Por qué los mejores estudiantes rara vez se vuelven ricos o famosos

Un investigador de la Universidad de Boston que siguió las vidas de diferentes estudiantes graduados con las mejores calificaciones durante sus años en el colegio, encontró lo siguiente:

Todos los que se graduaron con promedios superiores a 4.0 lograron entrar a las mejores universidades y después, consiguieron un buen puesto de trabajo. Nada inesperado hasta ahora. 

Pero, ¿cuántos de estos estudiantes número uno el colegio van a cambiar el mundo o dirigirlo? La respuesta parece ser clara: cero.

Esto según Eric Barker autor del libro Barking Up the Wrong Tree, la sorprendente ciencia detrás de por qué todo lo que sabe del éxito es (en su mayoría) incorrecto.

Para el autor, si bien los estudiantes más destacados generalmente tendrán éxito, pocos de ellos lograrán el tipo de éxito soñado con el que la mayoría de personas aspira. 

En cambio, los jóvenes que luchan, o no disfrutan particularmente, la educación formal, tienen más probabilidades de llegar allí. De hecho, un estudio de 700 millonarios en Estados Unidos encontró que su promedio era apenas de 3.0.

¿A qué se debe este fenómeno? Para Barker existen dos posibles razones:

1. “Las escuelas recompensan a los estudiantes que consistentemente hacen lo que se les pide” – y la vida recompensa a las personas que se arriesgan

powerpoint hace estupidos los estudiantes

Karen Arnold, líder de la investigación de la Universidad de Boston plantea que “esencialmente estamos premiando el conformismo de hacer siempre lo que se dice y lo que dictamina el sistema”. O en otras palabras:

Quienes son excelentes en el colegio se limitan a hacer lo que se les pide. Comparte en Twitter

Ejemplos hay muchos, leyendo las biografías de los líderes más influyentes del mundo y de diferentes pensadores, la mayoría de ellos se les ocurrió una solución inmediata a algún problema político, social o científico, sin que nadie les dijera que lo tenían que hacer.

“En el colegio las reglas son claras, en la vida no. Así que en cierta medida, no jugar según las reglas es ventajoso una vez salgas de un sistema cerrado como lo es la educación.”

Hacer lo que siempre se ha hecho y se ha pedido nunca hizo famoso a nadie

2. Los colegios premian a quienes hacen las cosas bien en general, pero el mundo real premia a los apasionados y expertos en lo que hacen.

curso-gratuito-de-una-universidad-en-silicon-valley

Aunque estés fascinado con la asignatura de historia en el colegio, no puedes pasar todo el tiempo estudiando el Renacimiento, ya que en algún punto tendrás que cumplir con tus otros compromisos y tareas.

A diferencia del colegio que tienes que “destacarte” en todo, una vez entras en el mundo laboral, necesitarás sobresalir en un tema en particular– y lo otros conocimientos o habilidades no importarán tanto.

El estudio encontró también que los estudiantes que verdaderamente disfrutan de aprender tienden a luchar en la escuela secundaria, ya que consideran que el sistema educativo “sofoca” y  no les permite perseguir sus pasiones.

En una entrevista a Business Insider, Karen Arnold complementó: “Quienes fueron excelentes en el colegio apoyan el sistema, se vuelven parte de él, pero no lo cambian”

En conclusión, esto no quiere decir que si fuiste un alumno brillante en el colegio no lograrás alcanzar el éxito, claro que lo harás y muy bien, pero tienes que tener en cuenta que seguir las reglas al pie de la letra no te llevará a la cima.

Tomar riesgos, llueve, truene o relampaguee es la clave para romper barreras y llegar alto.

Continuar leyendo: Por qué los estudiantes mediocres terminan siendo más exitosos

Fuente

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

AHORA SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO. REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend