6 Trucos para motivarte a trabajar cuando no tienes ganas

Me encontraba a 50 metros sobre el suelo parada en la orilla de una gran torre. Tenía una cuerda amarrada a los pies. Tres personas saltaron hacia el abismo. Finalmente llegó mi turno. La calma que hasta entonces había preservado, se convirtió en un fuerte retortijón.

Pensamientos fatalistas corrían por mi cabeza…

¿Y si esto se rompe?
¿Si algo va mal?
Esa pequeña alberca no servirá de nada.
Este podría ser el último día de mi vida….
Ya me arrepentí, mejor bajo por las escaleras.
Ya ni modo, para que me metí en esto. Tengo que saltar

Con eso di un paso. El suelo se acercaba cada vez más. Sentí un fuerte tirón en los pies y sólo entonces pude respirar. Una inmensa felicidad se apoderó de mí. A eso siguieron tres rebotes acompañados de tres nuevas caídas, cada una menos intensa que la anterior.

Salté del bungee y viví para contarla.

Pocas cosas provocan emociones tan intensas como los 10 segundos en que la muerte se hace palpable.

Emprender es una de ellas. Un negocio tiene la capacidad de hacerte sentir triste, feliz, enojado, emocionado y resignado – en menos de una hora. Cuando las cosas van bien, eres imparable. Entonces, la vida te golpea y tu estado de ánimo se va por los suelos.

¿Cómo le hace un emprendedor para ponerse de pie y seguir adelante?

¿Cómo puede motivarse cuando todo se ve gris?

¿Qué hacer cuando uno se siente desmoralizado y sin ganas de trabajar?

Porque tú, yo y todos sabemos que un negocio exitoso se hace de constancia.

Te voy a compartir las técnicas que me han impulsado a ser constante con mi negocio, a pesar de la montaña rusa emocional en que vivo montada.

El riesgo se puede anticipar

Mi salto del bungee fue riesgoso. Muchas cosas podían salir mal pero había elementos que los prevenían. Dos diferentes inspectores revisaron mi equipo. La cuerda tenía más de un nudo. Debajo de mí había una alberca profunda para amortiguar la caída (en caso de que todo lo demás fallara).

Cuando sabes vas a hacer algo peligroso, tomas medidas para evitar posibles accidentes.

Los cambiantes estados de ánimo son parte de la naturaleza humana, no los puedes impedir. Lo que sí puedes hacer es construir un sistema de seguridad que te mantenga productivo, a pesar de ellos. Así como la cuerda y los demás elementos que me mantuvieron a salvo.

1. Prevé la falta de motivación

Date un momento para pensar en todas las cosas que te bajan el estado de ánimo. Por ejemplo:

  • Algo relacionado con tu negocio como no tener clientes
  • Tu familia que no cree en ti y dice que no va a funcionar
  • Tus compañeros de trabajo que se quejan todo el tiempo
  • La falta de dinero
  • Alguna comida u hora del día (yo me siento decaída por las tardes)
  • Sentir que no tienes tiempo y que siempre estás corriendo
  • Estar cansado

Prueba diferentes técnicas para ver cuáles te ayudan a sentirte mejor. Por ejemplo:

Cuando hayas encontrado tus técnicas favoritas, busca como incorporarlas en tu día a día y asegúrate de hacerlas regularmente.

2. Desarrolla rutinas

Las rutinas ayudan a minimizar las decisiones que tienes que tomar en tu día a día.

Esto ahorra energía mental y te permite enfocarte en las partes más creativas e importantes de tu negocio.

Cuando me siento a escribir sigo estos pasos durante una hora de mi tiempo:

1. 0-10 min: Encender computadora, poner teléfono en silencio y dejarlo en la cocina (para que no me distraiga), preparar café, seleccionar música, abrir libreta con notas e ideas para mi artículo

2. 10-40: Abrir documento en Word, comenzar a escribir.

3. 40-45: Tomar un break, estirarme.

4. 45-60: Revisar texto, guardar documento, anotar lo que necesito agregar a mi artículo.

Después de varias repeticiones, la rutina se reproduce casi en automático, incluso cuando te sientes decaído. Basta con encender la computadora y preparar un café para que acto seguido me siente a escribir. Esta simple serie de pasos evita que me pierda en Facebook y termine viendo fotos de mis amigos cuando no tengo ganas de trabajar.

Anota las actividades que realizas con más frecuencia: revisar el correo, contactar clientes o manejar tus redes sociales, por ejemplo. Detalla los pasos que sigues para cada una de ellas y crea una pequeña rutina. En este artículo sobre productividad explico cómo hacerlo.

