Cómo ser un buen líder: 50 Consejos para liderar equipos de trabajo

Aprender cómo ser un buen líder depende de tu disciplina, trabajo y compromiso. Para convertirte en un gran líder necesitas trabajar constantemente en tus habilidades de liderazgo.

Lo primero que debes entender a la hora de aprender cómo ser un buen líder es que, a diferencia de lo que dicen muchas personas, los grandes líderes no nacen, sino que se forman a lo largo del tiempo y la experiencia.

Es decir, se puede aprender cómo ser un buen líder. 

A continuación tienes 50 reglas que puedes aplicar desde tu puesto de trabajo, si importar cual es, para pasar de ser un seguidor a convertirte en un líder reconocido por los demás.

50 Consejos para aprender cómo ser un buen líder

1. Escucha a tu equipo de trabajo:

Esta es una de las reglas más importantes. Siempre escucha lo que tu equipo tiene para decir, aun cuando no quieras oír.

Para aprender cómo ser un buen líder deberás escuchar las críticas y malos comentarios, estos deben convertirse en una fuente de crecimiento personal para tu vida.

2. Comunícate lo más eficiente posible:

Siempre deja claro cuales son tus expectativas y sentimientos en buenos términos y de manera continua.

Si quieres pasar de seguidor a líder, deberás ser explícito con lo que quieres decir. De esta manera, no habrá espacio a interpretaciones y malos entendidos.

3. Habla menos, escucha más:

Algunas veces es mejor no decir nada que decir cualquier cosa simplemente por cumplir. En ocasiones, se necesita guardar silencio de tal manera que las otras personas tengan espacio para hablar.

4. Sé un ejemplo: 

Conviértete en la persona que quieres que sean tus miembros del equipo. No hay mejor ejemplo que tus propios actos.

Con base en esto, debes ser muy cuidadoso con la primera impresión que dejas, ya que solo tienes una oportunidad para establecer una imagen de liderazgo.

5. Apasiónate: 

Si no te apasiona el negocio en el que estás, seguramente estás en el lugar equivocado. No puedes aprender cómo ser un buen líder en un trabajo que no te inspira a mejorar todos los días, en algo que no disfrutas.

Si no sabes qué hacer con tu vida hazte estas 5 preguntas

6. Sé consistente: 

Si bien es difícil, intenta ser constante con tus comportamientos, palabras y pensamientos. De esta manera tus compañeros sabrán que esperar de ti.

Para pasar de seguidor a líder debe haber congruencia entre lo que dices, haces y piensas. De lo contrario, las personas no podrán confiar en ti.

7. Toma decisiones firmes:

No dejes que una decisión se prolongue por mucho tiempo, y una vez la tomes, no divagues respecto a tu decisión.

Si te genera inseguridad, aquí tienes cómo salir de tu zona de confort, algo clave para avanzar en tus habilidades de liderazgo.

8. Identifica mentores y modelos a seguir:

Para aprender cómo ser un buen líder deberás encontrar personas que sean líderes exitosos y puedan inspirarte por medio de sus decisiones y manera de liderar.

Puedes aprender de sus fracasos, experiencias y métodos. De esta forma, definirás la manera como tú quieres liderar.

9. Interfiere solo cuando sea necesario:

Si confías que tu equipo hará un buen trabajo, no interfieras en sus asuntos y procesos a menos que lo consideres necesario.

Es importante que ellos tengan la libertad para tomar decisiones, y en caso de cometer algún error, que lo corrijan si tu presencia.

10. Conoce tus límites:

No traspases tus límites y tus medios. El hecho de tener el privilegio de liderar implica la responsabilidad de conocer tus límites y entender que cada quien tiene su espacio y merece respeto.

Son muchos los casos donde malos líderes se creen en el derecho de menospreciar a sus equipos de trabajo, por el simple hecho de que “deben” responderle.

11.Identifica tus fortalezas:

Para aprender cómo ser un buen líder deberás contribuir a tu equipo aportando con tus fortalezas.

Por ejemplo. si eres bueno resolviendo problemas, contribuye al equipo resolviéndolos. Lo importante es que identifiques en qué eres bueno y te centres en ello.

La inteligencia emocional radica en esto, en entender en qué eres bueno y explotarlo a tu favor.

Ver: 5 Cursos de inteligencia emocional para mejorar tus habilidades sociales

12. Conoce tus debilidades:

Si sabes que no eres bueno en algo, reconócelo y trabaja en ello. Para aprender cómo ser un buen líder se requiere que enfoques en tus fortalezas, y aprendas a delegar aquellas actividades que exijan tus debilidades.

Tus debilidades no son un problema. El inconveniente es no hacer algo al respecto y dejar de cumplir tus objetivos.

13. Deja de lado las excusas:

Los buenos líderes no tienen excusas, si cometiste un error asume sus consecuencias.

No se trata de encontrar culpables, sino de encontrar las razones y escenarios para que el error ocurriera y tratar de resolverlo a la mayor brevedad posible.

14. Acepta la incertidumbre:

La incertidumbre hace parte de la naturaleza de los buenos líderes. Comparte en Twitter

Es hora que admitas que no puedes controlar todos los factores que rodean los negocios y los equipos de trabajo. La mejor manera de lidiar con la incertidumbre radica en el poder de tu mente.

¿Cómo así? Partiendo de la realidad que no puedes controlarlo todo, la fortaleza mental que tengas será esencial para mantener la calma y tomar decisiones acertadas en este tipo de escenarios.

15. Escoge cuidadosamente tus compañeros:

trabaja únicamente con personas con las que puedes contar y puedas confiar.

¿Por qué las personas exitosas han logrado triunfar en la vida? Muy sencillo, estas aprendieron a elegir el tipo de amistades con las cuales compartían su tiempo.

Así que rodéate de personas que sean mejores que tú.

Libros de liderazgo recomendados

 

Ver los 10 Libros que debe leer toda persona que quiera convertirse en líder

16. Para ser buen líder, primero sé buena persona:

Si lo piensas, aprender cómo ser un buen líder no es más que una extensión de la buena persona que eres. Comprométete a ser una buena persona, integro, con valores y principios.

17. Conoce nuevas personas todo el tiempo:

Asume cada momento como una nueva oportunidad para conocer nuevas personas, para expandir tu red de contactos y enfrentarte a nuevas experiencias. Entre más personas conozcas, mayor será tu influencia.

18. Mantén contacto con tus emociones:

Deja de ser un robot que aparenta no sentir nada y permite a tus emociones salir. La inteligencia emocional se trata de entender tus emociones, no evitarlas.

19. Controla tus reacciones:

Esto va en línea con el punto anterior; cuando no conoces tus emociones y tomas decisiones basándote en reacciones y no conclusiones racionales, tenderás a equivocarte.

Así que pon en pausa tus reacciones hasta que tengas un momento de analizar tus sentimientos, clarificar tus ideas y luego tomar una decisión.

20. Diviértete:

Si quieres aprender cómo ser un buen líder deberás aprender a divertirte. No todo es trabajo en la vida, dispone de un tiempo para salir y divertirte con tu equipo de trabajo.

Este tipo de experiencias generan integración, amistad y camaradería entre los miembros del equipo.

21. Investiga bien antes de tomar una decisión:

Antes de tomar cualquier decisión haz la tarea de investigar primero todas las posibilidades y resultados. Es tu función como líder tomar decisiones con información limitada y asumir las consecuencias de los actos de tu equipo.

22. Analiza tus decisiones:

No dejes que esta labor tan importante esté siempre supeditada a tu instinto y emociones. Si bien debes confiar en ellas, susténtalas con información, datos y análisis.

Los mejores líderes saben combinar sus decisiones basadas en la experiencia con cifras concretas que respaldan sus acciones.

Ver: Un simple ejercicio que te ayudará a tomar mejores decisiones

23. Aprende cómo ser un buen líder escogiendo un equipo que se complemente:

De nada sirve tener personas que hagan lo mismo que haces tú. Escoge un equipo que sea interdisciplinario y que pueda trabajar conjuntamente.

Busca quien complemente las debilidades y del equipo.

