Cómo empezar tu negocio mientras trabajas. 7 pasos y herramientas

Javier trabaja todos los días de 8am. a 5pm.

No es el trabajo de sus sueños, ni se levanta entusiasmado por los papeles que va a ordenar ese día, o las planillas que va a llenar.

Pero es un trabajo seguro, tiene un buen sueldo que le permite disfrutar los fines de semana, llevar un buen estilo de vida, sostener a su familia y salir de vacaciones cada año.

En su tiempo libre lee mucho, sobre temas que le resultan apasionantes, hábitos saludables, inteligencia emocional… le apasiona entender cómo funcionan las cosas en nuestra mente, disfruta de aprender y de contarle lo que aprendió a su familia y amigos.

Y de repente cuando está conversando con sus compañeros de trabajo en la oficina muchas veces se encuentra dándoles consejos de cómo mejorar su rutina, qué cosas hacer para estar mejor en el trabajo, cómo trabajar para mejorar sus relaciones con otros en casa o en el trabajo, qué pequeñas cosas hacer para estar mejor físicamente, más saludables, etc.

Javier, al igual que muchas otras personas que trabajan y tienen pasiones fuera de ese trabajo, piensa que eso es sólo un pasatiempo, que le divierte y le gusta, y nada más.

A veces sueña despierto con tener un negocio en el que él pueda manejar sus horarios, no tener que rendir cuentas ante un jefe y que lo que haga cada día le entusiasme.

Pero eso es muy difícil, teniendo un trabajo de tiempo completo y una familia… Cualquier negocio requiere su presencia permanente, o tendrá que contratar a alguien y no tiene capital suficiente (aprende a montar un negocio con poco dinero).

Lo que Javier no ve aún es que lo mejor que puede hacer es construir un negocio alrededor de todo aquello que le entusiasma, que sabe y que experimenta.

Ver: ¿Quieres emprender un negocio, pero no sabes en qué?

Y que para construir un negocio de ese tipo, basado en tu experiencia y conocimientos, estar en una oficina con personas todos los días es una plataforma sumamente útil para empezar y hacer despegar un negocio así.

¿Qué estoy queriendo decir?

Si tienes un trabajo que te ocupa gran parte de tu día, y deseas ser independiente algún día, debes enfocarte en qué cosas sabes y experimentaste que otros a tu alrededor no (hábitos saludables, equilibrio, organización, conocimientos sobre algún software en particular, inteligencia emocional, herramientas para trabajar en equipo, etc.) y crear tu negocio alrededor de esto, empezando por generar un servicio.

Lo mejor que puedes hacer si te sientes algo identificado con Javier, es empezar tu negocio ya, mientras trabajas, aprovechando todo lo que hay en tu trabajo para experimentar, aprender, consolidarte como experto en un área, empezar a crear las bases de tu negocio y tener tus primeros clientes.

7 Pasos para empezar tu negocio mientras trabajas:

1. Empezar desde la Chispa:

Que esta primera idea que pienses, sea pensada desde tu chispa. Es decir, que tu idea de negocio surja de aquello que sabes más que otros, de lo que te gusta y disfrutas hacer, y de las necesidades que ves a tu alrededor.

Esto que para Javi eran los hábitos saludables y herramientas de inteligencia emocional. Eso que él sabes más que otros, que sus compañeros de trabajo le preguntan, le piden consejos. Si no se te ocurre nada, piensa qué herramientas puedes aprender y experimentar para luego enseñarlo a otros que lo necesitan.

(Aquí puedes descargar una guía gratuita para hacer el trabajo de encontrar ideas de negocio desde tu chispa).

2. Haz preguntas en tu oficina:

Detecta un problema que puedes ayudar a resolver y define cómo lo harás.

Además de que algo te guste, te resulte fácil, disfrutes hacerlo y sepas más que los demás, debe haber una necesidad real, algo que otros necesiten y puedas ayudarlos. Esto es tan simple de detectar como trabajoso.

No es difícil, pero requiere de tu atención plena y tu disposición a observar, hacer preguntas, escuchar activamente y así ir detectando posibles problemas que resolverías.

Cuando un grupo de personas tiene un problema y tu tienes una solución de valor para ellos, allí puedes crear un negocio, un intercambio de valor.

Debes tener claro, aunque no es definitivo para siempre, un problema específico y una solución puntual que ofrecerás a ese problema, y a quién. Esto es, tu cliente ideal.

3. Ofrécete para ayudarlos:

Que sea por un plazo determinado de una manera concreta.

Puedes tener tus primeros clientes sin que estos te paguen con dinero. Con esto quiero decir que pueden pagarte de diferentes formas, ¿recuerdas que dijimos que es un intercambio de valor?

Pues para ti cuando estás comenzando valen mucho más unos buenos testimonios acerca de tu servicio, para poder comunicar a otros potenciales clientes lo que haces y generar credibilidad, que el dinero.

Ofrece tu servicio a otros y pídeles un testimonio a cambio. Esto será como subir el primer escalón de la escalera, y para conseguir tus siguientes clientes ya estarás un poco más avanzado, tendrás constructores de credibilidad y experiencia brindando ese servicio que ofreces.

4. Evalúa y toma nota de todo lo que vaya sucediendo:

Anota cómo se dan las conversaciones, qué cosas que aconsejas les sirve y qué cosas no. Cuando estás empezando tu negocio mientras trabajas, este es el momento clave en el que hay que documentar todo, registrar todo para poder mejorar rápidamente y crecer.

Cada crítica que te hagan, cada comentario, cada sugerencia, anótalos y define un momento en el que te sentarás a revisar esas notas y hacer algo al respecto. Las notas por sí solas no sirven, deben llevarte a la acción, a mejorar algo, a cambiar algo.

Y sobre todo, pide críticas. Cuando converses con alguien, o trabajes con alguien, pídele críticas, pídele que sea completamente sincero y te diga todo lo que piensa.

5. Cuando haya pasado el plazo, pídeles testimonios:

Haz un acuerdo al comenzar a trabajar que sea claro. Por ejemplo: “te ofrezco un mes de mi servicio, que contendrá cuatro sesiones de trabajo de una hora, una por semana, disposición a conversar por mail cuando tengas dudas o necesites y dos guías en papel para que trabajes durante ese mes.

Al finalizar ese mes, el día XX/XX, te pediré que respondas una encuesta para evaluarme y ver qué resultados obtuviste, y te pediré un testimonio acerca del trabajo conmigo ¿Te parece?”

Así tendrás plazos claros, un compromiso específico con la otra persona y tendrás su compromiso a darte un testimonio al final del proceso.

6. Trabaja en cómo transmitirás lo que haces:

Dedica tiempo a pensar, a partir de la experiencia que adquiriste trabajando con estas personas, tus primeros clientes, cómo harás para comunicar al universo de potenciales clientes qué es lo que haces, cuál es el beneficio de trabajar contigo, etc.

En Superhábitos trabajamos con una fórmula de diálogo que permite comunicar con fuerza y claridad lo que haces para generar conexión con quienes necesitan tu servicio. Puedes escribirme y te cuento más, es una herramienta que la brindamos y ofrecemos en los Talleres presenciales y en nuestro programa de hábitos emprendedores.

7. Crea una página en donde puedas plasmar tu propuesta de valor:

Ofrecer tu servicio y coloca ahí los testimonios que obtuviste.

Esto es básicamente tener una plataforma en donde esté visible el trabajo que hiciste hasta ahora y todos los elementos que te dan credibilidad hacia afuera, para captar nuevos clientes y mostrarles que sabes de lo que hablas.

Esta página debe ser simple y honesta. No estamos hablando de que tienes que ser el experto número 1 a nivel mundial de X tema o herramienta. Simplemente tienes que encontrar algo que sepas que otros no, y que esos otros necesiten para resolver un problema que los aqueja.

Libros recomendados:

Con esos 7 pasos puedes empezar tu propio negocio mientras trabajas.

A partir de ahí hay mucho por hacer, pero con esos pasos simples en dos o tres meses podrás empezar a buscar más clientes y tendrás un servicio validado.

Si no estuvieses en un trabajo en contacto con otras personas y sus problemas, no podrías hacer todo este ciclo de forma tan simple ni con tan poco tiempo. Pasar 8 o 9 horas diarias en un lugar con personas tiene un valor importantísimo que puedes y debes aprovechar desde ya.

No esperes a retirarte para empezar un negocio y hacer lo que te gusta. No esperes a que algo suceda, a que tengas un poco de dinero extra.

No esperes. Comienza, y hazlo ya.

Es simple, aquí las herramientas que necesitas (gratis)

Todo lo que necesitas para empezar es un par de herramientas simples, guía y empezar a aprovechar cada minuto de tu día, cada conversación y cada espacio en el que estés para experimentar, aprender, y construir tu negocio.

 

Lucía Serrano Palacios

Este artículo ha sido escrito por Lucía Serrano Palacios, co-fundadora de Superhábitos.com; comunidad hispanoamericana que ayuda a crear nuevos negocios cada mes con herramientas gratuitas, cursos y su servicio de acompañamiento personalizado. También puedes escribirme a [email protected] con preguntas específicas y te guiaré lo mejor posible, respondo muy rápido 😉

 

Suscríbete!

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

Gracias por suscribirte. 

"Hazlo, y si de ta miedo, hazlo con

miedo"

Send this to friend