10 Técnicas de motivación para lograr fácilmente tus objetivos

Aprender cómo motivarse es fundamental en la búsqueda de los objetivos que tiene cada persona en la vida. Así que si estás buscando técnicas de motivación que faciliten la consecución de tus metas, este artículo te será de gran ayuda.

La motivación es de vital importancia al momento de querer ser exitosos, puesto que muchas veces las posibilidades se limitan a tu capacidad para mantenerte motivado, siendo constante, coherente y enfocado.

Al perder la motivación, no solo pierdes la capacidad de alcanzar tus metas propuestas, también pierdes confianza en ti mismo, ya que estarás fracasando en aspectos que son importantes para tu vida.

Técnicas de motivación que te encaminarán hacia tus metas:

En caso de que te encuentres desmotivado, si sientes pereza o no encuentras ese aliciente que te inspire a trabajar por tus metas, en este artículo te compartiremos 10 técnicas de motivación que te ayudarán a salir de esa parálisis y finalmente aprendas cómo ser exitoso de manera fácil.

El objetivo con este artículo es que, por medio de estas técnicas de motivación logres mantener un estado mental poderoso, el cual te permita avanzar hacia nuevas direcciones, renuncies a malos hábitos que te impiden prosperar y te encamines hacia tu proyecto de vida.

La idea es que tomes varias de estas técnicas y las apliques en tus rutinas. Una vez encuentres las que más te funcionan, intégralas a tu vida.

1. Deja de postergar:

Saber cómo motivarse requiere de tu capacidad para limitar las distracciones. Si te estás tomando seriamente el cumplimiento de tus metas, deberás ser congruente con la forma en la que utilizas tu tiempo.

Dedica un espacio del día a desactivarlo todo, apaga el celular, el computador, el televisor y demás, para dedicarte al cumplimiento de tu meta sin que nada pueda interrumpirte.

Administrar eficazmente el tiempo es una de las técnicas de motivación más efectivas para lograr tus metas fácilmente. Para esto, determina el grado de relevancia que tienen las acciones a las que les dedicas gran parte de tu día.

Evalúa si son actividades críticas, urgentes o importantes, revisa cuáles requieren más tiempo que las demás, tratando siempre de ubicar tus metas como urgentes e importantes.

Ver: 10 Técnicas de administración del tiempo para ser más productivo

2. Haz un trato contigo mismo:

Cada vez que te sientas desanimado a hacer algo piensa muy bien en el reparto de las actividades y la gratificación adicional que puedes obtener de ellas al haberlo logrado.

Usa motivadores como: «cuando termine el informe saldré a dar un paseo por el parque», o «cuando llegue al capítulo 20 del libro, iré a comer un postre de la tienda».

Esos pequeños éxitos no dejarán que pierdas el impulso a hacer, por eso cuando comiences con una cosa, enfócate en llegar a tu meta propuesta, así te estarás retando a ti mismo a lograrlo.

Para esto puedes aplicar el método Kaizen, el cual consiste en definir pequeñas metas diarias fáciles de lograr, las cuales a largo plazo, representan grandes avances y mejoras en tu vida. En el siguiente punto hablaremos de esto.

3. Inicia por las actividades pequeñas: 

Otra de las técnicas de motivación que te harán empezar, aun cuando tienes mucho por hacer y no sabes por dónde empezar, es hacer algo pequeño que active el flujo de la motivación.

Comienza por lo que consideras más sencillo, por ejemplo: limpiar tu escritorio, luego lavar los platos, y cada vez integra una de esas tareas pendientes de mayor complejidad.

Verás que sólo necesitabas el impulso para comenzar y ahora que terminaste lo fácil te sentirás más alerta para hacer lo siguiente.

4. Piensa positivo:

Aprende a pensar positivamente, el solo hecho de ser agradecido cada mañana, el meditar o el hacer yoga, facilitarán el flujo de pensamientos positivos en tu mente.

Pregúntate ¿Qué te hace feliz? Enumera las respuestas y agradece por todo ello. La felicidad es un estado mental, los pensamientos en torno a ella harán que la mente se enfoque en cosas positivas. Algo fundamental en la motivación personal.

Hacer yoga y y aprender a meditar son otras opciones que permitirán alienar tu ser físico con el espiritual. El yoga como actividad física te ayudará a liberar endorfinas, moviendo tu cuerpo y combatiendo el estrés.

Por su parte, la meditación es una de las técnicas de motivación más efectivas, puesto que te brindará concentración eliminando tu desorden y agitación mental, aspectos que normalmente son la fuente de pensamientos negativos.

5. Revisa el pasado y aclara tus motivos:

Haz una breve investigación sobre lo que vas a hacer, así te será más fácil entender hacía dónde vas y cuáles podrán ser algunas dificultades, esto te permitirá gestionar tus expectativas de arranque al tiempo que descubrirás por qué estás haciendo las cosas.

Una vez conoces las razones por las que vas a hacer algo y también lo que les ha sucedido a otros en situaciones similares, puedes adaptar tu propia forma y probar soluciones posibles ampliando tus expectativas.

Así los desafíos y preocupaciones serán más fáciles de manejar ya que conoces la realidad, las razones para hacerlo y lo que puede o no suceder, con toda esta información no temerás comenzar.

6. Mantente inspirado:

Saber cómo motivarse puede ser tan simple como ver un vídeo de YouTube, escuchar música, o descargar un audiolibro en español.

Incluso leer historias de personas exitosas que haya tenido una vida compleja y hayan tenido que afrontar fracasos y momentos difíciles, tales J.K. Rowling, Oprah Winfrey, Stephen King o Henry Ford, te servirá para enfocarte y encontrar motivación.

Historias recomendadas:

La mejor parte es que puedes mantenerte inspirado en cualquier lugar, de camino a casa, en un tiempo libre, después de almorzar o mientras esperas.

Para ello ten previamente una lista de música o videos motivacionales y una selección de historias o de audiolibros que te llamen la atención y sean inspiradores.

7. Haz una lista de acciones diarias o semanales:

Hacer una lista de las acciones de la semana o del día a día es una de las técnicas de motivación más prácticas de cumplir con lo propuesto.

No importa si son acciones muy pequeñas, lo esencial es que se acerquen al cumplimiento de objetivos y metas más grandes, de esta manera podrás evaluar si estás siendo productivo o no.

El estado real de esos listados te permitirá ver tu propio progreso y revisar cuánto haces por cumplir o no con lo que te propones. Seguro que al evaluar tu seguimiento te sorprenderás con la cantidad de cosas que cumpliste y te mantendrás motivado.

Cuando tenemos metas muy grandes, pero no sabemos cómo combinarlas en el día a día, fácilmente perdemos el foco, nos olvidamos y hasta llegamos a hacer lo opuesto.

Una lista semanal o diaria a modo de recordatorio nos ayudará a simplificar acciones para llegar a la meta a la vez que no nos dejará perder de vista lo que buscamos.

8. Compara tus resultados:

Dentro de las técnicas de motivación es importante realizar una revisión de lo que tienes que hacer y tus resultados.

En este punto es importante que entiendas que, de nada sirve que te compares con los demás, así que más bien enfócate en tu proceso, revisa qué tanto has mejorado y cómo puedes seguir trabajando en tu desarrollo personal.

Recuerda lo que hiciste, cuáles fueron tus éxitos en esos momentos y a la vez intenta entender cuándo te equivocaste en el pasado y cuáles fueron los errores más repetitivos.

Una vez realices la revisión piensa en cómo evitar esos errores y cómo mejorar lo que ya haces para obtener unos nuevos éxitos que también sean memorables. Recordar tus éxitos te mantendrá motivado para lograr nuevos y mejores.

9. Escribe las metas y sus razones:

Anota en una hoja muy grande tus metas propuestas y las razones que tienes para trabajar por ellas, incluso escribe cuál es el propósito de tu vida.

Luego pon esa hoja en un lugar que sea muy visible para ti, como una pared del cuarto o el espejo del baño, así podrás recordarlas constantemente la razón por la cual estás actuando y así no perder el enfoque.

Las razones para trabajar por tus metas son un poderoso motivador, por lo que no deben ser motivos superficiales. Idealmente deberán ser razones profundas que no permitan que dudes de lo que quieres alcanzar.

Un ejemplo de razones muy profundas y poderosas son la libertad, la familia y la seguridad.

Siempre nos moverá más una razón profunda que una de la que no estamos muy seguros, por eso revisa muy bien las razones que motivan tus metas, ya que cuando pierden validez y dejan de ser importantes, perderán significado y dejarán de motivarte.

10. Crea un tablero de visión:

Finalmente, otra de las técnicas de motivación efectivas es crear un tablero de visión. Para esto necesitarás un corcho o pliego de papel que puedas colocar en un lugar muy visible de tu casa.

También requerirá que pienses en tu futuro, no el de ahora sino en uno a largo plazo. Pregúntate: ¿Cuál es la meta más grande y específica para llegar a ese futuro?

Una vez la determines, selecciona imágenes que se relacionen e imprímelas o recórtalas para colocarlas en el centro del tablero o corcho. Pega también frases motivacionales que sean acordes a esa gran meta.

Con este recordatorio visual de lo que quieres llegar a ser, será difícil no mantenerte motivado, puesto que al verlo todos los días recordarás qué debes hacer hoy para dar unos pasos hacía ese futuro, es decir, qué metas pequeñas deberás llevar a cabo para complementar esa meta más grande.

Recuerda que conocer y aplicar estas técnicas de motivación es uno de los secretos para alcanzar el éxito. Y si bien no es toda la fórmula, es una de las variables esenciales para comenzar a crear y sobre todo para dar pasos con el fin de llegar a lo que deseas ser.

Continuar leyendo: Rutina de mañana de 10 hábitos que te será rentable de por vida

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

Boletín Semanal

Send this to a friend