24. Lo más importante es tu equipo de trabajo:

Tu equipo es lo más importante. Debes darle las herramientas, medios y espacios para que estos puedan cumplir con sus funciones, lo que permitirá alcanzar los objetivos de tu organización.

Si tu equipo fracasa, tu fracasas. Si tu equipo tiene éxito, todos tendrán buenos resultados. Comparte en Twitter

25. Un buen líder es alguien humilde:

Nadie tiene porqué saber acerca de tu riqueza, tus influencias o poder. Utiliza tus habilidades para ayudar, no para impresionar a los demás.

Aprender cómo ser un buen líder no es cuestión de apariencias, más bien se trata de resultados. 

26. Supera las equivocaciones; las tuyas y la de los demás:

Todo el mundo se equivoca, tú también lo haces. Lo importante es aprender la lección del error cometido, sacar conclusiones valiosas y superarlo inmediatamente.

No hay necesidad de crear un problema enorme por una ligera equivocación de alguien más.

27. Aprende a perdonarte:

Luego de haber superado un error, aprende a perdonarte y trabajar por corregirlo. La culpa no te hará solucionar las cosas. Asumir las consecuencias y asegurarte de nunca más cometer el mismo error sí te ayudará.

28. Toma decisiones racionales:

Asegúrate que tus decisiones sean un proceso lógico, no una corazonada o interpretación. Y en caso de tener una intuición, busca datos y escenarios que sustenten tu decisión.

Recuerda que como líder, tienes personas a cargo y debes responder por ellas. 

29. Sé razonable:

Escucha las opiniones, sugerencias y críticas de los demás. No lo sabes todo y mucho menos puedes controlarlo todo.

Compleméntate con los conocimientos de los demás y sé flexible con ellos, aprender cómo ser un buen líder radica en encontrar personas que sean mejores que tú, y darle las herramientas para que estas tengan éxito.

30. Haz tiempo para lo que es importante:

No existe el tal “no tengo tiempo” para las cosas verdaderamente importantes en la vida. Todo lo demás puede esperar, así que encuentra el tiempo y el espacio.

Como líderes debes priorizar sobre lo importante y no dejarte ocupar la agenda por cosas urgentes. Recuerda que el progreso se da cuando te enfocas en lo importante, no en lo inmediato.

31. Nunca dejes de aprender:

Por ejemplo, adquiere el hábito de la lectura, y asiste a la mayor cantidad de cursos que sea posible. Invierte en tu conocimiento y formación personal.

Aquí tienes más de 42 cursos online para tu formación profesional.

32. Ten una mentalidad de crecimiento: 

No solo aplica para tu función de líder, enfócate en mejorar todos los días. Trabaja con la idea de mejorar tus habilidades, conocimientos y tus procesos constantemente.

33. Cuando quieras renunciar, busca una alternativa: 

Dicho de otra manera: Nunca tires la toalla; nunca sabrás que tan cerca estás del éxito así que no dejes de intentarlo.

En ocasiones vas a querer renunciar y buscar nuevos rumbos, cuando sientas que ya no puedes más, inténtalo una vez más. Eres un líder, y no hay mejor manera de liderar que no sea por medio del ejemplo.

34. Transforma tus métodos cuando sea necesario:

Si algo no está funcionando, intenta algo nuevo. Recuerda que el cambio es lo único que te va a garantizar sobrevivir en el largo plazo.

Aprende cómo ser un buen líder adaptándote al cambio, a las nuevas personas y a los momentos inesperados.

35. Corta las pérdidas cuando sea necesario:

Si estás enfrentando una batalla perdida, detente y busca un nuevo punto para empezar. No te quedes prologando tus pérdidas.

36. Aprende de tus errores:

Como dijimos anteriormente, no hay nada de malo en equivocarte, lo malo es no aprender de ellos y no adquirir la experiencia necesaria. Si te equivocas dos veces en lo mismo es señal que no aprendiste nada de este.

Ver: 10 Cursos de liderazgo en línea para tu formación profesional

37. Sustenta todo con datos e información:

La diferencia entre los buenos líderes y los extraordinarios, es que cualquier decisión que toman, estos últimos se sustentan con datos, cifras y proyecciones.

Tus opiniones y consideraciones necesitan reforzarse con puntos de vista objetivos.

