era claro: construir una compañía exitosa, y con base a este tuvieron que tomar grandes decisiones como enfocarse en hacer bien una sola cosa, y no tener algo que hacía de todo, y lo hacía de manera limitada. Así que luego de discutir varias ideas, ambos decidieron probar las fotos en el mundo móvil, ya que vieron una grandiosa oportunidad de probar nuevas ideas allí.

Libros recomendados:

Durante una semana completa se encerraron a crear un prototipo nuevo que se enfocara únicamente en las fotos, sin embargo, el resultado fue bastante horrible, como diría posteriormente Kevin, por lo cual decidieron retomar lo que ya tenían hecho en Burbn.

Para ese entonces, Burbn era una aplicación completa para iPhone, no obstante, ambos sentían que era una aplicación mala, que tenía demasiadas funcionalidades y por encima de todo, era desorganizada.

Volver a empezar

Cuando construyes algo por tanto tiempo, cuando dedicas tantas energías y tienes tantas expectativas sobre algo es difícil volver a empezar. Sin embargo, cuando sientes que es lo correcto y reconoces tu errores, la decisión de cambiar deja de ser tan traumática.

Y así fue como ocurrió, Kevin y Mike decidieron eliminar completamente todo de Burbn, exceptuando las fotos, los comentarios y lo que fuera afín a la fotografía…incluso desapareció el nombre y nació Instagram, un nombre que ellos sentían que captaba mejor la idea de lo que ellos hacían (una combinación en inglés de) “Instant Telegrams” de eventos.

La estrategia de enfocarse en una sola cosa funcionó. Y si no, que te lo digan las 60 millones de fotos que se suben al día en Instagram.

Este se convierte en el segundo evento de inflexión de la historia de Instagram, y quizás el más importante, ya que durante 8 semanas se dedicaron a mejorar su aplicación, enviándola a sus amigos para que la probaran y hacer las correcciones correspondientes.

Finalmente llegó el día de lanzarla, el cual se convirtió en el día donde todos sus esfuerzos fueron recompensados:

Al momento de lanzar Instagram, pasaron de tener unos cuantos usuarios a convertirte en la aplicación número 1 de fotografía en cuestión de horas. Tuvieron que pasar 18 meses para que Facebook decidiera comprarla, el resto es historia. Su historia.

¿Y tú ya tomaste la decisión de emprender tu historia

Referencias artículoFuente imagen

Send this to a friend