fbpx

Para ser millonario, deja de actuar como si fueras rico

Si bien todos queremos ser millonarios y alcanzar la libertad financiera, pocos están dispuestos a dar los pasos necesarios para lograrlo. 

Así como lees, desde la emoción todos queremos vivir en abundancia, pero cuando hablamos de pasos concretos, las personas buscan diferentes excusas para postergar sus metas.

La realidad es que el camino hacia la independencia financiera es poco sexy o atractivo, y más cuando lo comparas con una imagen ficticia de lo que te venden las redes sociales. 

No obstante, si realmente quieres construir tu riqueza, te quiero invitar a que renuncies a la imagen de una vida llena de apariencias, y más bien te enfoques en los siguientes pasos que verdaderamente te acercarán a ese sueño financiero que tienes.  

Tal y como planteamos en el ebook Rica Mente, la riqueza es producto de los pensamientos, decisiones y acciones que tomas. El dinero es una consecuencia, así que ejecuta las acciones que produzcan ese resultado.

1. Tu situación financiera no es reflejo de las redes sociales

Es importante que te preguntes, ¿quieres ser millonario o quieres aparentar serlo? La respuesta que tengas definirá caminos muy diferentes hacia tu meta.

Si tu objetivo es aparentar en redes sociales, te puede funcionar muy bien mostrar autos que compras a través de una deuda costosa, o compartir tus viajes excéntricos financiados con tu tarjeta de crédito.

Ahora bien, ¿quieres ser libre financieramente? Deja de gastar dinero en apariencias y dale un objetivo diferente a este recurso: ahorra dinero, edúcate e invierte en tu futuro.

El primer paso es identificar tu situación financiera actual, hacer una especie de checklist que te muestre cómo te encuentras. Posteriormente, encuentra qué gastos puedes recortar y cómo puedes llevar un estilo de vida más económico.

Esta simple decisión liberará recursos que podrás usar para ahorrar y posteriormente decidir en qué invertir este dinero que produzca rendimientos futuros.

2. El factor clave es tu patrimonio, no tus ingresos

En su libro El millonario de la puerta de al lado, Thomas Stanley explica muy bien este tema: Tu riqueza es producto de tu patrimonio, no de tus ingresos.

Tú puedes tener ingresos mensuales muy elevados, pero si tienes un estilo de vida costoso, de nada te servirá para construir tu riqueza.

Por otro lado, tu patrimonio refleja la diferencia que hay entre tus ingresos y tus gastos, te muestra la manera cómo has utilizado este excedente, cómo lo has invertido y qué tanto está trabajando para ti.

Las personas millonarias tienen patrimonios que trabajan por ellos, que se valorizan y generan rentas mensuales que les permite costear su estilo de vida sin afectar sus fuentes de ingresos.

3. Invierte en aquello que dominas, y olvídate de las modas

En lo personal, creo que una de las razones por las cuales las personas no logran sus objetivos financieros se debe a que se distraen con modas que «prometen mucho, pero que entienden poco».

Si no tienes un plan financiero, y no te ajustas a él, cualquier moda te sacará del camino y no solo te hará perder dinero, sino que perderás el tiempo, un recurso imposible de recuperar.

De hecho, uno de los consejos de Warren Buffett, el mejor inversionista de todos los tiempos, es invertir en industrias, empresas y sectores que tú domines y te olvides de todo lo demás.

Si estás pensando en invertir en criptomonedas, opciones binarias, propiedad raíz, o la misma bolsa de valores, primero haz la tarea de entender muy bien cómo funciona y luego enfócate en un área a la cual le dedicarás el 80% de tu tiempo.

Finalmente, olvídate del resto, pues estas áreas son las que te robarán la atención, tu enfoque y tiempo.

4. Tus lujos deben de venir de los rendimientos, no de las deudas

Tal y como acabo de mencionarte, los millonarios entienden muy bien que su estilo de vida depende de sus rendimientos y no de su patrimonio.

Para entender mejor este punto, piensa en tus inversiones como un árbol y tus rendimientos como sus frutos; si decides gastar tu árbol y no cuidarlo, rápidamente dejarás de producir frutas.

Más bien aprende cómo cosecharlo y a vivir de sus frutos, entiende cuando tomarlos, cuando sembrarlos y cuando dejarlos crecer.

