Cómo aprender a meditar y silenciar tu mente en 10 pasos

Cuando el estrés y los problemas agobian, aprender a meditar aparece como un método ideal para drenar ese tipo de pensamientos y cargas emocionales.

El objetivo principal de la meditación, además de recibir muchos beneficios mentales, físicos, espirituales y emocionales, es el desarrollo de la conciencia.

Actualmente muchas personas han querido aprender a meditar y en este artículo te explicaremos –con lujos de detalles- cómo se hace para lograr silenciar tu mente.

Si eres un principiante en la meditación no te preocupes, esta práctica no es excluyente y cualquiera puede emprenderla.

Entrenar la mente para conseguir diversos beneficios es una de las mejores cosas que podrás aprender. Lee con atención todos lo que explicaremos a continuación para que puedas aprender a meditar.

¿En qué consiste la meditación?

El arte ancestral de la meditación, cuya palabra viene del latín meditatĭo, consiste en otorgarle una mayor libertad emocional y mental al ser humano.

Procura, también, educar la mente e inducir la conciencia por medio de varias técnicas (concentración y atención).

La meditación también te ayuda a cobrar conciencia y a establecer una poderosa conexión con tu interior, dándote paso a un mejor entendimiento de la vida y otorgándote una vía para aspirar una gran evolución en varios aspectos.

En un estado de profunda relajación, que puede conseguirse a través de las varias formas de meditación, la persona practicante puede alcanzar un profundo estado de relajación, que puede llegar a mejorar su salud.

Aunque el origen de las prácticas de meditación moderna está en la cultura de algunas religiones asiáticas, como el budismo, miles de personas de diferentes credos han decidido aprender a meditar por sus comprobados beneficios.

Ver: 105 Frases de Dalai Lama para encontrar la felicidad y paz interior

Para resumir, la meditación conecta a la persona con el interior de su ser y lo hace llegar a un sólido punto de concentración y relajación mental que desemboca en una plena paz interior.

Esto, por supuesto, se logra haciéndolo constantemente. En tu primer día de práctica no llegarás a este punto, pero si lo conquistarás a medida de que avances en este método.

Beneficios de la meditación para el ser humano:

beneficios de aprender a meditar

Los beneficios que reciben las personas que deciden emprender la práctica de la meditación son muy variados.

El individuo percibirá cambios fisiológicos y mentales que, por si fuera poco, han sido comprobados en varios estudios científicos importantes.

Si estás conociendo los pasos de cómo aprender a meditar, los beneficios que tiene esta práctica seguro te darán el impulso para iniciar.

Beneficios de la meditación para la salud:

Estos son algunos de los beneficios más destacados para la salud que ofrece la meditación:

– Con un constante ejercicio de la meditación, el cuerpo alcanzará un mejor estado de salud. Se estimula el sistema inmunológico, calma los dolores y disminuye las inflamaciones.

– Favorece una recuperación rápida cuando se sufre una enfermedad o lesión. Ayuda a las personas que han sufrido accidentes cerebrales, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurológicas, entre otras.

– Cuando decides aprender a meditar y lo practicas regularmente disminuye la tensión alta y la hipertensión.

– La meditación, aunque sea difícil de creer, ralentiza el envejecimiento. Te mantendrá joven tanto física como mentalmente.

– Estimula el metabolismo lo que significa que favorece la pérdida de peso y la gestión del mismo.

– Hará que tu salud mental se fortalezca, además de hace lo mismo con la resistencia emocional.

– Si tienes problemas para conciliar el sueño, aprender a meditar te ayuda con el insomnio. Según varios estudios científicos, las personas que meditan regularmente tienden a presentar altos niveles de melatonina –la hormona que combate el insomnio- en su organismo.

– La meditación es capaz de reducir los dolores de cabeza y la migraña.

– Uno de los beneficios más importantes de esta práctica es su capacidad para mejorar la respiración, evitando que aparezcan enfermedades asociadas como el asma.

Los beneficios mentales de la meditación:

Como lo puedes ver, aprender a meditar tiene grandes beneficios para la salud. No obstante, también existen otro tipo de beneficios mentales, que te serán de gran ayuda para tu vida interior.

– La meditación mejora la empatía y la compasión de quienes lo practican. También promueve la solidaridad e incrementa la resiliencia en momentos difíciles.

– Está demostrado que la meditación mejora la atención y la memoria. Te mantendrá enfocado y te hará menos olvidadizo.

– Practicar la meditación no te hará alguien menos solitario. Al contrario, tu círculo social aumentará, como tus conexiones sociales. Reduce la soledad.

– Aprender a meditar disminuye la ansiedad, te ayuda a quitar el estrés y tratar la depresión. Problemas que afectan mucho a las personas en la actualidad.

– La meditación te ayuda a aumentar la sabiduría y ofrece perspectiva.

