Nunca es un buen momento para emprender

Si buscamos, nunca encontraremos el momento adecuado para emprender. Bien sea por que no hay ideas, no disponemos del tiempo, y ni hablar del dinero… “se necesita mucho para crear un negocio”.

En fin, las excusas nunca faltarán.

Sin importar que seas joven o viejo, siempre tendrás una excusa a la mano. Veamos algunos ejemplos.

Las excusas de los jóvenes:

perfil profesional crear blog personal

Los jóvenes emprendedores argumentan que no hay ideas (o al menos, no de esas que los volverán millonarios), o si las hay, plantean que no tienen el dinero suficiente para desarrollarlas.

Es por esto que la mayoría de jóvenes que quieren montar su propio negocio, y que tienen temor de intentarlo, se limitan a esta realidad:

Están cansados de cada lunes nuevo que llega, se deprimen los domingos en la noche, se quejan de su empleo, de la rutina de su vida, pero son incapaces de tomar las decisiones necesarias para darle un cambio a su vida.

Acepta la responsabilidad de hacer de tus sueños una realidad: Les Brown Comparte en Twitter

Las excusas de los viejos:

ganarse el respeto en el trabajo

En la otra esquina están los viejos, esos que dicen que se les acabó la juventud y el espíritu emprendedor.

Estos, de una manera cómoda, han utilizado las cuentas de luz y el teléfono como excusa para seguir con sueños sin materializar, para seguir con empresas hechas ideas y no realidades.

La verdad es que el emprendimiento no admite excusas, y mucho menos discrimina entre jóvenes y viejos, hombres o mujeres, o inclusive entre ricos y pobres.

Las excusas son esos impedimentos que decidimos poner a nuestros sueños, son reflejo del miedo que sentimos por aprender cómo ser exitosos.

Haz el ejercicio de analizar la excusas que utilizas cada vez que te preguntan por qué razón no has empezado.

Pregúntate: ¿Tiene solución? ¿En serio crees que es un problema de dinero, de falta de oportunidades de negocio, o peor aun, de tiempo? Sé honesto contigo mismo y analiza qué está detrás de la excusa que estás utilizando…

Libros recomendados:

La buena noticia es que aquellos que han sido capaces de vencer sus propias excusas son quienes crearon esas empresas que hoy en día admiramos. Dejemos de decir como no se me ocurrió esa idea antes y más bien ejecutemos esas que ya tenemos en mente:

 La mayoría somos emprendedores de ideas, y no de acciones.

El emprendimiento es una cuestión de actuar, no de pensar. Y no hay mejor ejemplo que tu realidad: Hasta el día de hoy has venido pensando en todo lo que quieres hacer, y mira donde estás.

En conclusión, pensarlo mucho no es la manera de lograrlo. Actuar es la respuesta, y si bien puede ser complejo, y tendrás que enfrentar momentos difíciles, ten la certeza de que valdrá la pena; cada uno de nosotros puede aprender cómo ser un emprendedor, sin importar lo viejos o jóvenes que seamos.

La cuestión es llevar esa idea a una realidad, a vivir el riesgo desde el hecho y no desde el pensamiento. No busques el mejor momento para emprender, este no existe. Es hoy.

Continuar leyendo: 50 Negocios rentables que requieren poco dinero para empezar

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Recibe las mejores historias de Emprendimiento,

Éxito y Motivación en tu correo. Es gratis.

SOLO FALTA QUE CONFIRMES TU CORREO.

REVISA TU BANDEJA DE ENTRADA.

 

SI NO APARECE, REVISA EL SPAM O PROMOCIONES

Send this to a friend