Tiene 20 años y ya tiene su propia fábrica en China

Muchas personas sueñan con crear productos y volverse ricos.

El inventor, Alex Shlaferman, con tan solo 20 años y fundador de Vante Toys, ya lo hizo, tiene una fábrica en China, y no solo una vez sino varias, y así te cueste creerlo, la primera vez que lo hizo tenía 15 años. 

El año 2014 fue un periodo para alcanzar grandes metas: su compañía dedicada a crear productos para consumidores, fundada cuando tenía 16 años, espera generar ventas por 10 millones de dólares.

Su aventura ha sido tan lucrativa, que hoy en día tiene su propia fábrica en China, tiene 50 trabajadores y está negociando un reality show basado en su exitosa vida. Conoce cómo un joven factura 500.000 dólares al año en Twitter.

De 100.000 dólares a 10 millones dólares

«Hace algunos años, cuando tenía 16 estaba dirigiendo mi empresa desde mi habitación, utilizando las tarjetas de crédito de mis padres. En mi primer año tuve que pagar impuestos por unas ventas de 100.000 dólares; antes de lo que pensaba llegué a mi primer millón, y en poco tiempo, a los 3 millones.»

Durante el 2013 las ventas llegaron a 5 millones, y si todo sale de acuerdo a lo planeado, y las ventas navideñas cumplen las expectativas, se espera que este año comience con ingresos por 10 millones de dólares.

Hoy en día tiene contratadas 7 personas en su ciudad natal, New York, y otras 48 personas en su fábrica en China.

«Todo el mundo tiene su salario, la maquinaria es nuestra: así logramos reducir nuestros costos a la mitad. Si cerramos un trato con un productor en China por $1 dólar, esto significa que ellos lo están haciendo por $0.50».

Cuestión de calidad

«Al momento de negociar con compañías y productores en China es fundamental tener controles de calidad, allí nunca sabes qué puede resultar, o qué puedes recibir».

Su producto actual, el cual ha resultado ser un éxito completo, se llama Wallet Ninja y consiste en una navaja suiza del tamaño de una tarjeta de crédito con 18 herramientas funcionales:

Su producto se vende actualmente en Amazon, y está programado para llegar a grandes supermercados como Walmart, adicionalmente se tiene pensado iniciar pautas en comerciales de televisión.

El portal de noticias Business Insider quizo conocer sus cifras con la condición de no divulgarlas, y si bien no verificaron sus ingresos en totalidad, sí mostraron grandes cantidades de dólares en ventas, las cuales de continuar a ese ritmo, con seguridad llegarán a su meta de 10 millones de dólares.

Lo más increíble de todo es que éste no es su único producto exitoso; Alex a sus 16 años creó un avión boomerang llamado Super Looper, y luego de mostrarlo en un evento de juguetes tuvo que correr a su casa a ensamblar su exitoso producto a mano, junto con su amigo, desde una habitación de su casa.

Hoy en día, recuerda su avión de juguete y le parece horrible, y es consciente que fabricar productos a mano no es la manera indicada de ejecutar un negocio.

Su carrera empezó a los 11 años

Su primer producto lo creó a los 11 años, el cual caracteriza, hoy en día, como un producto horrible:

«Hice un video en DVD que te enseñaba como levitar. Encontré en Craigslist una persona que me grabaría en mi cuarto con una sábana de mi cama; solos él y yo, no imagino la reacción que hubieran tenido mis padres si hubieran llegado a casa, y encontraran a esta persona».

Lo que no sabía era que su producto era brillante: Decidió venderlo en internet, por un precio, que el consideró supremamente alto, $100 dólares; hizo que la gente hablara de él, y en tan solo una semana había vendido 100 copias logrando sus primeros 10 mil dólares…todo esto sin que sus padres lo supieran.

Ver: Historias altamente inspiradoras de emprendedores

A sus 15 años, invirtió sus vacaciones de mitad de año viajando con un amigo de la familia, visitaban ferias alrededor de Estados Unidos vendiendo productos de cocina y otros utensilios.

Por medio de esta experiencia conoció una persona que estaba en el negocio de los juguetes y que se encontraba produciéndolos en China; Alex decidió trabajar con él, situación ideal para aprender y preguntar acerca del proceso productivo y del país en general.

Gracias a estos trabajos y una mentalidad ahorradora Alex logró acumular 30 mil dólares con los cuales lanzó Super Looper; también tuvo otras ideas, las cuales no fueron necesariamente exitosas.

Otras historias inspiradoras:

 

«En el negocio de los juguetes, puedes gastarte 25 mil dólares de la noche a la mañana. El dinero comenzó a desaparecer, así que me tocó hablar con mis padres. Les expliqué la situación, y a pesar de venir una familia de clase media, estos me apoyaron con 3 mil dólares y me entregaron sus tarjetas de crédito.»

Funcionó! Alex Shlaferman encontró la manera de producir su avión boomerang, el cual empezó a ofrecer a diferentes tiendas buscando su distribución. «Tenía 17 años y un juguete hecho a mano, al principio nadie quería hablarme, pero mi insistencia dejó dos contactos: Toys R Us y Bed Bath & Beyond

Luego de negociar y recibir críticas, de molestarlos insistentemente, logró poner su producto en ambas tiendas. Para sorpresa de todos, su producto se convirtió en uno de los más vendidos de la temporada, y ahora, curiosamente, todos lo aman.

Alex Xander, el fiestero

Joven, lleno de dinero y valentía, Alex hizo lo que cualquier adolescente haría: Se dedicó a comprar cosas, como un Maserati. Lo vendió y compró una camioneta del tamaño de dos carros.

Al igual que los carros, Alex se hizo famoso por sus impresionantes fiestas, las cuales eran costeadas completamente por su bolsillo–»Sé que estoy en una mejor posición que la mayoría de personas a mi edad. Me gustaría pensar que ellos harían lo mismo estando en mi posición–».

Abandona la universidad, crece

Muchas personas a la edad de 20 años se encuentran en la universidad, sin embargo, Alex a sus 19 años, y luego de analizar los costos de la universidad, decidió retirarse.

¿Terminar la universidad te hará un mejor emprendedor?

«Me aceptaron en una muy buena universidad de Nueva York, mi hermana también asistió a esta y hoy en día es abogada, pero también debe 250 mil dólares. Nunca he dejado de aprender, pero las universidades tienen un problema con el precio de sus carreras: son astronómicos»

Y si bien Shlaferman no tiene planes de obtener un título universitario, nunca ha buscado que otras personas dejen de hacerlo; simplemente opina que él ya encontró su carrera y la entiende bastante.

Finalmente ha comenzado a crecer y madurar, sus fiestas alocadas han terminado y a decidido prestar atención a su estado físico.

Hoy en día invierte su tiempo viajando y entrenándose para competencias de alto rendimiento: Su próximo objetivo es una carrera de triatlón: 2.4 millas nadando, 100 millas en bicicleta y 26.2 millas trotando…todo en un solo día.

Continuar leyendo: Mi inmadurez me permitió tener éxito con mi negocio

Fuente

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

BOLETÍN SEMANAL

Send this to a friend