Ser gerente de una multinacional no impidió que fuera emprendedor

Para muchas personas ser gerente de una multinacional y tener cientos de trabajadores al mando puede ser el objetivo máximo de su vida; ganar varios miles de dólares mensuales y tener un futuro asegurado pareciera ser el camino más lógico de seguir…para muchos.

Sin embargo, para los fundadores de TurboBoy esto fue todo lo contrario. Como bien dicen ellos, su nivel de vida era envidiado por muchos, pero este no era suficiente; ellos sabían que en algún momento de su vida debían emprender, y tenían claro que ni la zona de confort ni un buen salario iba a impedirlos de hacer esto realidad.

A continuación queremos presentarte la historia de Alejandro y su socio Daniel, dos emprendedores que tienen una historia qué contarte y que seguramente te inspirarán con sus anécdotas, todo con la finalidad de dejarte un mensaje claro: Emprende hoy.

Para empezar, cuéntanos quién eres y un poco de tu historia?

Soy Alejandro López, co-fundador y CEO de TurboBOY. Soy ex ingeniero electrónico ya que hasta el día de hoy no he ejercido mi carrera para nada. También soy MBA del Tecnológico de Monterrey en México y puedo decir sin temor a equivocarme, que fue la maestría el detonante para decidir emprender (gracias a un profesor!)

Estuve más de 11 años en el ámbito laboral, gerenciando multinacionales minero energéticas, trabajando con decenas de colaboradores, y teniendo una muy, pero muy buena remuneración.

Sin embargo siempre supe que debía emprender, tanto es así, que recuerdo que en mi época universitaria, viajaba con mis recursos para traer ropa y venderla (que no se entere la DIAN), pero era una forma de valerme por mí mismo.

Terminando la universidad la vida laboral me enganchó y en muy poco tiempo escale de forma vertiginosa, y fue ahí donde me quedé atado.

La zona de confort te va consumiendo y de alguna manera la comodidad te llena de temores e inseguridades, algo paradójico ya que el nivel que llevaba en ese momento era la envidia de muchos!

Un día del 2013 me levanté y tomé la decisión más importante de mi vida, la decisión no fue emprender como tal, fue que a partir de ese momento iba a ser el único responsable de las acciones que llevara a cabo, y que iba a ser yo el único capaz de controlar su desenlace.

Eso es algo que, a menos que seas el CEO de alguna empresa en la que trabajes, solo puedes experimentarlo creando lo tuyo!

En qué momento decidiste renunciar a la comodidad de tu salario?

Como dije anteriormente, sabia que en algún momento tenía que emprender. Fue por allá en el 2009 cuando compré una participación relevante en una empresa de ingeniería, y aunque no estaba trabajando en ella, sí hacia cosas por verla crecer.

Luego en el 2013 fue cuando la revelación llegó a mi cabeza y dije, “es hora de hacerte cargo de tus cosas”. En ese momento especifico, la junta de la empresa de ingeniería me propone ser el gerente general y darle otra dinámica a la compañía, de cara a lo que venia experimentando.

Ahí fue entonces cuando renuncié a mi cargo como gerente de una minera para dedicarme a darle forma a algo propiamente mío.

Desde ese momento que renunciaste, imaginamos que has tenido que pasar por momentos difíciles, ¿cuáles recuerdas?

Momentos difíciles hay muchos: Por ejemplo, cuando el dinero no esta a la mano, cuando tienes dificultades con tus socios, cuando los clientes quieren algo que no puedes hacer fácilmente… pero definitivamente hay un algo con lo cual los emprendedores tienen que luchar todos los días, y se conoce como la incertidumbre.

La vida de un emprendedor esta enmarcada en todo el contexto por esta palabra y depende de este cómo manejar estas situaciones de nubosidad para poder seguir adelante con sus planes y objetivos.

Cuando sucumbimos frente a la incertidumbre, el emprendedor entra en una etapa de pánico y nos ha pasado, creo que a todos, que queremos abandonar, queremos mandar todo a donde ya sabemos; pero al mismo tiempo hay que reflexionar y mirar que lo que esta pasando es una oportunidad probablemente única.

Además, la apuesta es enorme y la responsabilidad gigante, entonces esto se convierte en una oportunidad de coger un nuevo aire y tomar un nuevo respiro para levantarnos y abordar los desafíos con toda la energía posible.

Cuéntanos de dónde surge la idea de TurboBoy?

La idea surge, (como casi en todos los emprendimientos, de manera muy curiosa) cuando uno de los socios co-fundadores llega de vivir en Alemania por más de 8 años. Un viernes de esos caóticos tiene que enviar unas muestras de tela a uno de sus clientes al final de la tarde y por ningún medio: ni por mensajería particular, ni por mensajería formal logró que las muestras llegaran a su destino.

Para esta persona esto representó una frustración total. En simultánea, Daniel, mi otro socio y yo, estábamos terminando de estudiar el MBA del Tecnológico de Monterrey y nos encontrábamos con todas las ganas de desarrollar algún tipo de emprendimiento de base tecnológica.

Cuando Carolina, en un almuerzo casual manifestó su desilusión con lo que le había pasado, la idea tomó forma y a partir de ahí, el resto es historia.

Hablemos de números, cómo va TurboBoy hoy en día? Cuáles son los planes?

Hoy TurboBOY es un negocio real y a tan solo 13 meses de su lanzamiento al aire, la plataforma cuenta con más de 15.000 usuarios activos y más de 400 mensajeros inscritos que ganan entre $800.000 y $1.800.000 (pesos colombianos) reales por mes.

historia de turboBOYAl día se hacen aproximadamente 350 servicios exitosos, lo cual quiere decir que muchísimos clientes quedan increíblemente satisfechos con la plataforma. TurboBOY hoy genera un marketplace revenue de aproximadamente casi 80 millones de pesos colombianos mensuales y creciendo a tasas de mas del 50% mes a mes.

En este momento nos encontramos cerrando un proceso de negociación con un socio estratégico muy relevante en la escena logística nacional. En ese orden de ideas los planes de TurboBOY son escalar, en el corto plazo (segundo semestre 2016) a otras dos ciudades del país, incluida Bogotá.

Para terminar, ¿qué consejos le darías a alguien que quiere emprender?

Más que consejos, lo que a mí siempre me gusta compartirle a los futuros emprendedores o, a los actuales es lo siguiente:

Primero, debemos entender lo que significa la palabra sacrificio. Para emprender hay que renunciar a infinidades de cosas con tal de lograr las metas, y segundo, hacer las paces con el fracaso.

No quiero decir que debemos hacer una oda a esta palabra, pero sí debemos convivir con el sentimiento latente que si algo no nos funciona como queremos a la primera, a la segunda, a la tercera, etc… seamos capaces de levantarnos nuevamente hasta que la saquemos como decimos, del estadio.

Para mí, cuando el emprendedor entiende estos dos conceptos, se los garantizo que están listos para ser exitosos!

Mi ultima recomendación es que si vamos a emprender en compañía, es que esa compañía o socio, como le decimos técnicamente, comparta los medios, el fin y la visión de lo que quieren en conjunto para la empresa. Hoy puedo decir que en Daniel Mesa, tengo un socio increíble; una persona comprometida, noble y muy audaz!!

Siguiente historia de emprendimiento: La historia del emprendedor cuya App transformará la movilidad

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

BOLETÍN SEMANAL

Send this to a friend