38. No ignores las señales de estrés:

El estrés es algo real, y este puede interferir con tu habilidad de liderar un grupo. Si quieres convertirte en un gran líder, debes actuar para reducir y liberarte de estos síntomas (y de lo que está generándolo).

¿Cómo? Aquí tienes una técnica para superar el estrés

39. Da consejos a tu equipo:

Cada vez que logren objetivos y metas, reconoce el trabajo de tu equipo. De igual forma, sugiere los cambios que deben hacerse para mejorar.

40. Confía, pero siempre verifica:

Confía en que tu equipo cumplirá con sus obligaciones, pero siempre verifica al final del avance de su trabajo.

41. Sé amigable:

Permítele a las personas acercase a ti, ver que eres confiable y que pueden acceder a ti cuando lo necesiten. Más que un líder, ellos necesitan alguien en quién confiar.

Ver: 15 Claves para dejar una primera impresión que jamás olvidarán de ti

42. Trata a todo el mundo por igual:

No deberías tener “preferidos”; esto lo único que hace es crear resentimientos y te hace ver como un líder inmaduro. Si quieres convertirte en un gran líder, debes tratar a todos por igual.

Esto implica que conozcas la manera como trabaja cada uno de los integrantes de tu equipo, saber exigirles, pedir resultados y soltar cuando sea necesario.

43. No tengas relaciones personales cercanas con tu equipo:

Está bien ser amigable y estar en buenos términos con tu equipo, pero no busques ser el mejor amigo de todo el mundo ya que podrían confundir tu amistad.

Esto no significa que seas mala persona, solo que debes diferenciar una relación profesional con una personal. Cuando se cruza esta línea suelen haber problemas de confianza y el liderazgo se puede ver afectado.

44. Crea momentos para reunirte con tu equipo:

Utiliza herramientas y ejercicios para unir a tu equipo. Invéntate cualquier excusa para que estén juntos, se diviertan y compartan. Esto aumentará las relaciones interpersonales y mejorará el rendimiento.

45. Devuelve los favores:

Si alguien te ha ayudado en algún momento, convierte este favor en una responsabilidad tuya. Asegúrate de ayudarlo así sea un año después.

Aprender cómo ser un buen líder se trata de influencias, y cuando ayudas desinteresadamente a los demás, estás creándola.

46. Nunca rompas puentes por completo:

Una de las claves para aprender cómo ser exitoso radica en evitar perder el contacto con personas de manera radical. Es posible que en el futuro puedas tener negocios, ayudar o tener alguna relación importante con ella. Siempre deja las puertas abiertas.

47. Mantente en contacto con tu equipo de trabajo:

En el caso de que algún miembro de tu equipo cambie de trabajo o sea reubicado, asegúrate de mantener contacto con él. En algún momento el puede necesitarte, o tú a él.

Las relaciones profesionales representan las puertas para nuevas oportunidades de crecimiento. 

48. No sacrifiques tu vida personal:

Tu vida personal es necesaria para poder mantener un balance y equilibrio mental. Nunca sacrifiques esto por convertirte en un gran líder o por tus responsabilidades profesionales.

Este son el tipo de lecciones de vida que cuesta entender, pero que son necesarias para triunfar.

49. Disfruta el liderazgo:

No sientas mucho estrés por convertirte en un líder. Más bien disfruta de este proceso y de todos sus beneficios. Aprender cómo ser un buen líder es un proceso que nunca termina; su aprendizaje y mayores recompensas se encuentran en el día a día.

50. Toma estos consejos con precaución:

Aprende a quien escuchar los consejos, incluso con estos 50 para aprender a liderar un equipo de trabajo.

No todos los consejos aplican para todas las situaciones, y nadie sabe todo por completo, todo es un proceso de aprendizaje.

Al final, luego de todas las experiencias, dificultades y esfuerzos, terminarás aprendiendo como ser un buen líder.

Habrán errores, dificultades y momentos en los que no sabrás qué hacer…este tipo de situaciones son las que te harán crecer como persona, y profesional.

Continuar leyendo: 100 Características de los emprendedores exitosos

Referencia

Send this to a friend