fbpx

3 Tipos de creencias limitantes que te impiden crecer sin darte cuenta

Si alguna vez has pensado que no puedes lograr algo, o que no mereces ser feliz y exitoso, es muy probable que ciertas creencias limitantes estén afectando tu vida.

Ellas tienen el poder de alejarte de tus sueños, de amargarte la vida, o de llevarte a un punto de descontrol, fracaso y apatía que podría costarte el trabajo de tus sueños, tus grandes pasiones y hasta tu familia.

Aunque no lo creas; lo que piensas, dices y haces está constantemente influido por aquellas percepciones que tienes del mundo.

Si ves el mundo desde una óptica de pesimismo, negatividad, frustración o ira, es evidente que debes escudriñar en tu sistema de creencias para detectar cuáles de ellas son las más dañinas.

Hoy nos gustaría contarte cómo puedes detectarlas, qué hacer en caso de experimentarlas y cómo puedes darle un giro a tus pensamientos y perspectivas para avanzar en la dirección correcta.

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes pueden llegar a arruinar tu vida por completo. Por eso es tan importante que aprendas a identificarlas a tiempo y que hagas todo lo que esté a tu alcance por superarlas con éxito.

Estas creencias son las que te restringen y evitan que luches por tus sueños hasta convertirlos en realidad.

Son entendidas como percepciones que te hacen ver el mundo de una forma determinada y que te impiden alcanzar tus metas, evolucionar o crecer.

Aunque estas ideas no están basadas en la realidad, tienen el poder de influir negativamente en la forma de relacionarte con el mundo ya que están muy arraigadas en tu subconsciente.

¿Alguna vez has pensado que no puedes vivir la vida que deseas porque no tienes dinero? De ser así te has dejado influir por una creencia negativa que no solo te limita, sino que perjudica tu autoestima.

Desafortunadamente, estas creencias se adquieren desde niños y son infundadas por las opiniones de aquellas personas que ejercen autoridad sobre nosotros, como nuestros padres, maestros, etc.

Dichas opiniones nos predisponen, moldean nuestro entorno y la forma de ver el mundo, y por si fuese poco, nos colocan en una posición completamente desventajosa ante la vida.

Tipos de creencias que limitan tu vida

Tener creencias no es algo malo. El problema se presenta cuando eso que crees se interpone entre lo que eres como persona y tus objetivos.

Son peligrosas porque se convierten en creencias capaces de sabotear tus procesos o tu crecimiento personal y profesional, al punto de ubicarte en una posición totalmente dañina y contraproducente para ti.

Los expertos consideran que existen tres grandes tipos de creencias limitantes. A continuación te diremos cuáles son:

1. Creencias de posibilidad

Estas creencias limitantes están sustentadas en opiniones que te hacen creer que algo es imposible. Es decir, que no puede ser logrado o alcanzado ni por ti, ni por alguien más.

Todo aquello que consideres que “no se puede hacer” está sustentado en una creencia limitante de posibilidad.

Son tan amplias como puedas imaginarte y abarcan desde las situaciones o circunstancias más sencillas hasta las más complejas.

Ejemplos de creencias de posibilidad

  • “Es imposible generar riqueza si provienes de una familia humilde”
  • “No se puede trabajar de forma independiente y llevar una vida satisfactoria, placentera y feliz”
  • “Es imposible emprender sin dinero
  • “Jamás podré tener la casa o el carro de mis sueños sin trabajar 24/7”
  • “No se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo”

2. Creencias de capacidad

Las creencias de capacidad te hacen creer que aunque algo sea posible de realizar por alguien más, para ti sería imposible.

Estas son unas de las creencias limitantes más perjudiciales que puedes experimentar porque sencillamente te frenan, y validan una realidad que te genera infelicidad, molestia, frustración o rabia.

¿Acaso has pensado que las personas de tu entorno son incapaces de convertirse en millonarias?, ¿y que además tu jamás lo lograrías?

Las creencias que limitan tus finanzas son más fuertes de lo que crees, y tienen mucho que ver con la situación en la que naciste, creciste o vives actualmente.

Por ejemplo, las personas que son criadas en el seno de una familia humilde experimentan muchas dificultades en materia financiera, incluso en su edad adulta.

Esto se debe a que desde pequeñas han escuchado opiniones negativas en torno al dinero, y por eso sus propias opiniones o relaciones con la generación de ingresos es muy limitante.

Creencias limitantes de capacidad

  • “No entiendo cómo otras personas que tienen un salario igual al mío son capaces de ahorrar. Para mi es una misión imposible”
  • “Me cuesta demasiado organizarme. Si me asignan un gran proyecto en el trabajo seré incapaz de terminarlo”
  • “Me apasionan los cohetes, la astronomía y el espacio, pero sé que jamás podría estudiar ingeniería aeroespacial”
  • “Nunca podré trabajar en una multinacional. No soy capaz de asumir responsabilidades tan grandes”
  • “Jamás podré aprender inglés. No soy bueno para los idiomas”
  • “Me gustaría emprender un negocio, pero seguramente voy a fracasar porque soy incapaz de gerenciar proyectos”
  • “Nunca ahorraré lo suficiente para poder hacer el viaje de mis sueños. Soy incapaz de planificar mis finanzas”

Literalmente hay tantas creencias limitantes de capacidad como individuos existen en el mundo.

Cómo romper las creencias limitantes frente al dinero:

rica mente banner casaSi quieres romper las cadenas que tienes en tu mente que te impiden a mejorar tus finanzas personales, te invito a que leas el ebook Rica Mente.

Está diseñado para desafiar los pensamientos que pudieses tener respecto a tu incapacidad de generar dinero, y sus enseñanzas te demostrarán por qué la riqueza está en tu mente.

Muchos consideran que alcanzar su libertad financiera es imposible, pero lo cierto es que cualquier individuo es capaz de transformar positivamente su estatus financiero, y eso es algo que aprenderás con este ebook.

3. Creencias de merecimiento

¿Alguna vez has sentido que no mereces tener, lograr o conseguir algo? Las creencias de merecimiento son letales para tu autoestima, perjudican tu personalidad, te convierten en una persona insegura y suelen estar asociadas con el sacrificio.

Reconocidos psicólogos coinciden en que los individuos que tienen estas creencias sienten que no merecen algo porque habrá ausencia de sacrificio.

En otras palabras, estas personas creen que para ser merecedoras de algo necesitan sacrificarse y sufrir.

Están convencidas de que todo aquello que se logra sin esfuerzo o sacrificio es poco meritorio. En consecuencia, evitarán hacer lo que deben hacer para conseguirlo.

Conoce algunos ejemplos de este tipo de creencias

  • “No merezco recibir una beca estudiantil. Otros se la merecen más que yo”
  • “No merezco un aumento de sueldo. No me he esforzado lo suficiente para conseguirlo”
  • “No merezco tener dinero. Mi familia siempre fue muy humilde”
  • “No merezco formar una familia. No soy la mejor persona del mundo”
  • No merezco ser exitoso. No he hecho suficiente”
  • “No merezco ser un emprendedor famoso. Otros lo hacen mejor que yo”
  • “No merezco perseguir mis sueños y hacer lo que me apasiona. Debo aceptar lo que soy”

Las creencias de merecimiento están intrínsecamente relacionadas con tus pensamientos y percepciones como ser humano.

Si constantemente piensas que no eres merecedor de nada terminarás aferrándote a un sistema de creencias limitantes que jamás te permitirá alcanzar la mejor versión de ti.

Cómo identificar las creencias que te hacen tanto daño

como identificar creencias limitantes

Identificar estas creencias no es algo fácil, especialmente porque te han acompañado desde muy joven y están profundamente arraigas en tu subconsciente.

Sin embargo, existen mecanismos o estrategias para identificarlas y así ser más consciente del daño que pueden ocasionar en tu vida si no haces algo al respecto.

Es innegable que las creencias que te limitan impactan negativamente tus pensamientos, actitudes y comportamientos, y pueden convertirte en una persona ansiosa, temerosa, con baja autoestima o con una personalidad tímida o recelosa.

Estas son algunas recomendaciones que puedes seguir para identificar esas creencias de posibilidad, capacidad o merecimiento que te podrían estar alejando de tu felicidad y de tu completo desarrollo personal:

Ponle cuidado a tus pensamientos:

Cada vez que escuches a tu voz interior, e inclusive, cuando pienses en voz alta, hazlo con atención y consciencia.

Si tus pensamientos son mayoritariamente sombríos, negativos, deprimentes o limitantes, considera buscar ayuda profesional.

Analiza cómo hablas:

¿Lo que dices es más negativo que positivo?, ¿hablas más de fracasos que de éxitos?, ¿te expresas con entusiasmo sobre tu vida, o sobre quién eres y lo que haces?

