Cómo ser disciplinado y dejar de postergar lo importante en 12 pasos

Aprender cómo ser disciplinado es fundamental para conquistar todas las metas que te propongas en la vida, independientemente de que sean personales, académicas o profesionales.

Esto se debe a que la disciplina está estrechamente vinculada con la voluntad y el deseo de hacer las cosas oportunamente, incluso cuando no sientas tantas ganas de seguir adelante.

Cuando eres disciplinado entiendes la importancia de terminar lo que comienzas, cumples con tus compromisos y entregas lo que prometes, aun cuando no es fácil de hacerlo.

Por eso es importante que desarrolles comportamientos, aptitudes y habilidades que te ayuden a entender cómo ser disciplinado; pues muchos consideran que en eso radica la clave del éxito.

La disciplina es tu mejor aliada:

Tal cual, y en este punto queremos invitarte a pensar en aquello que quieres lograr desde hace un rato, pero que aun está en tu lista de propósitos pendientes.

¿Por qué no lo has logrado?, ¿será por falta de tiempo?, ¿por cansancio?, ¿o tal vez porque no te has dedicado seriamente a conquistar ese sueño que tanto anhelas?

Si la respuesta es que no has tenido el compromiso necesario para seguir adelante, en este artículo te explicaremos cómo ser disciplinado y darle un giro por completo a tu vida.

¿Cómo lograr la disciplina?

La disciplina hace referencia a la capacidad de actuar con orden y perseverancia para conseguir o alcanzar un determinado bien.

Por ejemplo, si deseas aprender un nuevo idioma debes disciplinarte y apegarte a un plan de estudios que te permita avanzar paulatinamente hacia tu meta.

Esto implicaría estudiar al menos una hora diaria esa nueva lengua, así como realizar ejercicios gramaticales, de pronunciación, entablar conversaciones con otros estudiantes, etc.

Al final, si eres lo suficientemente disciplinado como para apegarte a ese plan de estudio, lo más probable es que te conviertas en bilingüe, tal como lo imaginaste.

La cuestión es que, saber cómo ser disciplinado no es algo innato en el hombre, pero sí tienes la posibilidad de darle un vuelco a tus viejas costumbres, cambiar tus hábitos, o comportamientos, para alcanzar todo lo que te propongas.

Pasos para aprender cómo ser disciplinado:

como ser disciplinado habitos

El punto de partida para saber cómo ser disciplinado consiste en hacer un análisis introspectivo de tu vida. Piensa en las siguientes preguntas:

¿Dónde estas?
¿Qué has logrado y qué no has logrado?
¿Si aprovechas el tiempo, o lo desperdicias en actividades poco productivas?
¿Cuántas horas duermes?

Responder todas estas preguntas personales te permitirá detectar las posibles fallas que estás teniendo, y que de una u otra manera te impiden ser disciplinado.

Y una vez que sepas lo que está bien, así como aquello que debes modificar, deberás establecer un plan de cambio para ordenar tu vida y encauzarla en la dirección correcta.

A continuación te compartiremos unas cuantas recomendaciones importantes para que aprendas cómo ser más disciplinado en las diferentes áreas de tu vida:

1. Dile adiós a las distracciones: 

Uno de los mayores problemas que tienen las personas, indistintamente de su edad, es que se distraen muy fácilmente, y por lo tanto, olvidan la importancia de mantener la disciplina.

Cada vez son más los elementos distractores que tenemos a nuestro alrededor: los teléfonos inteligentes, la música, la televisión, una serie nueva, entre muchas otras.

En efecto, lo más preocupante del caso es que tenemos las distracciones literalmente al alcance de nuestras manos.

Digamos que basta con que tomes el celular para revisar tus redes sociales, para que pierdas horas de estudio o trabajo, que difícilmente podrás recuperar.

Cómo mantener el enfoque en un mundo lleno de distracciones:

Aprender cómo ser disciplinado que tengas una muy buena administración del tiempo, al igual que mantener la concentración en tus asignaciones diarias. Para lograr esto, aquí te compartimos algunos pasos:

Entonces, lo más sabio es que sigas estos pasos para mantenerte enfocado en tus asignaciones diarias, y para que de esa manera sepas muy bien cómo ser disciplinado:

– Realiza tus actividades en un lugar apropiado: 

Si estudias o trabajas desde casa es recomendable que realices tus deberes en un estudio o biblioteca, en lugar de quedarte en la cama.

Cumplir con tus quehaceres en el lugar apropiado te ayudará a ahorrar tiempo y horas de trabajo porque estarás 100% enfocado, y podrás terminar tus pendientes más rápidamente.

 – No uses tus equipos electrónicos:

Sabemos que esto puede ser muy complicado, especialmente porque tenemos una gran necesidad de mantenernos conectados con el mundo 2.0 la mayor parte del tiempo.

