11 Consejos y técnicas para tomar decisiones difíciles

Alcanzar la felicidad, superarte personal o profesionalmente, o conquistar tus metas de vida dependerá únicamente de la capacidad que tengas para tomar decisiones inteligentes y asertivas.

¿Qué significa esto? En elegir entre diversas alternativas que te permitan vivir en paz y armonía en todos los planos de tu vida: personal, sentimental, familiar o profesional.

Tomar decisiones que enriquezcan tu proyecto de vida requiere de mucha valentía e inteligencia emocional, y por lo tanto, debes contar con herramientas y conocimientos especiales que te ayuden a caminar en la dirección correcta.

Aprende a tomar decisiones positivas:

Tomar decisiones que te alegren la vida involucra una serie de factores importantes, como tu capacidad analítica.

Se trata de un proceso que amerita un razonamiento constante, aunque en este punto es válido mencionar que no todas las decisiones demandan un alto grado de racionamiento analítico.

La toma de decisiones te permite darle sentido a tu vida y alcanzar tus objetivos satisfactoriamente, pero para ello debes estar consciente de las repercusiones que tendrán tus elecciones en el día a día.

Cómo tomar buenas decisiones en tu vida:

En esta guía conseguirás información útil y relevante sobre cómo tomar decisiones que te ayuden a mejorar tu calidad de vida significativamente.

La toma de decisiones positivas amerita distinguir entre lo que para ti está bien y con lo que no estás de acuerdo. En consecuencia, saber elegir apropiadamente juega un rol vital en el disfrute de una vida plena, satisfactoria o feliz en el corto, mediano y largo plazo.

Indudablemente, las decisiones más trascendentales de tu vida, como elegir tu carrera universitaria, casarte, o formar una familia, requieren una gran madurez, pero sobre todo, mucha seguridad personal.

En este artículo te contaremos cuáles son los aspectos que debes dominar al máximo para tomar decisiones que te generen bienestar y fomenten tu crecimiento personal profundamente.

1. Confía en tus capacidades:

Las personas que tienen problemas para tomar buenas decisiones suelen desconfiar de sus propias capacidades.

Por lo general son inseguras, temerosas o poco determinadas, y por lo tanto, se les dificulta confiar en sí mismas, o en su potencial para decidir de forma inteligente y oportuna.

Entonces, deben cambiar los hábitos de personalidad que le impiden pensar con claridad, validar sus propias ideas, o identificar sus gustos y necesidades para tomar decisiones concretas que apunten hacia el éxito.

También deben estar dispuestas a hacer cambios, o de lo contrario, seguirán inmersas en un ciclo de desconfianza y miedo que los alejará cada vez más de su felicidad.

Un buen punto de partida consiste en trabajar en su autoestima, en aprender a quererse o aceptarse como son, y en reconocerse como personas inteligentes y capaces de lograr todo lo que se propongan.

2. Supera tus miedos y limitaciones:

Las personas felices no viven con miedo. Al contrario, mantienen una actitud positiva, son seguras de sí mismas y trabajan muy fuerte para superar esos temores o situaciones que las limitan o paralizan.

Los expertos recomiendan trabajar en tus miedos de manera muy íntima, como por ejemplo, llevando un diario que te permita desahogarte o expresar tus temores para luego tomar decisiones concretas que te permitan salir triunfante.

Puedes empezar por describir o enumerar todo aquello que te preocupa, estresa, o limita, para luego analizar el escrito y establecer acciones positivas que te permitan avanzar en la dirección correcta.

¿Cómo puedes superar tus miedos?:

Puedes empezar por preguntarte lo siguiente: ¿cuáles son las decisiones de vida que más te atemorizan?, y ¿qué sucedería si tomas la decisión incorrecta?

Esto te ayudará a poner el problema en perspectiva, y a razonar sobre los mecanismos que tienes a la mano para poder superarlo satisfactoriamente.

Trabajar en ti, conocerte a profundidad y retarte a ser mejor cada día es fundamental para fortalecer tu carácter y tu poder de decisión, lo cual generará cambios muy positivos en tu vida.

3. No le temas a las críticas:

Muchas veces te niegas a tomar decisiones por temor a ser criticado, señalado o juzgado si algo no sale como querías.

