fbpx

10 Tipos de negociación para solucionar conflictos con éxito


¿Te gustaría mantener buenas relaciones con tus familiares, colegas y allegados? Para lograrlo es necesario que conozcas los distintos tipos de negociación que existen y cómo estos pueden ayudarte cuando enfrentas un desacuerdo.

Negociar es un arte, el cual te servirá para solucionar conflictos y establecer acuerdos en condiciones de armonía y tolerancia cuando se presenten momentos difíciles en tu vida tanto personal como profesional.

Además, cuando conoces los diferentes tipos de negociación, aprendes múltiples herramientas y habilidades que transforman positivamente tu vida, así que resulta de suma importancia que aprendas cómo negociar en diferentes escenarios.

Estrategias de negociación para triunfar en la vida:

Existen varios tipos de negociación, y cada uno de ellos puede ayudarte a salir triunfante en casi cualquier situación que tengas que enfrentar.

Por tal motivo queremos presentártelos a profundidad en este artículo, a la par de explicarte las mejores estrategias de negociación que te facilitarán todo el trabajo.

De hecho, cuando aprendes a negociar haces uso de varios tipos de inteligencia, y al final te vuelves una persona más preparada, astuta y exitosa.

Es por esto que resulta fundamental que aprendas a negociar, pues no es ningún secreto que si quieres triunfar en la vida y alcanzar tus metas, deberás aprender a llegar a acuerdos con las personas que tienes a tu alrededor.

Principales tipos de negociación:

Tal y como mencionamos, negociar inteligentemente es uno de los hábitos que tienen en común las personas exitosas, indistintamente del trabajo u ocupación que hayan tenido en sus vidas.

Por eso es tan importante que conozcas los distintos tipos de negociación que existen, y sobre todo, que comprendas cuándo puedes usarlos para salir triunfante ante una determinada situación.

A continuación te presentaremos las principales estrategias de negociación que tienes a la mano y que pueden ayudarte a alcanzar tus metas satisfactoriamente.

1. Negociación colaborativa:

Para que este tipo de negociación surta el efecto deseado es necesario que tanto tú, como el otro negociador, muestren una conducta completamente asertiva.

Esto significa que deben ser comprensivos y empáticos, o de lo contrario, serían incapaces de llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Es imperativo que tanto tú, como tu compañero, desarrollen una relación de confianza y respeto mutuo, y lo cierto es que esta no debe ser una tarea muy difícil si los dos desean salir ganando.

Por lo general, la negociación colaborativa, también conocida como cooperativa o integrativa, rinde muy buenos frutos a nivel organizativo, pues es muy eficaz para evitar problemas.

No obstante, es necesario que ambas partes se fijen objetivos comunes, o de lo contrario, alcanzar las metas será un proceso bastante complejo.

2. Negociación acomodativa:

Dentro de los distintos tipos de negociación que existen esta es una de las más desafiantes. Llevarla a cabo es una tarea muy compleja ya que requiere una actitud conciliadora, o muy sumisa de tu parte.

Además, debes estar consciente de que posiblemente no alcanzarás los mejores resultados en el corto plazo, pero aun así, esto puede jugar a tu favor en un futuro.

Esto implica mucha paciencia de tu parte, ya que los beneficios de negociación acomodativa los disfrutarás en el largo plazo.

¿Qué implica aplicar esta negociación? Que en el corto plazo deberás dar tu brazo a torcer y eventualmente terminarás perdiendo la negociación, pero quedarás con la satisfacción de que esta estrategia te permitirá construir una mejor relación con la otra parte a largo plazo.

3. Negociación competitiva:

Con esta negociación no hay espacio para las pérdidas. Es decir, que la relación entre ambas partes es la de ganar-ganar.

Los negociadores no están interesados en perpetuar su relación, ni en fortalecer su relación de confianza, ya que su único objetivo es el de salir triunfantes.

Uno de los dos debe imponerse al otro, y para ello debe utilizar todas sus habilidades y destrezas competitivas.

Ganar es lo más importante:

¿Recuerdas el dicho de que el fin justifica los medios? Pues es el que mejor describe a la negociación competitiva.

