Sentirse fracasado es una buena señal sugiere nuevo estudio de Stanford

Según una reciente investigación de la Universidad de Stanford, sentir que todavía tienes algo qué demostrar te hace seguir luchando.

¿Eres de esas personas trabajadoras que nunca se conforman? De ese tipo de personas que, sin importar los logros que han alcanzado (un buen trabajo, unas finanzas personales admirables y el reconocimiento de los demás), siente que aun no ha logrado su nivel de grandeza?

Siempre estás preocupado por el hecho de que puedes lograr más?

Si es así, es probable que te sientas mal en comparación con tus competidores, los cuales se conforman de una manera mucho más fácil. No obstante, de acuerdo a una nueva investigación de Stanford, tu ambición tiene efectos sumamente positivos. (Estudios 1, 2)

El hecho de sentirse fracasado, o que no has alcanzado el éxito, resulta ser una muy buena señal de que alcanzarás grandes cosas en la vida.

Por qué sentirse fracasado no siempre es algo malo

Para esta investigación, el profesor de Stanford Szu-chi Huang y sus colegas pidieron a 136 participantes que jugaran un juego por dinero en el que debían memorizar y luego nombrar una lista de colores.

No solo controlaron el rendimiento de los jugadores, también qué tan en serio se tomaban la competencia y qué tan exitosos se sentían en diferentes etapas del juego.

Lo primero que encontraron fue que la complacencia, es decir, el sentimiento de que ya eres exitoso, condenó a los participantes durante el juego. Un estudio de seguimiento más amplio en el tiempo, que involucró una campaña de libros de beneficencia, confirmó este efecto:

Si sientes que ya lo has logrado, es mucho más probable de que sufras una reducción en tu motivación y pierdas la carrera en los últimos kilómetros.

“Las personas que lideran subestiman el esfuerzo que necesitan invertir, por lo tanto se relajan prematuramente”, agregó el profesor Huang en los comentarios de la investigación.

O dicho de una manera más clara:

La insatisfacción no es del todo placentera, pero te hace mantener el hambre y el enfoque por alcanzar el éxito. Sentirse fracasado tiene su utilidad.

Cómo mantenerte con hambre de éxito sin enloquecerte

Lo que acabas de leer no significa que estar constantemente castigándote por malos resultados en el corto plazo, o estar comparándote obsesivamente con los demás, sea la manera de vivir. La clave está en utilizar estos rasgos para sacar una ventaja mental, no al contrario.

De acuerdo a la investigación de Stanford, lo importante no es compararte con lo que han logrado los demás (esto eliminaría rápidamente la motivación), sino enfocarte en tus propios estándares preguntándote si el rendimiento que estás teniendo y la dedicación cumplen con tus expectativas.

De esta manera, podrás evitar la complacencia que es una de las principales enemigas del éxito, y consecuentemente, dejar de compararte con lo que hacen los demás que te roba la felicidad.

Continuar leyendo: 25 señales que indican que ya eres exitoso y no te has dado cuenta

Fuente

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

AHORA SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO. REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend