15 Decisiones inteligentes que mejorarán tu situación financiera

Tu situación financiera actual es producto de tus decisiones. Si sientes que aun no te encuentras en la posición en la cual te gustaría estar, es momento de revisar las decisiones que has tomado a lo largo de la vida, e identificar qué aspectos se pueden mejorar y cuáles se pueden cambiar.

Te has preguntado, ¿por qué tus finanzas personales no están como lo esperabas?, o ¿por qué no has logrado esa situación financiera que imaginaste que tendrías hace algunos años?

No debes buscar explicaciones complejas como la situación económica de tu país, o excusas tan inútiles como responsabilizar a tu jefe o la falta de oportunidades. Son tus hábitos los responsables de tu situación financiera actual, que van desde la música que escuchas hasta los consejos que recibes.

Cómo mejorar tu situación financiera actual de manera rápida:

En este artículo encontrarás una serie de consejos o decisiones inteligentes que puedes tomar en tu vida que mejorarán sin duda alguna tu situación financiera actual.

Ten la seguridad que una vez las tomes en consideración, tus objetivos financieros comenzarán a verse más cerca y empezarás a diferenciarte del resto.

Comenzarás a ver resultados en tus cuentas bancarias; podrás comenzar a acumular activos, reducir tus pasivos, manejar mejor el dinero, construir tu patrimonio y hasta encaminarte hacia tu independencia financiera.

1. Deja de confundir apariencia con riqueza:

Tener ropa de mejor marca, carro último modelo o vacaciones por el caribe no son sinónimo de riqueza. Como dice el dicho lujos vemos, deudas no sabemos.

Riqueza es un término que se relaciona con inversiones, deudas que te generan nuevos ingresos y con una mentalidad de ahorro. La riqueza no son esas imágenes que te venden en Instagram de personas con fajos de billetes.

Si realmente quieres aprender cómo ser millonario y mejorar tu situación financiera, comienza a trabajar por la construcción de tu patrimonio.

2. Invierte en tus talentos y habilidades:

Independientemente si tienes un título universitario o solo fuiste al bachillerato, tu conocimiento y el aprendizaje no pueden limitarse a estos espacios.

Existen muchas manera de invertir en tus talentos y habilidades; puedes participar en cursos presenciales, digitales, comprar libros, asistir a seminarios, capacitaciones, entre otras opciones.

No te quedes con la excusa que una maestría en línea o presencial es muy costosa. Existen muchas otras alternativas que te pondrán por encima del resto, y por ende, ganando más dinero.

3. Aterriza tus sueños en objetivos medibles:

De nada sirve tener un sueño de querer ser millonario. De nada sirve decirte todos los días que algún día realizarás el viaje de tus sueños.

Un objetivo es algo realista y claro. No digas que quieres ser millonario, ponte el objetivo de ganar tu primer millón en 5 años. No digas que quieres conocer el mundo, prográmate para comprar los pasajes para Hawaii este diciembre.

De esta manera es que los sueños se hacen realidad, cuando defines una meta, estableces un tiempo y comienzas a trabajar de inmediato en ella.

4. Si impactas a millones, recogerás millones:

Entre más personas sepan de tus conocimientos, habilidades y prueben lo que tienes para ofrecer, mayores serán tus ingresos y mejor será tu situación financiera.

Dedícate a conocer a otras personas de tu industria, personas mejores que tú y que te conecten.

Cuando impactas positivamente a un gran número de personas es posible que estos estén dispuestos a darte su dinero a cambio de tus conocimientos, experiencia o habilidades.

Esto aplica tanto para tu blog, para escribir un libro, para brindar asesorías, o realizar cursos. Allí radica la magia de ganar dinero por Internet, en su capacidad para llegar a millones de personas alrededor del mundo.

5. Los mejores negocios resuelven problemas:

Una de las mejores maneras de mejorar tu situación financiera es por medio del emprendimiento y la creación de negocios rentables.

Dicho de otra manera, siendo un empleado no te harás millonario. Esto no es suficiente. Así que piensa qué negocio puedes montar a futuro, piensa en los problemas, o necesidades que tienes y que puedes resolver por medio de un producto o servicio.

Emprender exitosamente no se trata de ideas extraordinarias, se trata de ideas que resuelven problemas sencillos.