Generalmente evitas tomar decisiones difíciles para eludir el rechazo, y en consecuencia, terminas sumido en situaciones que te generan frustraciones, infelicidad, desesperanza y cansancio.

Hay decisiones difíciles que pueden llegar a abrumarte, pero debes tener claro que para vivir a plenitud tienes que salir de tu zona de confort y escoger aquellas opciones que realmente te proporcionen bienestar y alegría.

Vencer el miedo es completamente factible, pero debes esforzarte al máximo para evitar que las críticas ajenas te afecten, entristezcan o paralicen.

Principales técnicas para tomar buenas decisiones:

tecnicas para tomar decisiones buenas

Tomar buenas decisiones involucra unos cuantos pasos importantes, como los que te describiremos a continuación:

4. Técnica de las ventajas e inconvenientes:

Esta es una de las técnicas más populares y efectivas para tomar decisiones apropiadamente.

Consiste en tomar papel y lápiz y trazar dos columnas para listar las ventajas de la decisión en el lado izquierdo, y todos sus inconvenientes en el lado derecho.

Una vez que termines esta tarea deberás observar, analizar la lista y preguntarte: ¿cuál lado tiene más información? y ¿cuál de ellos tiene un mayor peso?

La idea de esto es que puedas tomar la decisión que te genere los mayores beneficios posibles en base a las ventajas que ofrezca, y que ya has vislumbrado por tus propios medios.

5. Técnica de la esperanza positiva:

Esta técnica es muy poderosa para tomar decisiones, especialmente si son muy difíciles. Se trata de visualizarte en el futuro, es decir, de imaginar el éxito derivado de la decisión que ya tomaste.

Básicamente deberás suponer que ya te has decidido y cuestionarte lo siguiente:

  • ¿Cómo te sientes con la decisión que tomaste?
  • ¿Esa decisión te ha dado felicidad?
  • ¿La decisión que tomaste superó tus expectativas?
  • ¿Te sientes satisfecho con tu vida actual?, ¿o desearías haber tomado otra decisión?

Si te sientes feliz, pleno, realizado, o si simplemente no cambiarías ningún aspecto del proyecto de vida que has visualizado, entonces puedes inferir que la decisión que tomaste fue la correcta.

La visualización es una herramienta muy poderosa, sobre todo, cuando debes tomar decisiones que te generan un alto grado de estrés, angustia, incertidumbre o desconcierto.

6. Técnica de la esperanza inversa:

Pensar en las consecuencias que tendrá una determinada decisión no te garantiza que podrás elegir lo que más te convenga.

En esos casos puedes valerte de esta técnica para aclarar tus pensamientos y poder razonar con más eficiencia.

Por ejemplo, en vez de plantearte las consecuencias de elegir tal decisión, deberás analizar las consecuencias de no hacerlo. Para ello puedes preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué sucedería si no tomas esa decisión que tienes pendiente?
  • ¿Te sentirías bien si no tomas dicha decisión?, o ¿sentirías culpa, rabia o tristeza por no haber dado el paso correspondiente?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de no haber tomado la decisión?
  • ¿Consideras que el no tomar la decisión te acercará al éxito, o ¿se traducirá en un fracaso?

Las respuestas a estas interrogantes te darán una mejor perspectiva en torno al problema que tienes en frente, y al final estarás más capacitado para avanzar a paso firme.

7. Técnica de la experiencia previa:

Los seres humanos toman decisiones desde muy temprana edad, y por lo tanto, están habituados a elegir entre distintas opciones a diario.

En tal sentido, van acumulando experiencias a lo largo de la vida que pueden serles muy útiles al momento de tomar nuevas decisiones.

Esto se debe a que las personas pueden analizar sus actuaciones, respuestas o decisiones pasadas para tomar nuevas decisiones sin tanta dificultad.

Puedes apoyarte en este tipo de preguntas para facilitar el proceso, o para convertirlo en uno mucho más llevadero:

  • ¿En el pasado debiste tomar una decisión similar a la que deberías tomar ahora?
  • ¿Por qué la tomaste? y ¿cómo te sentiste?
  • ¿Cuáles fueron las consecuencias de esa decisión?, ¿fueron buenas o malas?

8. Técnica del modelo a seguir:

Esta técnica para tomar decisiones consiste en imaginar cómo actuaría una persona exitosa que admiras profundamente.

Puede ser tu padre, madre, o cualquier otra persona que tenga una gran influencia en tu vida. Piensa en quiénes son tus ídolos, e imagina cómo actuarían si fuesen ellos quienes deberían tomar la decisión que tu estás analizando en este momento.

De esta manera podrías quitarte un peso de encima y analizar tu situación desde un punto de vista menos exigente, -al menos momentáneamente-.

Cómo tomar decisiones difíciles en tu vida:

como tomar decisiones en la vida
Las personas toman decisiones desde muy pequeñas, pero sin duda, algunas son más difíciles que otras.

Hay quienes dicen que las decisiones pueden clasificarse según su nivel de exigencia, complejidad o dificultad.

Terminar una relación amorosa, casarse, o mudarse a otro país es más difícil que decidir cuál será el menú de la cena, o cuál ruta tomar para llegar temprano a la oficina.

Efectivamente, las decisiones triviales son tomadas casi automáticamente, pues las posibilidades de que algo salga mal no suponen un riesgo para tu vida.

En cambio, las decisiones difíciles sí representan una preocupación inminente, y lo más recomendable es que sepas cómo enfrentarlas con inteligencia. A continuación te mencionamos cómo actuar ante las decisiones difíciles:

9. Supera la indecisión:

Si eres una persona indecisa no estás capacitada para tomar decisiones difíciles. De hecho, lo más probable es que las postergues al máximo por temor a analizar sus consecuencias, o por el impacto que tendrán en tu vida.

Lo cierto es que esto te alejará de tu desarrollo personal o profesional, e impedirá que alcances tu máximo potencial para vivir a plenitud, o como realmente te lo mereces.

La indecisión destruye tu seguridad y autoconfianza, pero la peor secuela es que te impide elegir entre dos o más opciones, permaneciendo en una especie de limbo existencial que evita que seas completamente feliz.

Entonces, si consideras que eres indeciso lo mejor es que trabajes en ti mismo hasta ser más determinado, o hasta que no te cueste tanto tomar decisiones -bien sean fáciles o difíciles-.

10. No le temas al cambio:

Temerle a lo desconocido es algo natural, pero esto no significa que huyas de tus responsabilidades para no alterar tu rutina, o que te conformes con vivir una realidad que no se parece al proyecto de vida que tanto deseas alcanzar.

Comienza por dar pequeños pasos que te saquen de la “normalidad” a la que estás acostumbrado, y poco a poco te irás sintiendo más cómodo al tomar decisiones difíciles.

En palabras más sencillas, si evolucionas, o cambias los hábitos que te perjudican, alcanzarás un gran bienestar personal, laboral, familiar, etc.

Además, es importante recordar que nada es para siempre. De modo que si alguna vez tomas una decisión y descubres que no fue la correcta, pues consuélate con saber que puedes volver a empezar.

Libros recomendados:

11. Pide ayuda:

 Aunque no lo creas, hay decisiones que son tan complejas que ameritan que alguien más te ayude a lidiar con el proceso de forma profesional y eficiente.

Divorciarse, emigrar, formar una familia, o cambiar de trabajo, suelen ser decisiones muy difíciles, y por lo tanto, no es de extrañar que quienes deban tomarlas recurran a los especialistas para no sentir tanto miedo.

Los psicólogos, los coach de vida, o los orientadores son capaces de escucharte, guiarte y ayudarte a decidir de manera inteligente, lo cual implica una gran sabiduría emocional y una determinación inminente.

Estos expertos se basan en la comunicación asertiva, y por lo tanto, logran influenciar tu vida considerablemente, ayudándote a alcanzar tus objetivos con terapia o consejería.

Por qué es importante tomar decisiones:

 Tomar decisiones no solo es un proceso natural del hombre, sino también un mecanismo necesario para alcanzar el éxito.

Decidir apropiadamente te ayudará a vivir una vida armoniosa, placentera, satisfactoria y feliz.

En definitiva, la correcta toma de decisiones es la clave del éxito en todos los sentidos, y tu puedes avanzar en la dirección correcta si trabajas en tu autoestima, confías en tu instinto, o logras pedir ayuda cuando te sientes aturdido.

Continuar leyendo: 10 Pasos para encontrar tu verdadero propósito de vida

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

BOLETÍN SEMANAL

Send this to a friend