La meditación te puede hacer más inteligente:

Como meditar incrementa coeficiente intelectual

De igual manera tu cerebro también se verá beneficiado. Con la meditación se incrementa el grosor cortical, sobre todo en las zonas relacionas con la introspección.

También acrecienta la materia gris y el volumen del cerebro, haciendo énfasis en las áreas que nivelan las emociones positivas y el autocontrol.

Tanto así, que nuevos estudios neurocientíficos coinciden que, con este simple hábito, puedes aprender cómo ser más inteligente.

Para empezar, existen dos tipos de inteligencia que debes entender para poder incrementar tu coeficiente intelectual.

Los dos tipos de inteligencia:

Existen dos tipos de inteligencia: la cristalizada y la fluida.

La inteligencia cristalizada es tu habilidad para usar información. Se trata de tus aptitudes y experiencias. Estas aumentan con la edad y es utilizada por la mayoría de las culturas occidentales.

La inteligencia fluida es tu habilidad para identificar patrones, usar la lógica y resolver problemas. En esencia, implica tu creatividad, conciencia e innovación.

Es fácil aumentar tu inteligencia cristalizada; puedes leer más, recopilar más datos, escuchar podcasts, etc.

Sin embargo la inteligencia fluida es diferente, comúnmente se había pensado que tomaba mucho más tiempo desarrollarla; hasta ahora, ya que nuevos estudios han demostrado algo sorprendente respecto a aprender a meditar.

Se ha demostrado que la clave para aumentar tu inteligencia fluida es la meditación. Esta además de ser buena para tu salud mental.

meditacion coeficiente intelectual

La EEG descubrió que los participantes que usaron el Entrenamiento de Ondas Cerebrales (brainwave) –una forma específica de meditación– desarrollaron una ganancia de 23% en su coeficiente intelectual.

Este resultado fue de larga duración. Un año después los participantes que siguieron y aprendieron cómo meditar demostraron haber desarrollado sus habilidades creativas y de concentración.

Este estudio publicado en Consciousness and Cognition mostró que, justo después de 4 días de meditación diaria, los participantes evidenciaron mejoras en la memoria, la concentración y bajaron sus niveles de estrés.

La principal razón por la cual aprender a meditar mejora tu coeficiente intelectual se debe a que disminuye la actividad de las ondas cerebrales, lo que permite al cerebro aumentar su plasticidad y reorganización.

La meditación debe practicarse a diario:

Con todos estos beneficios, aprender a meditar debería convertirse en una prioridad. Hacerlo parte de tu rutina diaria te proporcionará todas estas provechosas cualidades.

La importancia de la meditación diaria radica en el hecho de que la misma es un medio para el encuentro de la persona con sigo misma.

Al existir esta conexión, el meditador limpia y aumenta el poder de su mente, aumenta su capacidad para recordar y conseguirá una nueva capacidad para la resolución de los problemas que se le presenten.

Técnicas de meditación:

Tecnicas de meditacion

Para tener una meditación exitosa es recomendable seguir una serie de pasos. Sin embargo, lo más importante es estar presente durante la sesión de meditación.

Esto no significa estar concentrado, sino de estar presente, tanto mental como físicamente con tu ser interior.

Cuando estás presente, logras que los pensamientos fluyan, dándote ideas claras y perspectiva.

¿Cómo estar presente durante la meditación? Para conseguirlo existen varios métodos. Estos son algunos:

Tratak:

Este ejercicio es muy efectivo. Consisten en concentrar los ojos en un objeto externo o en un punto inmóvil, sin pestañar.

Luego se deben cerrar los ojos e imaginar el objeto tal y como es. Con este método conseguir agudizar tu atención y llegar a la concentración.

Concentración en flor:

Para llevar a cabo este ejercicio solo tendrás que cerrar los ojos y pensar en un jardín lleno de flores. Cuando tengas esta imagen en tu cabeza procederás a concentrarte en una sola flor.

La persona deberá visualizar su color, su forma, su aroma y textura. A continuación, se debe mantener la concentración en la flor seleccionado por unos minutos.

Concentración de sonido:

Para llegar a la concentración con esta técnica debes fijar tu atención en un sonido, como el tic-tac de un reloj, por ejemplo. Cuando sientas que te mente se empieza a dispersar, solo debes llevarla al tic-tac.

Para realizar este ejercicio con éxito es importante hacerlo en una habitación alejada de ruidos molestos. Pero si este no es el caso no hay problema, puedes tomar el sonido que más resalte.

10 Pasos para aprender a meditar:

Luego de que estés concentrado, sigue estos pasos para meditar.

1. Encuentra un sitio dentro de tu casa para meditar con tranquilidad. Puede ser en tu habitación, jardín o en la terraza. Lo importante es que nada te perturbe. Si sientes que no es el área adecuada, cámbiala.

2. Acostúmbrate a meditar siempre a la misma hora. Procura que sea un momento en que tu mente esté libre de los problemas cotidianos. Lo ideal es hacerlo al amanecer o al atardecer, y si tienes la posibilidad, hacerlo dos veces durante el día.