A diferencia de esta mentalidad de abundancia, muchas personas asumen que para «ser millonarios» se tienen que apalancar en deudas para mostrar a los demás que lo están logrando.

Con esta mentalidad adquieren deudas para comprar bienes de consumo que no producen rendimientos. Por ejemplo:

  • Se endeudan para comprar un carro costoso que pierden su valor en el tiempo
  • Adquieren un crédito para una vivienda en un lugar costoso de su ciudad para mostrar que lo están logrando
  • Utilizan sus tarjetas de crédito para financiar sus viajes al exterior
  • Utilizan sus ahorros para comprar tecnología de última generación que no necesitan.
  • Gastan su salario comprando regalos costosos para dárselos a personas y mostrarse como alguien exitoso.

¿De qué te sirve vender esta imagen al mundo cuando en realidad tienes una tarjeta de crédito con el cupo lleno y con tus próximos salarios comprometidos?

Si quieres ser financieramente libre, comienza por eliminar aquellas deudas que no te hacen crecer, que limitan tu flujo de caja y que a largo plazo, implican más gastos innecesarios.

5. Un estilo de vida caro implica un camino más lento hacia tu independencia financiera

Muy sencillo, entre más cara sea tu vida necesitarás más ingresos para costearla o tendrás que limitar el dinero que inviertes en tu «yo futuro».

Si ganas $10 y gastas $9, solo tendrás $1 para tu futuro financiero. Si administras mejor tus gastos y logras dejar $5 libres para tu futuro, tendrás una mayor capacidad de crecer tu patrimonio e inversiones.

En este punto es importante que pienses qué tanta gratificación necesitas en el presente y qué tan dispuesto estás a postergarla hacia tu futuro.

Entre más necesites recompensas hoy, más tiempo te va tomar lograr tus objetivos financieros. La formula es sencilla: a mayor necesidad de gastar, menos dinero tendrás para ahorrar y posteriormente invertirse.

Mi sugerencia es que aprendas a darte «gustos» dentro de un presupuesto razonable, el cual no afecte tu capacidad de inversión futura y no implique más ingresos o más tiempo para poder alcanzar tu libertad financiera.

6. Tu capacidad de inversión no se puede limitar al tamaño de tu bolsillo

¿Alguna vez has escuchado el concepto de deuda buena? Esta consiste en apalancarse en el dinero de terceros para realizar inversiones cuyo rendimiento cubre los intereses que debes pagar y te queda un excedente.

Cuando entiendes cómo funcionan estas deudas, dejas de pensar en el futuro según el tamaño de tu bolsillo, y comienzas a explorar nuevas oportunidades de negocio cuya inversión y rentabilidad pueden ser más elevadas.

Esto tampoco significa que te metas a cuánto proyecto surja pensando que conseguirás el dinero prestado, pues tener un nivel de apalancamiento muy alto implica riesgos elevados.

Para controlar esto y tener un balance, establece un monto máximo de inversión a través de deuda buena que te permita estar tranquilo, y que, en caso tal que la oportunidad de negocio no funcione, tengas la capacidad de cubrir dichos intereses con tu flujo de caja.

7. Invierte en activos que valorizan y limita aquellos que se deprecien:

La gran mayoría de activos que se deprecian están en función de tu estilo de vida, y no de tu riqueza. Un auto deportivo, ropa costosa, tecnología que no necesitas, entre otros, son aquellos activos que implican un egreso de dinero inicial y que con el tiempo, valen menos.

Caso contrario son tus inversiones en activos como una propiedad raíz, inversiones en un índice bursátil o invertir en una idea de negocio con buenas proyecciones a futuro; si bien pueden ser negocios volátiles cuyo valor varía, a largo plazo la apuesta es que estos activos se valoricen.

Incluso, también tienes una tercera posibilidad: Invertir o asumir gastos que si bien no te generan rendimientos o no se valoricen, estos a largo plazo disminuyen tus gastos. Por ejemplo, vivir en lugar central que disminuya tus gastos de transporte.

En conclusión, la clave es pensar a largo plazo y tener presente que, la gratificación instantánea comprando activos que se deprecian rápidamente te llevarán a un camino mucho más largo hacia tu independencia.