6. Rodéate de personas más exitosas que tu:

Eres el promedio de las cinco personas con las cuales pasas la mayor parte de tu día.

¿Qué piensas que pasará con tu situación financiera si esas cinco personas son empresarios exitosos con una capacidad increíble para hacer negocios e invertir?

Las personas de las cuales te rodean determinan en gran medida como será tu futuro, así que rodéate de personas que hayan construido lo que tú quieres lograr, con tu misma ambición y que te reten a mejorar.

Por ejemplo, si tu sueño es crear un blog exitoso, busca a alguien que ya lo haya hecho. Quieres invertir en bolsa, busca a un corredor o alguien que lo haya hecho exitosamente.

Los consejos son importantes siempre y cuando vengan de la experiencia y conocimiento, no de alguien que está en tu misma situación.

7. Cambia la música por un audiolibro:

La música entretiene (eso está bien), pero un audiolibro en español te enseña y te capacita. Para comenzar dos días a la semana, cuando vayas caminando, en tu carro o mientras arreglas tu casa, cambia la música y escucha un libro.

Aquí tienes más de 180.000 audiolibros que puedes escoger y escuchar un gratuito durante 30 días de prueba. Escoge alguno de finanzas personales que te ayude a mejorar tu situación financiera.

8. Mentalidad de largo plazo: 

Debes tener paciencia para cosechar lo que siembras. Los resultados que cambian la vida no llegan en el corto plazo, estos toman tiempo y más de lo que imaginas.

Por ejemplo, ese negocio que se convirtió en tu propósito de tu vida no empezará a dar resultados en los primeros meses, sino en los primeros años.

Cuando te desesperas porque las cosas que recién comienzas no están funcionando, simplemente refleja tu mentalidad de corto plazo.

Tal y como explicamos en nuestro ebook Rica Mente, si bien tu situación financiera puede mejorar inmediatamente con ciertos hábitos, la riqueza que visualizas requiere tiempo y una mentalidad de largo plazo.

9. Define cuánto dinero vas a ahorrar y lo que harás con él:

La única decisión que tienes que tomar respecto a los ahorros es definir qué porcentaje vas a ahorrar y autorizar al banco para que automáticamente retire mensualmente de tu cuenta dicho porcentaje.

La razón por la cual muchas personas no ahorran se debe a que no tienen el hábito de separar parte de sus ingresos e invertirlos. Con este retiro automático no te queda más remedio que ahorrar.

Una vez aprendes cómo ahorrar dinero, el siguiente paso es definir cómo vas a invertir estos recursos; puede ser en carteras colectivas, fondos de inversión o en instrumentos financieros que tu mismo banco ofrece.

10. Crea un fondo que utilizarás para disfrutar:

No son ahorros, es un fondo que puede ser una alcancía, debajo de tu colchón, sistema de ahorro comunal, o cualquier otro nombre que se te ocurra, que vas a utilizar para comprar lo que desees a fin de año.

Para esta opción puedes automatizar tu cuenta bancaria para hacer el retiro tendiendo cuidado de no confundir ambos fondos.

Lo puedes utilizar para comprar los regalos de navidad, algo que deseas mucho, irte de viaje o cualquier otro antojo que te surja.

Lo que busca esta decisión es que no te prives de las cosas que más quieres, ya que cuando lo haces, terminas gastando más dinero de lo que presupuestabas, incluso hasta tus ahorros, lo cual afecta gravemente tu situación financiera.

11. Invierte en aquellas áreas que entiendas:

Si realmente quieres mejorar tu situación financiera actual debes aprender a colocar a trabajar el dinero para ti.

No importa tu nivel salarial, un ingreso extra a partir de dividendos o intereses generados por una deuda, te permite acercarte de manera más rápida a tus objetivos financieros.

¿En qué invertir el dinero?

Al momento de decidir en qué invertir tu dinero, es importante que te capacites y entiendas el mercado en el que vas a invertir. Recuerda que la mejor inversión que puedes hacer es aquella que entiendes y dominas.

Si no entiendes de energía limpia no inviertas en ella, si no sabes cómo funciona la las inversiones inmobiliarias no inviertas.

Cuando inviertes en algo que no entiendes lo único que logras es enriquecer a quien te ofrece dichos vehículos de inversión; te cobran comisiones, costos de transacción entre otros que difícilmente entiendes.