Sin embargo, debes hacer el esfuerzo y no revisar tu smarthpone, computadora, o tablet, durante tus jornadas de estudio o trabajo (a menos que sea por cuestiones de trabajo), porque solo te retrasarás cada vez más en lo que quieres hacer.

Ponte metas diarias y apégate a ellas, y mejor aún, define un horario en el que puedas adelantar tus pendientes para luego poder relajarte o distraerte mientras revisas tus redes, ves videos, ganas dinero por internet, o chateas con tus amigos.

– Ten un cronograma: 

Elabora un cronograma que funcione como una especie de agenda para que sepas lo que aun tienes pendiente, y cuánto tiempo necesitas para ponerte al día.

Una buena idea consiste en definir fechas y horarios de trabajo; de esa manera sabes exactamente cuáles son tus prioridades, y cuán duro debes trabajar por no dilatarlas.

2. Motívate:

Es imposible saber cómo ser disciplinado si no te sientas motivado, o si no tienes una fuente de inspiración cercana.

Digamos que si necesitas entregar un reporte mensual en el trabajo, pero nadie monitorea tus avances, ni te fija fechas concretas de entrega, pues es muy probable que no te sientas motivado o presionado a cumplir con tu parte.

Paralelamente, es bien sabido que las personas más exitosas y disciplinadas encuentran en sí mismas su motivación, pero la mayoría de ellas trabaja en su Programación Neurolingüística y en su inteligencia emocional con muchas ansias.

3. Fíjate recompensas: 

blog personal crecimiento

No eres una máquina, y por lo tanto es imposible que seas disciplinado en todo momento o circunstancia.

Hay muchos factores que pueden entorpecer tu disciplina; como el cansancio, el estrés, la mala alimentación, la falta de sueño, o las malas relaciones interpersonales.

Por otra parte, puede que no estés afrontando ninguno de estos escenarios, pero que simplemente sientas deseos de postergar, o de dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

Eso es válido porque eres humano, pero lo ideal es que estos casos sean cada vez más esporádicos, y para ello es vital que te fijes recompensas.

Acá te compartiremos una idea: comprométete con ser productivo durante unas 8 horas diarias, y luego recompénsate con algo que te guste mucho, como comer un helado, salir al parque, ver una serie, etc.

De esa manera te mantendrás motivado a conservar tu disciplina, y serás cada vez más productivo y eficaz al realizar tus tareas cotidianas.

4. Rodéate de personas disciplinadas:

Aunque no lo creas esto puede marcar una gran diferencia en tus actitudes y comportamientos.

La disciplina es como un músculo que debes entrenar a diario para que crezca y se fortalezca, y en este punto las personas disciplinadas son como el principal alimento de dicha musculatura.

Por este motivo es sumamente importante que estudies, trabajes, o realices actividades con individuos que tengan una alta motivación al logro, y que hayan entendido bien cómo ser disciplinados.

Algunas características de los disciplinados incluyen la proactividad, productividad, el trabajo duro, y la responsabilidad, así que si tienes a este tipo de personas en tus círculos académicos o laborales, entonces no dudes en convertirlas en tus principales aliadas.

5. Aliméntate saludablemente:

crecimiento personal alimentacion

Lo más seguro es que te preguntes cuál es la relación existente entre cómo ser disciplinado y la alimentación saludable. Básicamente, si no tienes hábitos saludables, es casi imposible que seas disciplinado.

Si estás cansado constantemente, somnoliento, o débil por no alimentarte de forma balanceada, pues difícilmente estarás de ánimo para cumplir con tus asignaciones diarias eficientemente.

Mientras menos sano comas, más propenso serás a desarrollar malos hábitos de estudio o trabajo, y esto sin duda se notará en tu rendimiento diario.

6. Haz ejercicio: 

como triunfar en la vida

Siguiendo con el argumento anterior, es importante que evites el sedentarismo para que puedas ser cada vez más disciplinado. Cuando haces ejercicio liberas endorfinas, y estos neurotransmisores te generan una sensación de bienestar inmediata.

Así como lo lees, la actividad física te genera felicidad, así que estarás a gusto contigo mismo, y te sentirás plenamente motivado a conquistar cualquier meta que te propongas.

7. Mantén el orden: 

Saber cómo ser disciplinado implica mantener el orden. No en vano se ha demostrado que la organización juega un rol vital para sentirte a gusto con el espacio en el que estudias o trabajas.

Entonces, comienza por limpiar y ordenar tu escritorio, estudio, oficina, o cualquier otra área en la que pases la mayor parte del día, para que te sientas más cómodo al estar allí.

8. No postergues tus tareas:

Sabemos que hay tareas que te cuestan más que otras, y que por lo general sueles dejarlas a un lado porque te causan incomodidades, pesares o molestias.

Sin embargo la clave está en no postergarlas, sino en salir de ellas cuanto antes para que no estés ansioso o preocupado por lo que aun te falta resolver ¿De acuerdo?

9. Deshazte de las tentaciones:

Tal como reza el dicho: “fuera de la vista, fuera de la mente”.

Aunque esto te parezca que no tenga sentido, la verdad es que tiene un poder en sí mismo, porque así funciona en la vida real, si apartas de tu vida todas las tentaciones, esto se verá reflejado en tu disciplina.

Si deseas alimentarte de manera más saludable empieza por dejar de comprar postres y comida chatarra. Si quieres incrementar tu productividad en tu trabajo, silencia o bloquea las notificaciones que recibes de las redes sociales.

Mientras menores sean las distracciones tendrás más concentración para lograr tus objetivos.

10. Empieza por hábitos sencillos:

como inviertes tu tiempo libre

Si piensas en todo lo que se requiere, quizás te desanimes en ejecutar hábitos de forma diaria. No obstante, no permitas que estas ideas cobren fuerza, en lugar de ello, empieza por practicar hábitos sencillos, aplicando el método Kaizen, y no te enfoques en querer cambiar todo de una sola vez, sino que poco a poco irás desarrollando las destrezas necesarias.

Si deseas estar en forma, comienza por ejercitarte unos 10 o 15 minutos en el día. Si lo que deseas es aprender a levantarte temprano, ve a la cama 15 minutos antes. Si quieres alimentarte de forma saludable, intenta preparar tus almuerzos durante la noche del día anterior.

Así puedes ir creando una lista e ir variando a medida que te sientas más preparado.

11. Cambia tu percepción respecto a la fuerza de voluntad:

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Stanford, la fuerza de voluntad de una persona depende de la manera en la cual la perciba.

Es decir, si tú crees que tienes poca fuerza de voluntad, no podrás cambiar este hecho, sino que tu creencia determinará la manera en la cual te comportarás en la vida cotidiana. Así que deja de limitarte y ve por tus metas.

Elimina las barreras que has creado en tu mente y cambia esta forma de ver el mundo por una en la cual logras todos tus propósitos. Así podrás motivarte para continuar persiguiendo tus sueños.

12. Está bien equivocarte: 

Si a pesar de todo nuestro deseo, los planes establecidos y los objetivos que nos habíamos trazado, no logramos alcanzar complemente nuestras metas, no te quedes en el sentimiento de tristeza, pues la idea es que aunque se presenten inconvenientes, puedas seguir adelante porque esa es la clave, continuar en el camino.

Las situaciones adversas se nos pueden presentar a todos, identifica qué ha ocurrido y continúa en cumplir tu meta. Si cedes paso a emociones negativas sólo conseguirás estar más lejos de alcanzar aquello que deseas. Empieza por perdonarte, aprender de las caídas e incorpórate nuevamente en la jugada.

Beneficios de ser disciplinado:

La verdad es que la lista de ventajas que te ofrece la disciplina es casi interminable, pero a medida que vayas sabiendo más sobre cómo ser disciplinado, las irás descubriendo por tu propia cuenta.

Aquí te compartimos algunos beneficios que obtienes cuando te conviertes en alguien disciplinado:

  • Te familiarizas con la creación de hábitos saludables.
  • Desarrollas tu fuerza de voluntad.
  • Te vuelves más productivo.
  • La proactividad se convierte en tu mejor aliada.
  • Logras trazarte metas que puedes alcanzar.
  • Mejora tu autoestima ya que te sientes a gusto contigo mismo por lograr lo que te propones.
  • Te mantienes activo e inspirado, y en consecuencia, estás cada vez más dispuesto a aumentar tus niveles de productividad.
  • Te conviertes en una persona que disfruta y valora el orden.
  • Evitas distracciones en tu escuela o en el trabajo.
  • No delegas tus responsabilidades.
  • Le dices adiós a la procrastinación.

Libros recomendados:

¿Estás listo para ser más disciplinado?

Ahora que sabes cuáles son los hábitos y consejos que debes seguir para ser más disciplinado, es muy probable que estés dispuesto a dar el primer paso.

Por ello queremos invitarte a cambiar tus costumbres y viejos hábitos paulatinamente, hasta que la disciplina se convierta en un valor indispensable en tu vida.

Continuar leyendo: Cómo triunfar en la vida y el trabajo: Las 10 habilidades indispensables

Escrito por Rita Colina

Periodista, experta en redacción SEO y Marketing Digital. Apasionada por la escritura y la lectura.

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

Boletín Semanal

Send this to a friend