Deberás adoptar una actitud agresiva, y no prestarle atención a la postura de tu contrincante, puesto que tu único interés es alcanzar los mejores resultados.

En síntesis, una de las partes se impone a la otra, lo cual se traduce en que le gana la partida, y al final esto es lo más importante en este tipo de negociación.

4. Negociación distributiva:

La negociación distributiva es una de las más desafiantes y quienes la ponen en práctica tienen una sola meta: obtener el mayor beneficio sin importar el costo.

En palabras sencillas: ambas partes están conscientes de que habrá un ganador y un vencedor, es decir, que lo que gane uno lo perderá el otro.

Para ello deben aplicar estrategias muy ingeniosas de persuasión y competitividad, lo cual demanda mucha concentración, inteligencia, exigencia y personalidad.

5. Negociación por compromiso:

Durante estos tipos de negociación se alcanzan acuerdos superficiales, pero aun así estos suelen ser suficientes para alcanzar el objetivo esperado.

La negociación por compromiso es idónea para resolver situaciones que no pueden postergarse y que ameritan que actúes con rapidez.

Ambas partes están conscientes de que se generará alguna pérdida durante el proceso de negociación, pero de igual forma se sienten complacidas ya que el acuerdo será bueno.

Estos tipos de negociación requieren que ambos negociadores se tengan mucha confianza, sobre todo porque los dos deberán ceder parcialmente para alcanzar sus intereses.

6. Negociación evitativa:

Si estás inmerso en una situación que te resulta contraproducente, entonces lo mejor es hacer uso de este tipo de negociación.

La esencia de la negociación evitativa es simple: y es que los supuestos beneficios que se obtendrán con el acuerdo no compensarán los problemas de llevarla a cabo.

En consecuencia, puedes elegir no negociar, lo cual propiciará una situación de perder-perder para ti y tu adversario.

En definitiva, debes apelar a estos tipos de negociación cuando no hay forma de salir ganando, o cuando sabes de antemano que no obtendrás ninguna ganancia con el acuerdo final.

Aunque también puedes evitar la negociación si cuentas con mejores alternativas, o si tienes la certeza de que te irá mejor aplicando otra estrategia.

7. Tácticas de negociación de desarrollo:

Las tácticas de negociación basadas en el desarrollo te ayudarán a anticipar el resultado final: ¿será de ganar-ganar?, o de ¿ganar-perder?

La idea de ejecutarlas es preservar la relación con tu adversario, en lugar de alzarte con el triunfo sin importar los medios que utilices para lograrlo.

Por lo general, deberás ser el primero en ceder para alcanzar un acuerdo que te resulte beneficioso, pero a final de cuentas esta medida te garantizará el éxito a largo plazo.

8. Tácticas de presión:

Los tipos de negociación que implican el uso de la presión son muy efectivas, y es por esto que te pueden ayudar a comprender cómo ser exitoso.

La meta es debilitar a la otra parte, y por lo tanto, debes defender tu postura con mucha firmeza.

Puedes aplicar la táctica del desgaste, es decir, que no cederás ni descansarás hasta que tu oponente se rinda; o la técnica ofensiva, que consiste en intimidarlo y atacarlo al punto de rechazar todas sus propuestas.

Paralelamente, podrías aplicar la táctica del engaño que se basa en darle información falsa a la otra parte con la finalidad de conseguir lo que deseas.

Por último, puedes darle un ultimátum para obligarlo a tomar decisiones que lo dejen en desventaja.

9. Técnica de articular propuestas

Lo que se busca con esta técnica es que ambas partes consigan los mejores resultados tras alcanzar un acuerdo.

Es muy utilizada con los tipos de negociación colaborativa o de compromiso, aunque también puede ser muy provechosa en las negociaciones acomodativas y competitivas.

¿Qué debes hacer? Ofrecer propuestas a tu adversario que sean justas y equilibradas para que se sienta complacido con los resultados.

De hecho, la propuesta debe estar balanceada entre lo que quieres y lo que tu contraparte necesita.

10. Técnica de negociación de intereses

Esta técnica de negociación se divide en varias técnicas dependiendo del escenario donde vaya a ser utilizada:

Técnica del paso:

Consiste en dividir la negociación en varias partes e ir avanzando paso a paso hacia la meta final.