3. Adopta una posición que te brinde comodidad. Siéntate en una silla con la espalda, el cuello y la cabeza erguida.

4. Haz que tu mente este quieta durante los minutos que dure tu sesión de meditación. Esto no significa que no tengas pensamientos, simplemente déjala estar presente.

5. Concentra tu atención en la respiración, que debe hacerse lentamente inhalando y soltando aire por la nariz. Establece un ritmo de respiración que sea cómodo para ti.

6. Deja que tu mente de vueltas, ya que si intentas controlarla se hará insoportable. Esto implica dejar que tus pensamientos lleguen, y se vuelvan a ir. No controles, solo está presente sin forzar el momento.

7. A medida que vaya avanzando la sesión, irás llevando tu mente a la concentración total. En una especie de transe, donde estás presente pero sin el ruido y barullo de tu mente.

8. Cuando obtengas tu punto de concentración debes mantenerlo durante lo que dure la sesión. Sin presionar, solo estando ahí, en silencio, sintiendo tu respiración y momento de calma.

9. Aprender a meditar se alcanza cuando tienes pensamientos puros, pero al principio seguirás con la conciencia de dualidad. Si sientes que estás en una batalla con tu mente, suelta ese pensamiento y continúa enfocándote en tu respiración.

10. Con la práctica, esa dualidad desaparecerá y alcanzarás la meditación profunda.

Mantras para meditar:

mantras para meditar

Los mantras son sonidos o frases que se repiten muchas veces –en voz alta o internamente- para calmar la mente y aumentar la concentración durante la sesión de meditación.

Al contrario de lo que se puede creer, los mantras no son frases elegidas al azar ya que contienen una importante carga espiritual y su vibración se similar a sonidos de la naturaleza.

Con los mantras se consigue programar ideas para cambiar patrones de conducta y alejar la negatividad y atraer los pensamientos positivos.

Estos sonidos, que provienen del sánscrito (una lengua clásica de la India), eran utilizados por antiguos sabios para meditar con armonía.

Estos son algunos de los mantras más conocidos:

Om:

Es el mantra más popular y se dice que es el más poderoso que se puede evocar. Su pronunciación y vibración contienen una energía vital sin igual que atrae muchas cosas positivas.

Maha mantra:

El Maha mantra ayuda a alcanzar la paz mental y la salvación del ser. Se repite y se pronuncia de esta forma: “Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare, Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare”.

Om namah shivaya:

Este mantra sirve para aumentar la confianza, la autoestima y la compasión. Se repite tres veces durante la meditación y esto es lo que siginifica: “Me inclino ante Shiva, la deidad suprema de la transformación que representa al ser más elevado y verdadero”.

Om tare tuttare:

Este mantra llama a la fuerza interior del individuo para dejar atrás todo tipo de limitaciones. Activa la fe y la valentía ante los obstáculos.

Mantras propios:

Si deseas pronunciar mantras poderosos propios puedes hacer con las siguientes palabras: “crecer”, “avanzar”, “felicidad”, “soy luz”, “tengo valor”, entre otros.

Se recomienda usar este tipo de mantras por un tiempo y luego cambiarlos. Los más expertos señalan que hay que evitar frases con la palabra “no”. Así que descarta oraciones como “no tengo miedo” o similares.

Libros recomendados:

¿De dónde viene la meditación?

Para terminar, es importante conocer un poco la historia de esta práctica milenaria cuando deseas aprender a meditar.

Se cree que el origen de la meditación está en la India, uno de los países más grandes de Asía del Sur. Se dice que luego de su popularización en dicha nación, la meditación llegó a los países cercanos y encontró lugar en varias religiones.

Inclusive, los primeros registros que se tienen de la meditación se encontraron en las tradiciones del vedantismo –una escuela de filosofía- de 1500 antes de Cristo (a.C).

También algunos arqueólogos han descubiertos jeroglíficos en la India con figuras de personas en posición de meditación. Según los especialistas, estos grabados son del año 3000 antes de Cristo.

Por estos descubrimientos, se puede indicar que la meditación es una práctica con 5 mil años de antigüedad.

Filón de Alejandría, conocido por ser uno de los filósofos más importantes del judaísmo, fue uno de los primeros conocedores de la meditación en occidente.

Se dice que él había escrito sobre unos ejercicios espirituales en la que se necesitaba atención y concentración.

Mientras tanto, el budismo se transmitió con la apertura de la ruta de la seda en los países orientales. Gracias a eso, la meditación llegó a Japón en el siglo VIII, al igual que al Medio Oriente y Europa.

Ahora que ya conoces sobre todos los aspectos claves para aprender a meditar, ya puedes iniciar con tus sesiones. Recuerda que la práctica y la constancia harán que mejores con este arte cada vez más.

Continuar leyendo: Cómo ser feliz en la vida: Renuncia a estos 35 hábitos

Send this to a friend