La mejor manera de empezar a invertir es hacerlo con pequeños montos, practicando y entiendo el mercado. Existen múltiples plataformas que te permiten hacerlo de manera gratuita y hasta con dinero «ficticio».

Por último, instrúyete por medio de cursos, seminarios y hasta libros.

12. Genera ingresos extra más allá de tu salario:

Si quieres mejorar tu situación financiera no te puedes conformar con el salario que ganas mensualmente, sin importar el monto que sea.

Si tu calidad de vida depende de una única fuente de ingresos, corres un alto riesgo que ante cualquier incertidumbre, esta se vea fuertemente afectada.

Utiliza tu tiempo libre para formarte, aprender y ganar dinero. Existen muchas alternativas e ideas para ganar dinero en tu tiempo libre que requieren poca inversión.

Es cuestión de creatividad, disposición y de no permitir que tu zona de confort limite tu nivel de riqueza.

13. Endéudate de forma correcta:

Esto se conoce como apalancamiento. La excusa de que no tienes dinero para emprender o para invertir se debe a que tienes miedo o no conoces el apalancamiento financiero.

En pocas palabras, este consiste en coger el dinero de terceros (inversionistas, familiares o una entidad financiera), e invertirlo a una tasa superior al interés que te cobran, lo que te deja un margen o ganancia.

La razón por la cual muchas personas no prosperan económicamente se debe a que la falta de un recurso como el dinero, se convierte en una excusa para no ejecutar sus ideas.

El problema no es de dinero, es de recursividad, falta de creatividad y miedo a arriesgarse. No digas que no tienes dinero cuando nunca has preguntado las tasas de interés en un banco o pedido prestado a un familiar o amigos para emprender tu negocio.

14. Lleva un presupuesto de tus gastos:

Es imposible mejorar tu situación financiera si no entiendes a dónde se va tu dinero. Si no controlas tus gastos diarios difícilmente tendrás dinero para ahorrar e invertir, y mucho menos para formarte.

La solución es aprender a crear un presupuesto personal, incluso puede ser una tabla de excel donde apuntes todos tus gastos diarios, bajar una aplicación que lleve control de tus gastos o hacer un control de tus extractos bancarios.

Al igual que cualquier hábito, llevar un presupuesto es un ejercicio que toma tiempo, pero que debe ser practicado de forma inmediata. Lo único es empezar hoy mismo a escribir tus gastos, sin duda alguna, tu situación financiera mejorará considerablemente.

Libros recomendados:

15. Aplicar la ecuación 70/30 con tus ingresos

Finalmente, aplica esta ecuación para mejorar tu situación económica. Esta es bastante sencilla y consiste en dividir tu salario en dos partes:

  • La primera parte va a representar un 70% de tu salario, el fondo de sostenimiento.
  • La segunda parte quedará con el restante, es decir, con el 30%, el fondo de crecimiento.

¿Cómo se organizan estos fondos?

El fondo de sostenimiento es para pagar tus cuentas, renta, cuota de carro, comida, salidas…mejor dicho, para sostener tu estilo de vida.

El segundo fondo será el más importante ya que es la que vas a utilizar para construir tu riqueza.

Este fondo de crecimiento lo vas a dividir en tres paquetes:

1. Paquete de ahorro (10%): Independientemente de la excusa que tengas a la mano vas a coger el 10% de tu salario, o una tercera parte de tu fondo de crecimiento para ahorrarlo.

2. Paquete de inversión (10%): Utiliza este dinero, el 10% de tu salario para invertirlo, bien sea en el negocio de un amigo hasta comprando acciones en bolsa.

3. Paquete de aprendizaje (10%): No existe activo que pague la mejor rentabilidad que tú mismo, así que invierte en él con conocimiento, tanto profesional como de vida.

En conclusión, cada uno de estos hábitos mejorarán tu situación financiera actual y te pondrán en una posición mucho más cómoda para comenzar a trabajar por tus objetivos.

Comienza con el que más te llame la atención, de esta manera cambiará tu mentalidad y tendrás una mejor relación con el dinero.

Continuar leyendo: Cómo administrar mi dinero: 10 Estrategias para aumentar los ingresos

Recibe los mejores contenidos en tu correo. Es gratis.

SUSCRÍBETE A NUESTRO 

BOLETÍN SEMANAL

Send this to a friend