Libros recomendados:

8. No solo se trata de libertad financiera, también de espacio, movimiento y tiempo

¿De qué te sirve tener mucho dinero si no tienes tiempo para disfrutarlo? Muchas personas en su afán de tener una cuenta bancaria admirable, olvidan los medios para lograr este fin.

Asumen que es normal trabajar más de 18 horas al día, no tener espacios para compartir con su familia o asumir compromisos que requieren tanto tiempo, que no hay espacio para nada más.

¿Te gustaría vivir así? Tal y como dice la famosa frase, «son tan pobres que lo único que tienen es dinero».  Para evitar este estilo de vida, debes pensar en la libertad financiera como un concepto soportado entre pilares:

Pilar del espacio y movimiento:

La libertad financiera te debe permitir estar en el lugar que tú desees. En otras palabras, tus ingresos no se pueden afectar si decides viajar al otro lado del planeta o quedarte en tu casa.

Pilar del tiempo:

Tu libertad financiera debe garantizarte tiempo para hacer aquello que más te apasiona. De nada sirve tener mucho dinero, si para conseguirlo debes trabajar constantemente y no tienes tiempo para disfrutar de tu vida.

Con base en este pilar es que los ingresos pasivos toman tanta relevancia, pues tus ingresos no estarán sujetos exclusivamente a horas de trabajo, sino a los resultados que obtienes.

Pilar del dinero:

Finalmente el dinero juega un papel crucial en tu independencia financiera; puedes tener libertad de movimiento y trabajar cuando tú desees, pero si tus ingresos se ven afectados por esta decisión, aun no has logrado tu verdadera libertad financiera.

El dinero juega un papel fundamental, pues este recurso te permitirá construir nuevas fuentes de ingreso, te dará más opciones para elegir en qué trabajar y cómo lo quieres hacer.

9. Compra calidad, no descuento

Dicho de otra manera: Lo barato sale caro. ¿Cuántas veces has comprado cosas más económicas por ahorrar dinero y terminas gastando el doble comprándolo nuevamente?

En lo personal, creo que debes aplicar este principio para todas las áreas de tu vida:

  • Amigos
  • Relaciones
  • Inversiones
  • Negocios
  • Objetos personales

Enfócate en la calidad, en lugar de la cantidad. Si tu criterio de decisión es comprar algo más barato, y sacrificar la calidad, a largo plazo tendrás que reemplazar y comprar nuevamente. Lo cual te saldrá mucho más costoso.

Si quieres ser millonario a largo plazo, piensa en calidad. Sin dudas, esta mentalidad te ahorrará miles de dólares.

10. Tu libertad depende de tu educación financiera.

Finalmente, si quieres ser millonario tendrás que invertir en tu educación financiera. Es imposible conquistar el dinero, sin antes dominar su funcionamiento y crecimiento.

Para esto, invierte en libros de finanzas personales, adquiere cursos y rodéate de personas que entiendan cómo funciona el juego del dinero.

Específicamente, puedes conocer los 50 consejos prácticos para construir tu riqueza del ebook Rica Mente, con este entenderás que el dinero es un resultado, y para alterar su resultado tendrás que revisar tus pensamientos y decisiones.

Anímate a dedicar parte de tu tiempo y recursos a fortalecer tu conocimiento en finanzas, esta sola decisión te pondrá en una gran ventaja frente a los demás.

Decide si quieres ser millonario o parecer millonario 

Tal y como pudiste ver en este artículo, para ser millonario tendrás que tomar decisiones complejas y difíciles que requieren compromiso por parte tuyo.

Como te dije al principio, la gran mayoría de personas no están dispuestos a dar estos pasos, y esa es la razón por la cual muchos quieren ser financieramente libres, pero pocos lo logran.

Así que pregúntate qué tan dispuesto estar a tomar estas acciones y asumir la responsabilidad de adueñarte desde hoy mismo de tu futuro financiero.

Continuar leyendo: Cómo ser millonario en 25 pasos sin importar tu situación actual

Recibe nuestros últimos artículos y contenido exclusivo en tu correo electrónico.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

close

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

¡Es gratis y no enviamos spam. Cuidamos tu privacidad!

encuestas formulario

GANA DINERO COMPARTIENDO TU OPINIÓN

Regístrate y llena tu primera encuesta en línea gratis.

Send this to a friend