Así trabajes mucho, estas 7 razones impiden que seas exitoso

¿Sientes que estás esforzándote mucho, entregando tu mejor versión, trabajando horas extras y aun así crees que eres exitoso como deberías?

Para tener un trabajo que te apasione, relaciones que te llenen, y gozar de buena salud no solo debes trabajar duro. Si bien esto hace parte de la ecuación, hay otros elementos, como los que veras a continuación, que son indispensables para lograr tus metas.

Las razones por las cuales no eres exitoso:

Aquí tienes siete razones por las cuales no eres exitoso, aun cuando trabajas duro y te esfuerces. Así que revísalas, evalúa si estos comportamientos te caracterizan y comienza a cambiar.

El éxito no solo es producto de trabajar duro, también hay que trabajar de manera inteligente, rodearte de las personas indicadas y ponerte en una situación que te permita ganar en la vida.

1. No te conectas con personas nuevas:

Es fácil apegarse a la gente que conoces desde hace mucho tiempo.

El problema con las viejas amistades es que las mismas ideas son recicladas una y otra vez,  y no llegas a aprender de nuevas perspectivas que posiblemente están por fuera de esa burbuja.

Puede ser difícil acercarte a gente nueva, pero comenzar desde lo más pequeño puede ser de gran ayuda, por ejemplo, intenta conocer a una persona por semana.

Las personas que conozcas te brindarán una nueva perspectiva, ideas y situaciones diferentes que nunca has enfrentado, lo que te llevará a formarte de manera más integral.

Tienes que luchar para lograr tu sueño. Tienes que sacrificarte y trabajar duro: Lionel Messi Comparte en Twitter

2. Eres alérgico al cambio:

Estar en el mismo ambiente por un largo tiempo hace que adaptarte a nuevas cosas sea más difícil, la buena noticia es que el cambio presenta una gran posibilidad de oportunidades e innovación.

Es decir, salir de tu zona de confort te beneficia porque te lleva a explorar nuevas facetas personales. Así que, en lugar de resistirte al cambio, analiza cómo puedes sacar lo mejor de él. Debes estar abierto a nuevos conceptos  y curiosear el mundo que te rodea.

3. No estás dispuesto a tomar riesgos:

La mayoría de personas tienden a escoger el camino más seguro, y por lo general, siguen el mismo que sus amigos para que los acepten y no se afecte mucho su entorno.

Si bien esto garantiza un grado de seguridad, puede resultar en una experiencia plana, aburrida y sin color.

Lo mejor que puedes hacer al momento de tomar una decisión que te resulte difícil, o diferente, imagina como sería tu vida en un futuro si lo intentas, y verás que esos resultados diferentes te impulsarán a tomar el riesgo.

4. Crees que mereces ser exitoso por tus títulos:

Las personas que se esforzaron mucho en el colegio, o siendo pequeñas, están acostumbrados a estar en la cima y a que les digan que tienen mucho potencial. Esto puede ser bueno inicialmente, pero hay consecuencias que pueden ser negativas.

Ver: Por qué los estudiantes mediocres terminan siendo más exitosos

En el mundo real, no obtienes resultados a partir del trabajo que haces, sino a partir de un equilibrio entre el trabajo arduo, pensamiento estratégico y un poco de suerte (y puedes incrementar tu suerte trabajando en los primeros dos).

El éxito es un camino que nunca tendrá línea de meta. @emprendiendohistorias

A post shared by Emprendiendo Historias (@emprendiendohistorias) on

5. Sigues constantemente lo que te parece emocionante en el instante:

Normalmente, las personas exitosas odian desperdiciar su tiempo, y son muy conscientes del valor del mismo.

Es importante seas constante con lo que haces y aprendas a decir no a muchas cosas que te atraen en el momento, que te hacen pensar de lo que tal vez te podrías estar perdiendo. 

Muchas personas, por estar haciendo lo que todo el mundo hace, se olvidan de sus metas y proyectos. Si quieres ser exitoso deberás concentrar tu esfuerzo en tus objetivos, y enfocar tus energías a trabajar por esto, así obtendrás resultados extraordinarios.

Libros recomendados:

6. No te comprometes con una decisión:

Cuando eres una persona trabajadora, dedicada e inteligente, esto te puede abrir muchas puertas, lo que puede resultar complejo ya que tener demasiadas opciones puede ser igual de restrictivo que tener pocas.

Cuando abundan las opciones es difícil decidir qué hacer, y como resultado se convierte en una tentación de ir de un lado a otro explorando cada una de ellas.

Antes de tomar una decisión pregúntate qué es lo que realmente quieres, distingue entre lo bueno, lo malo, y aquello que te gusta pero no te conviene.

Cuando tengas claro cuál es tu proyecto de vida, sabrás que decisiones difíciles tomar, a qué personas elegir y a qué cosas invertirle tu tiempo.

7. No crees en ti mismo:

Aunque no lo creas la gente inteligente, y que trabajan mucho, suelen subestimar sus habilidades. Son sus peores críticos y esa es la primera causa que no te deja alcanzar tus objetivos.

Si bien tener estándares altos es algo bueno para lograr grandes cosas en la vida, cuando no se alcanzan estas metas, puede resultar en algo estresante y frustrante.

Es por esto que debes desarrollar la confianza en ti mismo, para evitar que el deseo de que todo sea perfecto se interponga en la realización de tus metas.

Cree en ti, lánzate sin miedos

En lugar de decir “que pasaría si” o “no soy lo suficientemente bueno” mira hacia el futuro y construye sueños con base a cómo quisieras que se viera tu vida en unos años. Intentarlo es la clave para hacer que tus metas se cristalicen.

Continuar leyendo: 25 señales que indican que ya eres exitoso y no te has dado cuenta

Send this to a friend