Durante cada avance se generarán beneficios para ambos, y esto los motivará a seguir cooperando hasta completar todos los pasos.

Técnica de la ampliación:

Esta técnica es muy pasiva ya que consiste en aceptar nuevos elementos en la negociación, lo que se traduce en que estos no fueron puestos sobre la mesa en un principio.

Técnica del paquete:

Se le llama “paquete” al conjunto de condiciones que ambas partes aprobarán después de haber defendido sus propios intereses.

Libros recomendados:

Consejos que te ayudarán a negociar con éxito: 

Saber cómo negociar te ayudará a prevenir riesgos en múltiples situaciones, pero lo más importante es que te permitirá salir victorioso de ellas si te dedicas a pulir tus técnicas de negociación.

Y es que para nadie es un secreto que a lo largo de tu vida deberás negociar con tus hijos, pareja, padres, etc., con el objetivo de establecer acuerdos que les faciliten una buena convivencia.

Por otra parte, cuando aprendes a negociar fortaleces otros aspectos importantes como tu carácter, inteligencia emocional, tu fortaleza mental y hasta tu intuición.

Sin duda, una buena negociación puede llevarte al éxito inmediato, y una mala negociación podría traducirse en un gran fracaso.

Por lo tanto, debes aprender a negociar cuánto antes, y para ello deberás valerte de ciertas cualidades como la astucia, la paciencia y la comunicación asertiva. Adicionalmente, deberás aplicar los siguiente consejos prácticos:

Planifica

Las personas exitosas no le dejan todo al azar, ni mucho menos a la improvisación, así que debes prepararte con antelación para negociar con tu adversario.

Cuando te organizas y planificas tus acciones te sientes más cómodo, seguro y confiado, lo cual te ayudará a vencer el miedo a negociar, y también te permitirá definir muy claramente los objetivos que quieres alcanzar.

Préstale atención a los detalles:

Aunque no lo creas, cada detalle cuenta. Lo ideal es que estés atento durante el proceso de negociación para que puedas aprovechar hasta el más mínimo detalle para imponerte ante la otra parte.

Respeta a tu oponente:

Jamás debes ver a tu oponente como un enemigo, y siempre debes mostrarle respeto porque de una u otra forma te permitirá alcanzar los mejores resultados.

Cuando eres respetuoso propicias un buen clima de negociación, y esto surte un efecto positivo en la otra persona involucrada, lo cual puede jugar a tu favor en la mayoría de los casos.

Muestra confianza

Es muy importante que te proyectes como una persona de confianza, o de lo contrario, será muy difícil que la otra parte quiera negociar algo contigo.

En tal sentido, debes esforzarte desde el primer momento por desarrollar una relación confiable con tu oponente para que las cosas fluyan con normalidad y seguridad.

Sé creativo

Quienes están familiarizados con los tipos de negociación saben muy bien que la creatividad es un factor crítico de éxito.

Al alimentar tu vena creativa serás capaz de conseguir soluciones óptimas que te acercarán a tus objetivos satisfactoriamente.

De esa forma podrás superar los conflictos que se te presenten con un alto grado de eficacia, y esto te generará beneficios en el corto, mediano y largo plazo.

Sé asertivo

¿Sabías que una de las mayores características de un emprendedor es la asertividad? Básicamente, esta característica te permite evitar malos entendidos, tomar decisiones correctas y comunicarte eficazmente –lo cual es vital en todo proceso de negociación-

Aprende a negociar con éxito:

Finalmente si haces uso de los distintos tipos de negociación que tienes al alcance podrás superar conflictos personales, profesionales o laborales.

Además, las herramientas y técnicas de negociación te pueden convertir en un buen jefe, lo cual te caerá como anillo al dedo si eres un emprendedor innato, o si lideras algún equipo de trabajo.

En síntesis, la negociación es un proceso muy valioso y efectivo para establecer acuerdos que armonicen o balanceen tu vida al máximo, y por lo tanto, te invitamos a ejercerla con ética y eficacia.

Continuar leyendo: 12 Tipos de liderazgo para impactar a los demás según tu personalidad

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

BOLETÍN SEMANAL

Send this to a friend