Si después de completar este análisis llegas a la conclusión de que tu lenguaje interiorizado es profundamente tóxico o negativo, es muy probable que estés siendo afectado por una o más creencias limitantes.

Evalúa tu autoestima

Piensa y auto evalúa tu autoestima. Puedes preguntarte si eres feliz o no, si te crees capaz o incapaz de lograr ciertas cosas, si consideras que mereces luchar por tus sueños y hacerlos realidad, o si te sientes constantemente derrotado.

La baja autoestima pudiese ser un efecto secundario de esas limitaciones con las que tienes años conviviendo y coexistiendo.

Haz una lista de creencias

Hace un momento te explicamos los tipos de creencias que te limitan y hasta te compartimos algunos ejemplos.

Entonces, partiendo de que ya sabes en qué consisten sería recomendable que elabores una lista con las posibles creencias que tienes respecto a tu vida personal, laboral, profesional, etc.

Intenta cubrir todas las áreas de tu vida para que puedas identificar en cuál de ellas podrías estar fallando y por qué.

¿Acaso te está yendo mal en el trabajo porque la empresa está en crisis?, o ¿realmente no te estás esforzando lo suficiente porque te sientes incapaz de ser un gran trabajador?

Ese sería solo un ejemplo de las preguntas que podrías hacerte a la hora de evaluar tu vida laboral y así identificar si estás fallando a causa de una creencia que tienes muy arraigada en tu ser.

Formas de modificar las creencias que te limitan

el poder de la mente

Según ciertos expertos en Psicología, el ser humano debe atravesar tres grandes fases a la hora de cambiar esas creencias que lo limitan. Estas son:

1. Detección de la creencia:

El primer paso para modificar una creencia consiste en detectar de qué se trata. Es un proceso muy complejo que te exigirá observar todo con mucho cuidado: tus pensamientos, palabras, actos y más.

Respecto a esta fase, Forbes recomienda en un artículo muy interesante sobre las creencias limitantes que tomes pausas y reflexiones profundamente.

Conviértete en una persona consciente de sus pensamientos, acciones, comportamientos y sentimientos para que puedas identificar aquellos casos en los que sientes que algo no va bien contigo mismo.

Un buen ejercicio para detectar estas creencias consiste en escribir lo que piensas. Intenta identificar las historias o mentiras que te dices constantemente.

Esta práctica es muy poderosa porque te permite entender que, pese a que crees en algo que te limita, dicha creencia no moldea lo que realmente eres.

2. Intento de cambio

En esta fase ya deberías tener claras esas creencias que te alejan de tu verdadera esencia. De modo que ahora te corresponderá cambiarlas.

Existen distintas técnicas para esto, siendo la Programación Neurolingüística una de las más poderosas y efectivas a largo plazo.

Libros recomendados:

Aprender a meditar también te servirá de mucho porque te permite conectarte con tu mente y tus pensamientos a un nivel más profundo.

Adicionalmente, puedes acudir a un terapista o psicólogo que esté profesionalmente capacitado para ayudarte a cambiar esos “no puedo”, por afirmaciones, pensamientos y acciones positivas.

3. Consolidar la creencia

 Por lo general esta fase está dirigida o supervisada por un especialista. Consiste en realizar un minucioso trabajo conductual que involucre tanto tu lenguaje como tus acciones.

El fin de esto es consolidar tus nuevas creencias; esas que no te limitan ni te impiden vivir la vida de tus sueños.

De esta manera sentirás que habrás recobrado el control de tu vida y dejarás de auto limitarte a escala personal, laboral, profesional, etc.

No permitas que estas creencias afecten tu vida

Todos los seres humanos tienen creencias limitantes, pero solo aquellos que logran modificarlas son capaces de triunfar en la vida.

Toma el control de tu vida y no dejes de perseguir tus sueños por más surrealistas que sean; recuerda que tienes todo a tu alcance para conseguir el éxito.

Continuar leyendo: Cómo ser fuerte: 15 hábitos de personas con fortaleza mental

Recibe nuestros últimos artículos y contenido exclusivo en tu correo electrónico.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

close

Recibe los mejores contenidos para emprender con éxito en tu correo.

¡Es gratis y no enviamos spam. Cuidamos tu privacidad!

encuestas formulario

GANA DINERO COMPARTIENDO TU OPINIÓN

Regístrate y llena tu primera encuesta en línea gratis.

Send this to a friend