Vale la pena experimentar con diferentes distribuciones y actividades para que encuentres lo que mejor te funciona.

3. Usa el ambiente a tu favor

El ambiente que te rodea juega un papel muy importante en tu estado de ánimo. Crea un espacio de trabajo que te inspire y te haga sentir bien con el simple hecho de estar ahí.

Cosas tan sencillas como imágenes lindas en la pared, una planta sobre tu escritorio o una fuente harán la diferencia en tus días. Algunos consejos:

  • Al estar en tu lugar habitual de trabajo, cierra los ojos y observa cómo te hace sentir. Si hay algún elemento que te molesta, debes quitarlo.
  • Selecciona tu mobiliario cuidadosamente. Debe ayudarte a estar cómoda.
  • Mantén tu espacio limpio y ordenado. El desorden roba tu atención y te causa ansiedad.
  • Asegúrate de tener a la mano todas las herramientas que necesitas para realizar tus tareas
  • Pon atención a los detalles como el tipo de papelería que usas o la manera en que distribuyes los muebles.

Decoración de oficina ofrece una guía que te ayudará a diseñar un espacio acorde a tu personalidad.

4. Construye una red de apoyo

Una de las técnicas más efectivas para sentirte bien y al mismo tiempo crecer tu negocio es creando una red de apoyo.

Busca a personas, grupos y organizaciones con los que te gustaría colaborar. Ofrece tu tiempo, recursos o conocimientos para que sus proyectos prosperen. Hazlo de una manera altruista, sin esperar nada a cambio. Este ejercicio te ayudará a olvidarte de ti y de tus problemas por un momento.

La generosidad te hace sentir feliz y te llena de seguridad. Stefan Klein, en su libro La Revolución Generosa, explica que el altruismo libera de la depresión y de la soledad.

A cambio de tus buenas acciones recibirás la confianza y el respeto de tu red. Cuando necesites algo, sabrás que no estás solo y que hay muchas personas dispuestas a ayudarte. Tendrás las puertas abiertas a la colaboración y a múltiples oportunidades que no hubieras podido conseguir de otra manera.

5. Descansa

Suena irónico pero el reposo es lo que te permite estar en movimiento. Cuando tu teléfono se queda sin carga, debes enchufarlo antes de usarlo nuevamente.

Los momentos de descanso son igual de importantes que el trabajo. Sirven para tomar perspectiva y reconectar con la esencia de lo que estás haciendo. Te ayudan a recordar lo verdaderamente importante.

La falta de ánimo puede indicar que ciertas áreas de tu vida están descuidadas. Cuando todo lo demás falle, sepárate de tu trabajo y busca un espacio de calma. Observa qué es lo que tu cuerpo,  mente o seres queridos están pidiendo.

Ver: 10 situaciones cuando debes ser perezoso para ser exitoso

6. Aprende a usar un horario

Saca tu agenda para anotar los días y las horas que vas a dedicar a tu emprendimiento. Incluye también los tiempos que dedicarás al descanso y las actividades que te motivan.

Ver: Cómo crear tu empresa un día a la semana

Considera tu ritmo natural al hacerlo. Si eres muy activo por las mañanas, pon las tareas más pesadas a primera hora. Si por el contrario, eres animal nocturno, planea las actividades que no requieren gran esfuerzo para el inicio del día.

No importa si sólo tienes un pequeño espacio en toda la semana. Lo importante es que hagas el compromiso contigo mismo de cumplir. Esto te ayuda de dos maneras:

  • Evita que solo trabajes en tu negocio cuando estás de buenas
  • Si descansas y haces las actividades que te motivan, es muy probable que tu estado de ánimo mejore, impulsando tu productividad y tus ganas de trabajar

Si no estás acostumbrado a usar un horario, puede ser un poco difícil, sobre todo al principio. Si un día fallas con tu compromiso reflexiona por qué sucedió así. Toma medidas para que no se repita.

Implementa estas 6 sugerencias lo más pronto posible. Comienza haciendo lo que te parezca más sencillo y poco a poco ve incorporando las demás. La próxima vez que te sientas desmotivado, tendrás un sistema de seguridad que no te dejará caer.

¿Qué te motiva cuando no tienes ganas de trabajar? Comparte en los comentarios

Continuar leyendo: 6 actitudes que te impiden alcanzar el éxito plenamente

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

AHORA SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO. REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend