Cómo vencer la pereza con 8 trucos en menos de dos minutos

Si quieres triunfar en la vida deberás aprender cómo vencer la pereza.

Todos la hemos sentido, la pereza es esa desagradable aflicción que afecta a la gran mayoría de seres humanos, es la que te impide trabajar a tu máximo potencial y te deja estancado en tu zona de confort.

Antes de explicarte cómo vencer la pereza, sería bueno recordarte lo que planteó Albert E.N. Gray:

“La persona exitosa tiene el hábito de hacer las cosas que a los fracasados no les gusta hacer. A ellos no es que les guste hacerlas pero su desagrado es controlado por el deseo de lograr la meta final”

En otras palabras, la gente perezosa permite que las pequeñas tareas no sean realizadas durante mucho tiempo. Las personas exitosas hacen que esas pequeñas tareas sean rápidas, indoloras y eficaces.

La pereza, el enemigo silencioso del éxito

El éxito es el resultado de pequeñas tareas hechas a lo largo del tiempo.

Así que para aprender cómo vencer la pereza, la clave se encuentra en darle la importancia que se merece a las pequeñas rutinas.

De hecho, muchos pensarán que para alcanzar el éxito se deben tomar grandes decisiones, cuando la realidad muestra que son los pequeños comportamientos tomados cada día, lo que influye en qué tan exitoso serás.

8 trucos sencillos para vencer la pereza:

La pereza se puede evitar, y para lograrlo debes optar por ciertas rutinas y comportamientos que te impidan sentirla.

A continuación te presentamos 8 trucos que te enseñarán cómo vencer la pereza de manera fácil para finalmente alcanzar tus metas y llevar un estilo de vida admirado.

1. Sé organizado:

El aspecto más importante para saber cómo vencer la pereza es la organización.

De hecho, muchas veces la razón por la cual no eres productivo no se debe a la falta de ganas, sino que el desorden y la basura hacen que parezca imposible comenzar.

Un espacio agradable, limpio y organizado de trabajo te permite ser más productivo, mientras que un lugar desordenado te invita a quedarte en el sofá.

Así que para aprender cómo vencer la pereza, separa unas horas al día para organizar tu puesto de trabajo, tu computadora, tu habitación y todos los espacios en los que pases la mayor parte del tiempo.

2. Haz una lista de tareas pendientes antes de dormir:

Es imprescindible escribir tus metas para que puedas visualizar exactamente lo que hay por hacer. Cada noche haz una lista de tareas pendientes en un cuaderno y escribe las cosas que se deben lograr al día siguiente.

Desde pequeñas tareas como ir al banco hasta las grandes como terminar proyectos. Todo lo que hay que hacer tiene que ir en la lista de pendientes. Ninguna tarea es demasiado grande o demasiado pequeña para no ir en esta lista.

Comprométete a cumplir con las tareas que tienes en esta lista de pendientes, cumplir con esto hará que vencer la pereza sea una actividad bastante sencilla.

3. Convierte tu lista de pendientes en tu prioridad:

Seguramente has sentido ese remordimiento de saber que tienes algo pendiente, pero no quieres hacerlo.

La única manera de vencer la pereza es comenzar a ejecutar. Deja de pensar en cómo te estás sintiendo y comienza a hacer.

En la mañana, cuando estás recargado de energía comienza con la tarea más difícil, aquella que requiere más tiempo y concentración. De esta manera, enfrentarás lo más complejo y dejarás para la tarde aquellas actividades que son fáciles de hacer.

Recuerda que entre más pienses qué tan tortuoso es hacer algo, más difícil será que lo lleves a cabo.

4. Vístete de acuerdo a la ocasión:

Aunque no lo creas, la forma en que te vistes influye en cómo vencer la pereza. Estar en pijama no ayuda mucho a querer comenzar a trabajar.

Mientras que el uso de ropa adecuada, y vestirte según la ocasión, puede ayudarte a sentir productivo, de querer asumir compromisos y cumplir con determinados objetivos.

Así que vístete para el éxito y desarrolla una mentalidad positiva y productiva.

Además, no puedes negar que cómo te ven, es cómo te tratan. Y si bien no se trata de lo que piensen los demás, sí importa el mensaje que le estás enviando a tu cerebro.

5. Sé consciente del tiempo que tienes:

En tu búsqueda de cómo vencer la pereza, debes saber que una de las razones principales por las cuales desperdicias tu tiempo, se debe a que tienes demasiado tiempo libre.

Entre más consciente seas de tu rutina, más fácil te resultará programar tus actividades y por ende ser más productivo.

Recuerda que, cuando tienes una rutina, es fácil cumplir con tus responsabilidades y compromisos, ya sabes lo que tienes que hacer y no tienes tiempo para sentarte a ver tu celular o para acostarte a ver tus series favoritas.

Puedes comenzar por desarrollar el hábito de levantarte temprano, de saber a qué hora te levantas y cuánto te demoras en comenzar a desarrollar tu tareas. Establece horarios específicos para iniciar y cumplir con tus metas.

Cuando controlas el tiempo que gastas haciendo tus actividades, te conviertes en un administrador de tu vida, la cual empezarás a organizar, inclusive de forma inconsciente.

6. Mantén una libreta de notas:

¿Alguna vez has tenido una grandiosa idea mientras estás conduciendo, caminando, sentado en un tren o en algún lugar donde no estás preparado para actuar sobre esta?

No alcanzas a imaginar los beneficios de tener una libreta a la hora de vencer la pereza.

Mantener una libreta, agenda, o hasta el tomador de notas de tu celular te permitirá actuar sobre estas ideas, recordar compromisos, y administrar tu tiempo.

Recuerda que la diferencia que existe entre la pereza y el éxito, es la decisión de actuar en esas pequeñas actividades que parecen insignificantes para todo el mundo.

7. Disfruta de un domingo diferente:

La sensación del deber cumplido luego de una semana productiva solo puede ser recompensada con un domingo diferente.

Hemos creado una guía con planes para hacer un domingo, de modo que aprovechas este día para recargar tus energías y empezar un lunes lleno de vitalidad.

Eso sí, ten presente que recargar energías no significa quedarte acostado en la cama, esto atrae pasividad a tu vida y lo que estamos buscando es aprender cómo vencer la pereza, no atraerla.

8. Delega las tareas que no te gustan:

El tiempo es uno de los recursos más importantes que tienes. Si te da pereza hacer actividades como:

  • Llamar a servicio al cliente,
  • Ir a la oficina de correos y enviar una carta,
  • Llamar clientes o enviar cotizaciones,
  • Ir al banco, entre muchas otras actividades.

Puedes buscar personas que se encarguen de realizar dichos compromisos. Es decir, puedes delegar estas tareas y tú enfocarte en aquellas cosas que son más importantes.

No obstante, no olvides que no todo lo puedes delegar y que lo más importante no es hacer las cosas simplemente por cumplir, sino por adquirir una experiencia y hacerlas de una buena manera.

Libros recomendados:

Cómo vencer la pereza en dos minutos:

vencer la pereza en minutos

Para terminar, queremos compartir contigo otra técnica clave para aprender cómo vencer la pereza en cuestión de segundos.

Tal y como habrás visto, la mayoría de cosas que tienes qué hacer y no haces, no son complicadas o difíciles. De hecho cuentas con las habilidades y el talento para realizarlas, sin embargo, siempre te las ingenias para no hacerlas por algún motivo.

Entonces, el problema no es que no seas capaz de hacerlas, es que la pereza no te deja. Y la única manera de lograrlo es haciendo que, independientemente del trabajo, actividad o labor que vayas a ejecutar, esta sea tan sencilla y tan fácil, que no podrás excusarte.

¿En qué consiste? Son solo dos pasos:

1. Si te toma menos de 2 minutos, hazlo inmediatamente

Es impresionante todas las cosas que hemos dejado de hacer y que solo toman dos minutos de nuestro tiempo.

Ejemplos como lavar los platos luego de comer, poner la ropa en la lavadora, sacar la basura, enviar un correo, lavarnos los dientes y muchas otras más, son muestra de hasta donde ha llegado nuestra pereza.

Entonces, si la actividad que vas a hacer te toma menos de 2 minutos, hazla inmediatamente, sin pensarlo.

2. Cuando vayas a tomar un nuevo hábito, solo puede tardarte 2 minutos

¿Pueden todos tus objetivos ser alcanzados en menos de 2 minutos? Obviamente no. Pero todos, independientemente del que tengas en mente, pueden ser empezados en 2 minutos o menos.

En esto consiste La regla de los 2 minutos.

Puede que esta estrategia suene muy básica para tus grandes objetivos de vida, sin embargo, ten la seguridad que esta funciona, y lo hace por un simple hecho: la física de la vida real.

La física de la vida real

Como el señor Isaac Newton explicó hace bastante tiempo, los objetos quietos tienden a quedarse de esta manera, mientras que aquellos que estén en movimiento tienden a quedarse en movimiento.

La regla de los 2 minutos funciona tanto para objetivos grandes, como para las metas pequeñas por la simple inercia de la vida.

De hecho, esta es la premisa detrás del Método Kaizen: Una vez tu empiezas a hacer algo, es mucho más fácil continuar haciéndolo. En pocas palabras, la magia de esta regla consiste en lo siguiente:

Todas las cosas buenas en la vida ocurren una vez decides empezar. Comparte en Twitter

Cómo aplicar la regla de los dos minutos a tus objetivos:

¿Quieres convertirte en emprendedor? 

Piensa como puedes ejecutar hoy esa idea de negocio. Aquí tienes 52 ideas de negocio para emprender.

¿Quieres convertirte en un mejor escritor?

Tan solo escribe una frase (la Regla de los 2 Minutos), y de repente te encontrarás escribiendo por un par de horas.

¿Quieres comer sanamente?

Come tan solo una fruta (la Regla de los 2 Minutos) y con el tiempo te sentirás inspirado a prepararte alimentos más sanos como ensaladas.

¿Quieres convertir la lectura en un hábito?

Lee una sola página de un libro nuevo (la Regla de los 2 Minutos) y cuando menos lo pienses, habrás acabado con los primeros capítulos del libro.

Ver: Cómo pasé de odiar la lectura a leerme un libro por semana sin esfuerzo

¿Quieres correr tres veces por semana?

Todos los lunes, miércoles y viernes ponte los zapatos para correr y párate en la puerta de tu casa (la Regla de los 2 Minutos) y terminarás poniendo una milla en tus pies y no un paquete de papas fritas en tu estómago.

Conclusiones

Aprender cómo vender la pereza requiere que cambies tu mentalidad. En el caso de la regla de los dos minutos, lo más importante es empezar, no solo la primera vez, sino cada vez. Cada día.

No se trata del rendimiento, se trata de conscientemente tomar acción, especialmente al principio, ya que más adelante tendrás la posibilidad de mejorar; por ahora, solo necesitas empezar.

Es posible que esta regla no funcione para ti, pero ten seguro algo, y es que nunca lo vas a saber si no te das la oportunidad de intentarlo.

El problema con la mayoría de artículos que lees, videos que miras y podcasts que escuchas, es que tú consumes la información, pero decides no hacer algo al respecto…así que hazlo diferente con este artículo, ejecuta la información que aquí tienes.

¿Qué quieres hacer? Tienes 120 segundos para empezar hacerlo.

Continuar leyendo: Cómo llevar un estilo de vida minimalista para vivir mejor con menos

Send this to a friend