Aprender a decir no nunca fue tan fácil con estas 9 estrategias

¿Quieres aprender a decir no? ¿Eres como la mayoría de personas que son incapaces de rechazar una propuesta? La falta la asertividad para rechazar una invitación, un favor o compromiso, pueden afectar tu calidad de vida.

El problema con esto es que tu incapacidad de decir no, o no querer aprender a decir no, implica que tengas que dedicar tu tiempo y energía a las prioridades de los demás, dejando las tuyas de lado.

Como si estas no fueran lo suficientemente importantes.

Si quieres hacer realidad tus proyectos, crecer profesionalmente y tener tiempo para ti, y lo que es importante, tendrás que aprender a decir no.

Estrategias para aprender a decir no de manera fácil y elegante:

A continuación tienes 9 estrategias para que se te haga más fácil decirlo y poder dedicarte a tus prioridades.

Recuerda que la importancia de aprender a decir no radica en el costo de oportunidad.

Es decir, cada vez que aceptas hacer algo que no quieres, simplemente por quedar bien con los demás, estás perdiendo al oportunidad, tiempo y recursos para hacer algo que realmente quieres hacer.

Así que utiliza esta estrategias para aprender a decir no, y comienza a aplicarlas las próxima vez que te hagan una propuesta o invitación que no te llame mucho la atención.

1. Conoce tu no:

Lo primero que debes hacer par aprender a decir no es identificar qué es importante para ti y que no es.

Para poder decir no primero tienes que tener claro a qué le deseas dedicar tu tiempo y qué propuestas rechazar. Este es el fundamento a partir del cual tomarás tus decisiones.

2. Sé agradecido:

Analízalo de la siguiente manera: Si te están pidiendo ayuda se debe a que confían en ti, en tus habilidades y capacidad para asistirlos.

Basados en esto, lo primero que harás una vez te piden algo es dar las gracias por tenerte en cuenta. Sin que esto significa que vayas a decir que sí.

Ver: Ser agradecido durante 60 segundos al día y sus 5 beneficios

3. No digas no a la persona, sino a la petición:

Deja claro que no estás rechazando a la persona, sino declinando a la petición o invitación. La manera de aprender a decir no a la propuesta, y no la persona, es dejando claro que admiras su trabajo, dedicación y generosidad.

Debes ser honesto con tu deseo de quererte quedar o no, ser amable para explicarle la razón por la cual no puedes y de esta manera no hacer sentir rechazado a quien te hace la invitación.

4. Explica tu razón de fondo:

aprender a decir no

Crédito: Shutterstock

A la hora de aprender a decir no, debes saber que no importan tanto los detalles, importa la razón de fondo. Puede ser que estés cansado, que tengas mucho trabajo, que no estás de humor, o tienes otros compromisos.

Sé lo más sincero posible y no utilices excusas para quedar bien, ya que estas podrían jugarte una mala pasada y hacerte ver mal.

Piénsalo de la siguiente manera: Esta podría ser una excelente oportunidad para salir de tu zona de confort.

5. Muestra tu determinación y no te dejes intimidar:

Si luego de dar tus razones, la otra persona sigue insistiendo tendrás que aplica la misma estrategia de ellos: mostrar tu determinación. La mejor frase que puedes decir es la siguiente:

“Sé que no te rindes con facilidad, pero yo tampoco”

6. Practica, practica y practica

Para aprender a decir no puedes empezar con situaciones donde se te haga más fácil decirlo, donde no hayan muchos riesgos y la otra persona pueda entender.

Desde el postre que te ofrecen hasta los vendedores en la calle; practícalo cuando estés a solas, esta es la mejor manera de desarrollar el músculo del no.

Ver: Las 5 disciplinas innegociables de las personas exitosas

7. Fija un no preventivo

Para esas ocasiones donde ya sabes que te van a pedir algo que no quieres hacer o con lo que no estás de acuerdo, deberás aprender a decir no antes de que te pidan algo.

Disimuladamente hazle saber que estás muy ocupado; en el caso de que sea tu jefe, cuando este te tipa algo, recuérdale la conversación previa.

8. Acepta que perderás oportunidades:

Cuando decides enfocarte en tus prioridades estás aceptando por defecto que perderás nuevas oportunidades.

Como mencionamos, esto se conoce como costo de oportunidad y está bien hacerlo cuando tienes muy claro tus prioridades. Cuando dices no a algo, estás reafirmando tu compromiso con lo que sí quieres hacer.

Ver: 15 Claves para dejar una primera impresión que jamás olvidarán de ti

9. Ármate de valor:

Debes eliminar esa sensación de culpa por no querer ayudar los otros. Recuerda que las propuestas son para hacerlas pero estas no implican que siempre debas decir que sí.

No estás siendo un mal amigo, simplemente tienes claras tus razones.

Es posible que hablen mal de ti, que digan que estás poco comprometido con tu trabajo o que no apoyas a los demás; en estas circunstancias, entiende que este es el costo que debes pagar para recuperar la tranquilidad en tu vida.

Libros recomendados:

En conclusión todo es cuestión de práctica, y el músculo de no, no es la excepción.

Hoy en día las personas responden sí instintivamente a todo lo que les piden, sin embargo, en un mundo de tantas interrupciones y exigencias, aprender a decir no es la manera más elegante de ser productivos.

Continuar leyendo: 10 Características de personas mentalmente frías para tomar decisiones

*Este artículo se baso en el libro 4 Segundos escrito por Peter Bregman

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

AHORA SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO. REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend