Cómo renunciar a un trabajo y dejar las puertas abiertas en 5 pasos

Aprender cómo renunciar a un trabajo de manera inteligente es indispensable para construir una carrera profesional exitosa.

Independientemente de tu razón para renunciar a un trabajo; bien sea que tengas una mejor oferta de empleo, quieras emprender tu propio negocio o simplemente buscas cambiar de ambiente, hacerlo correctamente te permitirá dejar las puertas abiertas.

Y cuando hablamos de puertas abiertas no solo hablamos de la posibilidad de regresar a tu trabajo interior, sino de encontrar clientes o proveedores para un negocio, socios para tu emprendimiento o personas de interés para tu nuevo trabajo.

La importancia del trabajo en tu vida:

Hay un dicho muy famoso que dice que el trabajo dignifica. ¿Qué significa esto? Pues que más allá de proveerte ingresos, lo cual se traduce en un techo donde dormir o un plato de comida, un trabajo va más allá del salario que recibes.

El trabajo juega un papel fundamental en la construcción de tu propósito de vida. Un trabajo te hace sentir productivo, activo y valioso. En pocas palabras, el trabajo es necesario porque le da sentido a nuestras vidas.

No es ningún secreto que la mayor parte de tu vida la pasarás trabajando, así que es importante que encuentres o construyas un trabajo que más allá de hacerte ganar dinero rápido, este se encuentre alienado con tu proyecto de vida.

Entonces, antes de explicarte cómo renunciar a un trabajo, queremos compartir contigo seis factores que un trabajo debería despertar en ti. Si tu empleo no logra hacerte sentir de estas maneras, quizás es un buen momento de buscar nuevos horizontes.

1. Sentirte contento y satisfecho:

La felicidad en tu trabajo es importante. Allí donde pasas la mayor parte de tu día debería esbozarte una sonrisa en tu cara y un sentimiento de pertenencia.

Si bien esto no significa que estés feliz en todo momento con lo que haces en tu trabajo (es trabajo después de todo), este sí tiene que hacerte sentir satisfecho con lo que estás haciendo en general.

2. Despertar tu curiosidad:

La importancia de que algo te haga sentir curioso radica en que este tema te resulta interesante e intrigante. Es por esto que cada vez que no encuentras algo que te haga curioso, sueles aburrirte fácilmente.

Si tu empleo te aburre es una señal clara que indica que deberías renunciar a tu trabajo y salir a buscar uno nuevo, o porque no, aprender cómo iniciar un negocio en el tema que tanto te apasiona.

Si encuentras un trabajo que te anime a estar constantemente aprendiendo, desde ese día dejarás de tener pereza de ir a tu trabajo.

3. Representar un reto:

Aquello que haces todos los días debería representar un reto para ti, así que tu trabajo debería exigirte, requerir que aprendas nuevas cosas y te desarrolles para cumplir con tus objetivos.

Si tu trabajo no te hace sentir esto, comenzarás a sentir que estás perdiendo el tiempo. Es por esto que debes buscar aquellos empleos que signifiquen un reto para ti, que te inviten a ser mejor persona.

4. Es algo que vale la pena:

No es ningún secreto que el dinero es un componente fundamental dentro de la ecuación de tu trabajo. No obstante, cuando el dinero que ganas pasa por encima de tu salud, bienestar y tranquilidad, es momento de cuestionarte si realmente vale la pena.

El dinero es grandioso y de suma importancia, sin embargo, lo que te gusta del dinero no es papel como tal, sino la libertad que este te ofrece, el estilo de vida que puedes llevar y las experiencias que puedes vivir.

Si tienes un trabajo con buena remuneración, pero no sabes cómo quitar el estrés en tu vida, donde la presión te está enfermando y dejaste de disfrutar tu profesión, considera la posibilidad de renunciar a ese trabajo.

5. Sentirte motivado:

La motivación es fundamental, es por esto que son tan importantes las frases de trabajo en equipo utilizadas para inspirar a las personas.

Cuando un trabajo te motiva, estás dispuesto a esforzarte, hacer cosas nuevas, diferentes, y más importante, a lograr aquello que te propones.

Sucede lo contrario cuando no tienes motivación; el día a día se vuelve eterno, no sabes qué hacer con tu vida y quieres escapar de tu rutina. Así que pregúntate si tu trabajo actual es una fuente de motivación y es un medio para lograr tus objetivos más importantes en tu vida.

6. Debería hacerte sentir positivo:

Cuando tienes un trabajo en el cual lo único que haces es tratar de encajar o simplemente sobrevivir, estarás acabando con vida, poco a poco, específicamente cada 8 horas laborales por día.

Si tu trabajo no es una fuente de felicidad, sino te produce pensamientos positivos que te hagan sentir que vale la pena lo que haces, deja de tratar de encajar, aprende cómo renunciar a un trabajo, y busca un nuevo rumbo. La vida es demasiado corta para hacer algo que no disfrutas.

Cómo renunciar a un trabajo y dejar las puertas abiertas:

Ahora bien, si luego de entender la importancia que tiene un empleo en tu vida, has concluido que lo mejor que puedes hacer es cambiar de rumbo profesional, aquí te explicaremos cómo renunciar a un trabajo.

Recuerda que la mejor manera de comenzar un nuevo reto profesional es cerrando con broche de oro el momento en el que te encuentras. Aquí tienes 5 pasos para salir de tu trabajo, dejando las puertas abiertas y manteniendo aquellas relaciones que, para ti, son importantes.

1. Mantén tu reputación en alto: 

Así tengas claro que nunca vas a volver al trabajo que estás dejando, así odies la oficina y recojas tus cosas con pasión; incluso si estás seguro que tu jefe va a darte una referencia horrible… trata de no pasar por encima de tu empresa.

Esto implica que avises con tiempo a tus jefes, que evites (aunque sea difícil), trabajar con la competencia directa, o comiences a hablar mal de tus anteriores compañeros.

Así no tengas restricciones legales de trabajar con la competencia, esto puede verse como que revelarás secretos comerciales, te llevarás clientes o que solo trabajas por dinero.

No hay nada más digno de confianza que dejar atrás toda la información confidencial o intelectual que tengas.

2. No salgas de la noche a la mañana:

Cuando surgen oportunidades de negocio o profesionales que te emocionen, es posible que sientas ansiedad por tomarlas de inmediato. Si le haces caso a tu impulso, y dejas tiradas tus responsabilidades en tu trabajo actual, ¿cuál crees que será la imagen con la que se queden tus jefes?

Saber cómo renunciar a un trabajo de manera inteligente requiere que avises con tiempo, y en persona, la decisión que estás tomando. Por lo general, debes avisar con dos semanas a un mes de anticipación, de esta manera podrás entregar tu puesto y no dejarás en problemas a tus compañeros.

Asegúrate de ser un profesional hasta tu último día, sobre todo si lo que buscas es que te den una buena referencia o te recomienden.

3. Enfócate en lo positivo de tu decisión:

Cuando cambias de trabajo es tentador hablar de los problemas que habían en tu oficina, de los conflictos internos y de las relaciones que habían allí.

Más allá de dejar las puertas abiertas, si quieres construir una buena imagen personal, guárdate aquello que veías en tu trabajo anterior. No serás mejor persona porque hables de los errores, malas decisiones o comportamientos que tenían los demás.

Más bien enfócate en lo positivo del trabajo que dejas; las buenas experiencias, la calidad humana de tus compañeros y de todo lo que aprendiste. Para esto, puedes enviar correos personales o dejar notas a las personas que impactaron tu vida.

4. Limpia todo antes de irte:

Antes de terminar tu trabajo no dejes cabos sueltos; esto significa terminar los proyectos restantes, compartir todos los contactos de trabajo relevantes con tu jefe o sucesor, y proporcionar instrucciones claras sobre cómo completar cualquier tarea.

Esto también significa limpiar físicamente el espacio de trabajo; elimina la información personal del computador, el historial y pertenencias tuyas cuando te vayas.

Por último y más importante, arregla tus asuntos financieros con tu empresa. Esto incluye informes de gastos, los beneficios pendientes, aportes a tu retiro, entre otros. No salgas de tu trabajo con asuntos pendientes, esto es fundamental si quieres dejar las puertas abiertas.

Libros recomendados:

5. Después de decir adiós, manténte conectado: 

Tus compañeros de trabajo y clientes son parte de tu red profesional, así que debes mantener esas relaciones luego de marcharte.

Debes tener una visión de largo plazo y tener en cuenta que tarde que temprano cambiarás de trabajo, recomendarás a alguien, o necesitarás una referencia.

Para esto puedes conectarte por medio de redes sociales como LinkedIn, tener sus correos empresariales y hasta personales, e incluso programar reuniones, comidas o encuentros para ver cómo van.

Finalmente, la clave más importante a la hora de aprender cómo renunciar a un trabajo de manera estratégica es poniendo el respeto por delante de todo. Esto implica ser agradecido por las oportunidades que recibiste y quedarte con los positivo de la experiencia que estás cerrando.

Califica este artículo0 Votos0

RECIBE LOS MEJORES CONTENIDOS EN

TU CORREO. ES GRATIS.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Send this to a friend